Sociedad

Arévalo ensalza 'El valor de la lealtad' de Velázquez de Cuéllar en el V Centenario del Movimiento Comunero

24 marzo, 2021 12:53

En la cuenta atrás para que arranque la celebración del V Centenario del Movimiento Comunero, el presidente de las Cortes y de la Fundación Villalar, Luis Fuentes, y el alcalde de Arévalo, Francisco Gómez, han presentado las actividades que la localidad abulense tiene programadas ante esta conmemoración con el hilo conductor de ‘El valor de la lealtad’ y poner de manifiesto el importante papel histórico de Arévalo en la España del siglo XVI. 

Un lema inseparable de la figura de Juan Velázquez de Cuéllar, un personaje maltratado por la historia, pero muy vinculado a la villa y con un papel fundamental en la época. Así, aprovechando el V Centenario, se pretende ensalzar su legado universal, poner en valor que fue el antecesor del levantamiento comunero y  que representa una actitud digna de destacar más si cabe en los tiempos actuales que trasciende los siglos como es el valor de la lealtad.  

En su presentación, Luis Fuentes considera este V Centenario como una oportunidad única de “hacer brillar” un momento crucial de la historia de nuestra tierra tan ligada a los comuneros y a los valores que transcendieron con ese movimiento. Con el fin que persigue el parlamento regional de estar cerca de sus gentes y pueblos, se pretenden impulsar iniciativas y proyectos en 65 localidades de Castilla y León para situarlos en el mapa de este movimiento histórico y a la vez tratar de reactivar su turismo.

Por su parte, el alcalde de Arévalo, Francisco Gómez, ha explicado que el proyecto tiene un coste de 30.000 euros, con la aportación de 10.500 euros de la Fundación Castilla y León, con el objetivo de que la villa tenga un añadido más a su atractivo gastronómico, cultural y patrimonial. La concejala de Cultura e Igualdad, María Luisa Pérez, ha relatado el programa para todos los públicos puesto en marcha en Arévalo y que arranca mañana con un ciclo de conferencias para situar a Velázquez de Cuéllar en los hechos históricos a los que fue antecesor con su sublevación. El ciclo de conferencias se desarrollará en la Casa del Concejo y se inaugurará a las 19.00 horas a cargo del doctor del CISC Máximo Diago.

Además, el día 21 se inaugura una exposición con la documentación plasmada en carteles para los vecinos y visitantes, que narrará hasta el 5 de septiembre  la historia de la villa en la Corona Real y la rebelión de Arévalo de 1516, entre otras hazañas. El día 23 de abril, Día de la Comunidad, tendrá lugar el pregón por la mañana en la Plaza de la Villa un concierto de música renacentista y por la tarde otro concierto de campanas. Más adelante, en el mes de mayo, se han organizado certámenes fotográficos de narrativa y poesía para trasladar estos valores a los más jóvenes y el 24 de junio llegará la recreación histórica ‘El día de la lealtad’, que conmemorará la vuelta de Arévalo al realengo.

Todo ello tendrá como culmen la colocación de un monumento dedicado a Juan Velasco de Cuéllar por su valor de la lealtad a la corona, a la ciudad de Arévalo y a las instituciones que representaba y que se prevé se instale en la explanada del castillo a finales de agosto o principios de septiembre.  

“Estoy determinado de morir mil muertes antes de dar este lugar”, decía una de sus principales proclamas al Cardenal Cisneros sobre la rendición de la villa de Arévalo. Velázquez de Cuéllar fue nombrado en 1495 contador mayor del Príncipe Juan, primogénito de los Reyes Católicos, y más adelante también recibió el cargo de contador mayor de la princesa de Asturias, Juana, y su esposo, Felipe, entre otras tareas. Pero su desgracia comenzó con la decisión del rey Carlos de dar en señorío las villas de Arévalo, Olmedo y Madrigal a la reina viuda Germana de Foix. Tras enterarse de esta decisión, preparo la rebelión de las villas y tras meses de asedio por parte de la Corona y desoir al Cardenal Cisneros, Arévalo se rindió a principios de la primavera de 1517.El malestar por la enajenación de la villa de la Corona y su trato injusto se convirtió en el germen de insatisfacción que inició en 1520 el levantamiento comunero. Así, Arévalo se posicionó al lado de la Corona para regresar a realengo y conservar su privilegios y libertades.