Región

El cartero ya no llama dos veces en Salamanca

25 marzo, 2018 10:18

Las nuevas tecnologías han traído otras formas de comunicarse entre los seres humanos, modificando determinadas costumbres. Una de ellas, el servicio postal. Cada vez se envían menos cartas personales, pero aún hay numerosos trámites que necesitan del papel. Por eso, Correos continúa siendo un servicio necesario. Sin embargo, en la provincia de Salamanca hay lugares donde, aludiendo a la famosa obra, el cartero ya no llama dos veces.

La merma de la plantilla durante los últimos años está provocando que haya pueblos salmantinos, en una provincia con 361 municipios rurales, muy dispersos y la mayoría con menos de doscientos habitantes, donde el cartero apenas pasa una vez por semana.

La situación de Correos tendrá su respuesta en la calle, con movilizaciones de la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT), tras eliminar el Gobierno el 70% de la financiación pública, carecer de plan de viabilidad desde hace casi un año, suprimir 15.000 puestos de trabajo en la última década y “aplicar una brutal política de precarización de empleo”.

En la provincia de Salamanca, en concreto, el recorte de la financiación y el bloqueo del plan estratégico se traducirían a futuro en 90 empleos menos, y una inmediata desatención de poblaciones en las zonas de Béjar, Tamames, Ciudad Rodrigo, Guijuelo, Peñaranda de Bracamonte, Vitigudino, Alba de Tormes, Villares de la Reina, Villamayor de Armuña y Santa Marta de Tormes, las primeras en notar el recorte.