Región

Identificados los autores del robo y destrozo en el Coliseum

4 mayo, 2018 16:07

La Policía Nacional ha identificado a dos menores como presuntos responsables del robo y daños por importe de 7.000 euros causados el pasado día 22 de abril en el interior del 'Coliseum Burgos', después de que el director técnico deportivo del Servicio de Deportes del Ayuntamiento pusiera los hechos en conomiciento de este Cuerpo.

La investigación ha permitido establecer que los menores se introdujeron forzando una de las puertas de acceso a taquillas en el sector A del Coliseum. Desde allí fracturaron seguidamente las puertas que desde dicho sector dan acceso a la pista, causando daños en la cancha al colocar una escalera para sentarse en el aro de una de las canastas y hacerse fotos con los móviles.

Como la acción de colgarse del aro no parecía suficiente hazaña, los menores cogieron el globo tipo zeppelín que el Coliseum utiliza para publicidad, golpeándolo y lanzándolo sobre las gradas y cancha, arrastrándolo de una cuerda y manipulando su terminal electrónico.

Los menores acabaron sus andanzas con el lanzamiento de dos sillas sobre la cancha de juego.

Como tanta actividad física produce cansancio y sed, los autores accedieron a la zona del recinto donde se alojan las cámaras frigoríficas ubicadas en la zona de catering, de las cuales se llevaron cantidad indeterminadas de bebidas.

Grabado en las cámaras de seguridad 

El recinto de ocio posee un sistema de vídeo-grabación 24 horas por lo que todos los daños causados por los menores quedaron grabados. Esto permitió a los investigadores llegar finalmente a la identidad de los presuntos autores, y a través de esta identificación a localizar en las redes sociales las imágenes que habían colgado de sus hazañas en el recinto deportivo.

Los daños denunciados en numerosas taquillas, en el Zepelín Dron de publicidad, desperfectos en el suelo de la pista, y la sustracción de bebidas del interior de varias cámaras frigoríficas de la zona de catering asciende a un total de unos 7.000 euros, cantidad económica por la que deberán responder, ahora, los padres de los menores sin son considerados culpables en la fase judicial.