Un dibujo del dragón de Lingwu.

Un dibujo del dragón de Lingwu.

Ciencia Fósiles

El dragón de Lingwu: el misterioso dinosaurio que cambia la historia

Los dragones han sido de gran importancia en la mitología tradicional china desde tiempos inmemoriales. Incluso a día de hoy, coloridas y gigantescas representaciones del animal siguen danzando alegremente por las calles durante la celebración del año nuevo chino.

Sin embargo, después del último descubrimiento de un equipo de científicos del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados de Beijing, los dragones han adquirido un nuevo rol, cambiando una parte de la prehistoria tal y como la conocemos.

En realidad, lo que estos paleontólogos han encontrado durante una excavación en la región de Ningxia, al noroeste de China, han sido parte de los huesos de una nueva especie de dinosaurio de la familia de los diplocoideos, al que han bautizado como Lingwulong shenqi, que traducido sería algo así como "el sorprendente dragón de Lingwu".

Esto podría parecer un hallazgo sin importancia si no fuera porque los huesos se encuentran en un lugar sorprendente, en un momento sorprendente, contradiciendo la historia de estos animales tal y como se había reconstruido hasta el momento.

El diplocoideo más antiguo

Hasta ahora, se creía que estos dinosaurios, de cuello largo y cola en forma de látigo, evolucionaron hace aproximadamente 160 millones de años, cuando Asia oriental ya se había separado del súper continente Pangea.

Sin embargo, estos huesos, que parecen pertenecer a un diplocoideo de 15 metros de longitud y 70 toneladas de masa, tienen una antigüedad mucho mayor, de unos 174 millones de años.

Así, según han publicado en Nature Communications, se trata del animal de estas características más antiguo que se conoce y el primero localizado en esta zona de Asía.

Uno de los responsables del hallazgo, el profesor Xing Xu, de la Academia de Ciencias de China, apunta a la existencia de alguna extensión de tierra que pudiera conectar el noreste de Asia con Pangea, de modo que en realidad los primeros dipocloideos surgieran en esta zona del continente asiático y viajaran hasta el resto de continentes durante los años siguientes.

No es el primer hallazgo de estas características que se ha realizado recientemente. De hecho, hace apenas un mes se publicaba en PeerJ el hallazgo en Utah de un dinosaurio de características totalmente opuestas a las del resto de especímenes que se han hallado en el norte del continente americano hasta el momento.

Los dinosaurios hicieron temblar la Tierra con sus zancadas muchísimos años antes de que el hombre diera sus primeros pasos en el planeta, dejando como rastro de su existencias un rompecabezas que millones de años después sigue dando nuevas sorpresas y quebraderos de cabeza a los investigadores. Esta no ha sido la primera vez y, sin duda, tampoco será la última.