Variación de la temperatura media anual en España de 1901 a 2018: cuanto más azul, más anormalmente fría, y cuanto más rojo, más cálida.

Variación de la temperatura media anual en España de 1901 a 2018: cuanto más azul, más anormalmente fría, y cuanto más rojo, más cálida. Showyourstripes

Medio ambiente Crisis climática

Así es como el calentamiento global ha afectado a España en los últimos 120 años

Los últimos cinco años han sido los más cálidos a nivel global, y nuestro país encadena récords de calor desde 2001

Noticias relacionadas

El periodo de los últimos cinco años, desde 2015 a 2019, va camino de convertirse en el de mayor temperatura media jamás registrada en todo el mundo según denuncia un actualizado y completo informe sobre el medioambiente presentando por la ONU de cara a la Cumbre del Clima de este lunes.

United in Science (Unidos en la Ciencia), como se ha denominado el documento, subraya la cada vez mayor distancia que separa a los objetivos que se ha marcado la comunidad internacional para frenar el cambio climático de la realidad de la situación.

Por ejemplo, que la temperatura global registrada desde 2015 se encuentra 1,1 grados centígrados por encima de las de la era pre-industrial (1850-1900), y 0,2 grados superior a las anotadas entre 2011 y 2015. Estas altas temperaturas son las que están llevando a un continuado descenso del hielo marino, a un ritmo de un 12 % cada década desde 1979 a 2018.

De hecho, detalla el informe, la extensión de hielo marino en periodo invernal ha registrado sus cifras más bajas durante cuatro años consecutivos, desde 2015 a 2019, y la cantidad de hielo derretido en la Antártida se ha incrementado al menos seis veces desde 1979.

Así, el aumento del nivel del mar de ha acelerado desde los 3,04 milímetros por año que se registraron en el periodo 1997-2006 hasta los cerca de 4 milímetros por año desde 2007 a 2016, a la vez que la acidez del océano de ha incrementado un 26 % desde el inicio de la era industrial.

España, cada vez más cálida

Siete de los diez años más cálidos registrados en España desde 1965, fecha de comienzo de la serie histórica, pertenecen al siglo XXI, y cinco de ellos corresponden a la decena que comenzó en 2011, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El último año de récord fue 2017 con una temperatura media de 16,2 ºC, un 1,1 ºC superior respecto al periodo de referencia (1981-2010).

Este año "extremadamente caluroso" superó en 0,2 ºC la marca anterior, que correspondía a los años de 20112014 y 2015. 2018 fue un año récord en cuanto a temperaturas mundiales: el cuarto más cálido de la historia moderna del planeta a nivel global. Sin embargo, en España no alcanzó los hitos de años precedentes, que se completan con 20012006 y 2009. 2019, con sus tempranas olas de calor que han pulverizado marcas históricas, es un serio candidato a entrar en el 'top ten'.

Esta información se desprende del informe Efectos del Cambio Climático en España que presentó Aemet con motivo del Día Meteorológico Mundial. Según la agencia, el calentamiento global afecta ya al 68,5% de españoles (32 millones) debido a una acumulación de años muy cálidos en la última década, el alargamiento de los veranos y el aumento de las noches tropicales.

La imagen que ilustra este artículo ha sido generada por la plataforma #ShowYourStripes, que permite visualizar el cambio de temperatura media año tras año desde 1901 a 2018. En el caso de España se puede comprobar que las anomalías cálidas existen desde siempre, pero se han vuelto recurrentes y cada vez más intensas desde el cambio de siglo.

Objetivo: solo 1,5 ºC

El documento habla asimismo de que la presencia de los principales gases invernadero -el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso- ha alcanzado nuevos máximos. En el caso del dióxido de carbono sigue aumentando un 1 % cada año, alcanzando un 2 % en 2018, y pese al extraordinario crecimiento de la energía renovable, los combustibles fósiles siguen dominando el sistema energético global.

En 2018, alerta "Unidos en la Ciencia", se emitieron 37.000 toneladas de CO2, una cifra récord, y la concentración de este gas era de 407,8 partes por millón (ppm), mientras que los datos preliminares recogidos en 2019 indican que esta cifra podría alcanzar o incluso exceder las 410 ppm a finales de año.

La última vez que se registró una concentración de CO2 de 400 ppm fue hace unos 3 o 5 millones de años, calcula el informe, cuando la temperatura global era de 2 a 3 grados centígrados más elevada que la actual, las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida occidental se derritieron y llevaron a un aumento del nivel del mar de entre 10 y 20 metros en comparación con el actual.

Estima, por lo tanto, que con las contribuciones nacionales planteadas en el Acuerdo de París, la temperatura media aumentaría entre 2,9 y 3,4 grados, cuando los expertos estiman que no debería subir más de 1,5 grados.

Y para no superar esta cifra, las propuestas de los países para frenar el cambio climático deberían multiplicarse por cinco, dicen los expertos, o por tres para que no aumente más de 2 grados.

Cumbre del Clima

El informe ha sido elaborado de cara a la Cumbre del Clima que se celebrará el lunes en Naciones Unidas, y proporciona un análisis unificado del estado del planeta bajo la influencia del cambio climático causado por el hombre, la respuesta que está recibiendo y de las consecuencias futuras.

Coordinado por la Organización Mundial Meteorológica, cuenta con información proporcionada por ocho agencias internacionales que presentarán estos datos el lunes en la Cumbre para la Acción Climática, y el martes ante mandatarios de todo el mundo.

"Los datos científicos presentados en el informe representan la información más actualizada" sobre el cambio climático, señala el Grupo Asesor Científico. "Muestra cómo nuestro clima ya está cambiando, y subraya los impactos peligrosos y a largo plazo que van a tener lugar durante las próximas generaciones", dijo por su parte el secretario general de la ONU, António Guterres.

Por ello, el número uno de Naciones Unidas urgió a los líderes del mundo a prestar atención a los datos presentados, a "unirse en el apoyo de la ciencia, y actuar de manera ambiciosa y urgente para frenar el calentamiento global".