Yeti

Yeti Simon Lee Flickr

Investigación Criptozoología

El Yeti que fueron a buscar los nazis eran tres osos y un perro, revela su ADN

Las reliquias del 'hombre de las nieves' pertenecen a tres especies autóctonas del Himalaya de osos y, en un caso, a un can.

Noticias relacionadas

Varapalo científico al mito del 'Hombre de las nieves'. Un estudio genético realizado sobre los restos y muestras de 'yetis' en manos de museos y colecciones los vincula con los osos asiáticos, proporcionando nuevos datos sobre los orígenes de esta leyenda del Himalaya.

La investigación, elaborada por un equipo de la Universidad de Buffalo, Estados Unidos, analizó especímenes de 'yetis', entre ellos huesos, dientes, piel, pelo y muestras fecales recogidas en el altiplano del Tíbet y el Himalaya. Una "garra de Yeti" era una reliquia conservada en un monasterio tibetano.

Otro de los especímenes sin embargo estaba conservado en Europa, en el Museo de Montaña Reinhold Messner de Bolzano, Italia. El alpinista italiano lo añadió a su colección al provenir presuntamente de la expedición al Himalaya organizada por Heinrich Himmler en 1930, para buscar pistas sobre el mítico origen indoeuropeo de la raza aria. El propio Messner afirmó durante años haberse topado con "un yeti" que "le bufó", pero tras investigar el encuentro concluyó que en realidad había visto un oso tibetano (ursus tibetanus) u oso negro asíatico.

Ahora, el estudio genético da la razón a la observación de Messner. De las muestras analizadas, una resultó ser un colmillo de perro, pero las otras ocho procedían de osos negros asiáticos, osos pardos del Himalaya (ursus arctos isabellinus) y de osos pardos tibetanos.

El Yeti nazi de Bolzano está fabricado con cuerpo de oso y dientes de perro.

El Yeti nazi de Bolzano está fabricado con cuerpo de oso y dientes de perro.

"Nuestros hallazgos sugieren de manera sólida cómo los apuntalamientos biológicos de la leyenda del 'Yeti' se pueden encontrar en los osos de la zona, y nuestros estudio demuestra que la genética debería poder desentrañar otros misterios similares", señaló Charlotte Lindqvist, líder del estudio.

La investigación llevada a cabo por el grupo de expertos de esta profesora asociada de ciencias biológicas de la facultad de Artes y Ciencias de Buffalo y profesora visitante de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, no es la primera que se realiza sobre esta materia.

Sin embargo, Lindqvist sostiene que estudios de ADN previos para esclarecer el misterio del "Yeti" se han centrado en análisis más simples, que han dejado muchas preguntas importantes sin resolver. "Este estudio representa el análisis más riguroso hasta la fecha hecho de muestras que derivan de criaturas parecidas a los homínidos anómalas o mitológicas", agrega la experta.

El Yeti o el "abominable hombre de las nieves", una criatura misteriosa que se considera habita en las altas montañas asiáticas, forma parte de la mitología de Nepal y Tíbet, y sus supuestos avistamientos se han registrado durante siglos, al tiempo que se han detectado numerosas huellas de pisadas.

El trabajo de Lindqvist defiende que "claramente, una gran parte de la leyenda del 'Yeti' tiene que ver con los osos". Su equipo analizó muestras como restos de piel de la supuesta garra y un fragmento de hueso de fémur de otro ejemplar encontrado en una cueva del altiplano tibetano que resultaron proceder, finalmente, de un oso negro asiático y de un oso pardo del Tíbet.

El fémur del Yeti hallado en una cueva resultó pertenecer a un oso.

El fémur del Yeti hallado en una cueva resultó pertenecer a un oso.


Además de seguir los rastros del origen de la leyenda del Yeti, los científicos descubrieron información sobre la historia evolutiva de los osos asiáticos. "Los osos de esta región son o bien vulnerables o se encuentran en peligro crítico desde una perspectiva de la conservación, pero no se conoce mucho sobre sus historia pasada", indicó.