Región

El precio de la bombona de butano se dispara hasta los 15,37 euros

20 julio, 2021 12:22

La bombona de butano ha alcanzado su precio más alto de los últimos seis años pagándose a 15,37 euros, acumulando un aumento de más de tres euros desde noviembre del año pasado. Una subida que desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha calificado como “dolorosa” para aquellos hogares que dependen del butano para la calefacción y el agua caliente y que acaban de afrontar otra significativa subida del precio de la electricidad, un 16% respecto al anterior máximo.

Esta subida del 4,99% del precio de la bombona -el máximo permitido en cada revisión- marca un nuevo máximo, el más alto en los últimos seis años. Circunstancia que rompe con la tradicional bajada del butano que se producía en los meses de verano y que amenaza con volver a repetirse en la próxima revisión bimestral de precios de septiembre.

“Lamentablemente, este año las subidas parecen no tener fin, igual que está sucediendo con el precio del resto de los carburantes”, han manifestado a través de un comunicado.

La OCU recuerda además que este precio solo se aplica a la bombona tradicional de butano, aquella que tiene 12,5 kilos de carga y que en vacío pesa más de 9 kilos. Las que poseen una tara inferior a 9 kilos o no tienen una carga de entre 8 y 20 kilos, y que suman un 22% del mercado, tiene un precio liberalizado desde hace años, por lo que pueden costar más que este precio regulado.

En cualquier caso, se recomienda a las familias con dificultades económicas que al menos comprueben si tienen derecho al bono social eléctrico, ya que incluye una ayuda térmica automática por un importe de entre 29 y 124 euros al año sea cual sea la fuente de energía que se emplee y que varía según la zona climática donde se encuentre la vivienda, así como del grado de vulnerabilidad económica del usuario.

La organización estima que alrededor de 1,2 millones de hogares no disfrutan de esta ayuda pese a cumplir con los requisitos para recibirla, por lo general por no haber sido informados correctamente de su existencia. Se trata en muchos casos de hogares donde la bombona de butano es el único recurso de calefacción, bien porque no hay alternativas o porque no pueden pagar otras fuentes de energía más caras.