Vacuna Covid-19.

Vacuna Covid-19. Reuters

Ciencia

La variante ómicron se extiende: el mundo desarrollado en peligro por no vacunar a África

Los epidemiólogos alertan de que tarde o temprano habrá una mutación de la Covid-19 que consiga "escapar" de la inmunidad de las vacunas. 

28 noviembre, 2021 06:45

Noticias relacionadas

La variante ómicron mantiene a Europa en suspense ante la nueva mutación del virus de la Covid-19 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado como "preocupante". El primer caso en Europa se detectó este viernes en Bélgica; una mujer no vacunada y con síntomas que viajó a Egipto y que efectuó escala en Turquía.

Reino Unido ha confirmado este sábado la recepción de dos nuevos casos, los mismos que Alemania, mientras que en Italia también se ha localizado el primer contagio de la variable. En Países Bajos, al menos 61 pasajeros de dos vuelos procedentes de Sudáfrica han dado positivo por Covid tras aterrizar en Ámsterdam y las autoridades neerlandesas "presumen" que alguno de los contagiados será portador de la nueva variante.

"El riesgo es potencial, pero tendremos que ver cómo la variante ómicron se enfrenta al porcentaje de población vacunada y cómo se sitúa entre los países de Europa donde hay un resurgimiento más importante de los contagios", afirma a EL ESPAÑOL Jonay Ojeda, epidemiólogo de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS). 

Desde SESPAS abogan por estar "alerta, no por la alarma", aunque Ojeda considera que la preocupación existe al tratarse de "una variante que difiere bastante de otras previas y esas diferencias apuntan en la dirección de que potencialmente tendría más riesgo porque es más diferente", incide.

Europa se blinda así ante la llegada de una nueva mutación de la Covid que hace peligrar la Navidad y que podría dar lugar a una preocupante ola de contagios en el continente. De momento, varios países ya han aprobado medidas para intentar contener su transmisión comunitaria: Bélgica ha cancelado la celebración de los actos navideños, incluidos sus famosos mercadillos festivos, y Reino Unido ha recuperado la obligatoriedad de las mascarillas en interiores ante el acecho de la nueva variante. España ha cancelado los vuelos con Sudáfrica y pedirá a los viajeros de países en alto riesgo de contagio una prueba negativa aunque estén vacunados. 

Europa, ¿egoísta?

La disyuntiva que los epidemiólogos plantean es la escasa cobertura vacunal de países como Sudáfrica, que cuenta con unos porcentajes de inmunización paupérrimos en comparación con las cifras europeas. Hasta que la vacunación no sea global, la pandemia seguirá estando un paso por delante de la ciencia y la responsabilidad social.

"El problema de las mutaciones es que va a llegar el momento en el que una de ellas eludirá la inmunidad adquirida por las vacunas, por eso se trata de que se produzca una vacunación masiva no solo en Europa, también en todo el mundo", indica a EL ESPAÑOL Fernando García, portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública.

Jonay Ojeda coincide con García en este aspecto: sin inmunización global, no habrá casilla de salida de la pandemia. "Lo primero sería intentar que países que han tenido pocas vacunas tengas más", expone. "La aparición de nuevas variantes será preocupante mientras no tengamos una cobertura mundial", añade.

Los datos de vacunación muestran una clara desigualdad: mientras que países como España o Portugal superan el 80% de población con la pauta completa, África tiene un 7,5% de sus ciudadanos con ambas dosis. El porcentaje aumenta al 24% en Sudáfrica, pero las cifras no plasman ni a la mitad de la población de dichos países inmunizada. 

"No tiene sentido ponerse terceras dosis mientras existan estas transmisiones comunitarias en países con poca vacunación", ejemplifica García. "Hay países que están desamparados y no tienen ayuda en las vacunas". "Europa, Estados Unidos, Australia o Japón tendrían que poner dinero, porque no se trata de una cuestión altruista, también egoísta de defendernos a nosotros mismos", apostilla. 

"Aunque en nuestro país estemos hablando de dosis adicionales y de vacunar a los niños, países como África han tenido pocas posibilidades de vacunar a su población", indica Ojeda. "Superar la pandemia requiere un esfuerzo colectivo y global".

Aunque en España todavía no se ha detectado ningún contagio por esta nueva variante, los expertos consideran que es cuestión de tiempo. "Con lo que se propone ahora (cancelación de vuelos y test negativo) se puede limitar, pero más tarde o temprano llegará. Es importante ver cómo se comporta en el entorno occidental", indica el epidemiólogo del SESPAS. "Sudáfrica no tiene una tasa de vacunación muy alta, eso puede explicar que haya aparecido esta variante y que tenga un impacto distinto allí que en España", sugiere.

Sexta ola

Los últimos datos del Ministerio de Sanidad reflejan una incidencia acumulada de 171,68 casos por cada 100.000 habitantes, subiendo 60 puntos en cuestión de una semana. "El virus va rápido y siempre va por delante. Nosotros vamos lentos y estamos en riesgo de tener unas Navidades muy malas", admite a EL ESPAÑOL Joan Caylà, epidemiólogo de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de Barcelona (FUITB). 

"En España y en todo el mundo, sobre todo en los países más vacunados, llega un momento en el que parte de la población piensa que la pandemia está superada y no es así", analiza Caylà. 

Con un 90% de la población con al menos una dosis de la vacuna inoculada, ¿qué ha podido suceder en España para que la incidencia alcance niveles tan elevados en cuestión de un par semanas? "Nos podemos haber relajado, la inmunidad de las vacunas con el tiempo puede ser menor, pero el factor más importate es el frío y la vida de interior que empezamos a hacer", explica Ojeda, epidemiólogo del SESPAS. 

Como ya ocurriera el pasado invierno con el avenimiento de la tercera ola, el frío y los contagios en interiores a causa de las celebraciones dispararon la incidencia, los casos y las hospitalizaciones en nuestro país. 

"Las vacunas han sido muy eficaces para contener infecciones graves y muertes, pero no tanto para reducir los contagios", explica Fernando García. "La letalidad en vacunados es 25 veces menor, pero las vacunas no impiden que muchas de las personas tengan la infección", apostilla. 

Todos los expertos que han hablado con este medio coinciden en que la cobertura vacunal no es suficiente: las mascarillas, la distancia de seguridad y la ventilación pertinente en espacios cerrados siguen siendo determinantes para frenar la transmisión del virus. 

"A día de hoy habrá centenares de miles de personas en las que se está replicando el virus, y habrá mutaciones, por ello es necesario disminuir la transmisión, ser estrictos con la distancia de seguridad, con las mascarillas y mejorar la cobertura vacunal, que aunque en España es buena, existe margen de mejora", advierte Caylà. 

La tendencia favorable que se estaba viviendo en España en referencia a las cifras de la Covid-19 ha dado un giro de 180 grados que ha llevado a las CCAA a plantearse medidas como la implantación del pasaporte Covid. "No es algo que vaya a depender solo de los vacunados, sino del conjunto de medidas", explica Jonay Ojeda.

"La vacuna por sí sola no va a resolver este nuevo invierno que tenemos por delante. Nos costará que el virus desaparezca", concluye.