Ángel Rodríguez, en la zona VIP del hotel.

Ángel Rodríguez, en la zona VIP del hotel. Emilio J. Martínez

Economía TURISMO

Ángel Rodríguez, director del Meliá Alicante: "Reino Unido acabará abriendo, más temprano que tarde, sus fronteras"

El director general del hotel critica las contradicciones de las medidas de Sanidad y califica de "hazaña" haber permanecido abiertos en 2020.

22 mayo, 2021 00:27
Alicante

Noticias relacionadas

Ángel Rodríguez (Madrid, 1980) nos recibe en la renovada planta The Level del Hotel Meliá Alicante (545 habitaciones, 230 empleados), donde es director general desde noviembre de 2018. "He vivido lo mejor y lo peor", dice al referirse a la pandemia, a la que han "sobrevivido" sin bajar la persiana, avanza, y sin perder el tiempo puesto que han intensificado las reformas de sus zonas comunes. Con el también vicepresidente de la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante estrenamos una de las salas de la nueva zona VIP con vistas privilegiadas a la Albufereta, donde se agolpan los bañistas en esta mañana soleada de viernes, en una imagen que invita al optimismo.  

¿Cuáles son las previsiones para este verano?

La temporada va a ser buena, pero no va a ser comparable a años de bonanza. Dentro de la desgracia que vivimos el año pasado y con el impulso que nos dio el verano 2020, creemos que va a ser notablemente mejor que la de hace un año.

Históricamente, en verano han tenido una ocupación casi plena

Pero todavía no tenemos la demanda necesaria para llenar nuestro hotel. En verano siempre han sido históricamente ocupaciones altas del 90%. Esperamos tener la demanda doméstica, principalmente Castilla-La Mancha y Madrid, pero necesitamos de la demanda internacional, que es la que aquí nos alimenta cuando se acaba la temporada de verano y por ahí pasa la subsistencia del sector.

Entiendo que se refiere al turista inglés, su principal cliente extranjero.

Es que necesitamos que su gobierno relaje las medidas sanitarias porque se nos sigue considerando a la Comunidad Valenciana como territorio de alto riesgo al tenerse en cuenta la media de otras comunidades y no la escasa incidencia que tenemos aquí. Y creo que al final Reino Unido entenderá que hemos hechos los deberes, tengo fe y el gobierno inglés acabará abriendo, más temprano que tarde, sus fronteras.

Críticas a Sanidad

¿Se han sentido apoyados por la administración durante la pandemia?

Desde la patronal hotelera hemos entendido que la salud era lo más importante, pero hemos tenido discrepancias con toda una serie de medidas que se han puesto porque nos han causado agravios comparativos, y me refiero a restricciones. De las administraciones hemos tenido buenas palabras en general y apoyo de Turisme de la Comunitat Valenciana, de la Diputación, del Ayuntamiento... Pero los hoteles hemos sido los grandes perjudicados de las restricciones y Sanidad [Conselleria] ha hecho oído sordos a la mayoría de nuestras peticiones. Por ejemplo, hemos tenido los bufetes cerrados hasta hace dos semanas cuando en cualquier supermercado se podía entrar y tocar todos los productos. Estas y otras contradicciones nos han hecho perder mucho negocio.

Y aún así, Meliá Alicante no ha cerrado en el año de la pandemia.

Para nosotros ha sido una gran azaña habernos mantenido abierto en 2020 salvo con el decretazo de marzo, y lo hemos hecho con unas ocupaciones irrisorias gracias al equipo que tenemos y también en parte por mantener la imagen de la hotelería de la ciudad. Porque el objetivo ha sido sobrevivir, este no ha sido no perder dinero, hemos perdido mucho pero haciendo una gestión para intentar mantener el hotel con menos pérdidas que si estuviera cerrado.

Ángel Rodriguez, en la planta The Level del Meliá de Alicante.

Ángel Rodriguez, en la planta The Level del Meliá de Alicante. Emilio J. Martínez.

Palacio de congresos

¿La novedad del nuevo palacio de congresos en el puerto de Alicante obliga al Meliá a cambiar su estrategia de captación de clientes?

Es una gran noticia por la que la asociación de hoteles ha venido luchando los últimos 20 años. Esto significa que Alicante, que lo tiene todo, castillo, museos, AVE... le faltaba apostar por los congresos porque hasta ahora hemos ido poniendo parches. Porque Alicante tiene este potencial enorme de convertirse en lo que se ha convertido Málaga en los últimos 15 años, tanto a nivel urbanístico como turístico. Ojalá sea una realidad este nuevo centro de congresos porque mucha gente me dice que no sería la primera piedra, ni la segunda, que se ha puesto con respecto a esta inversión. Y con respecto a nosotros, somos un hotel que ha venido trabajando todos los segmentos: congresos, ocio, negocio, turoperación, incluso golf. Ahora tenemos la capacidad hotelera y lo bueno de Alicante es la fuerte desestacionalización que tiene.

¿Qué puede mejorar Alicante como destino multiproducto?

Es un tema de promoción porque Alicante tiene casi todos los ingredientes. Es obvio que el siguiente paso era apostar por el turismo congresual y por viveros de empresas tecnológicas y de cualquier empresa. También creo que se está haciendo un buen trabajo; Alicante es reconocida a nivel nacional e internacionalmente se está promocionando.

¿Cómo han afrontado los ERTEs? 

Hemos tenido un repunte muy positivo de ocupación los fines de semana y falta entre semana. Y tenemos que volver a recuperar esta estructura que teníamos antes de puestos muy especializados, y poco a poco vamos llamando a la gente que necesitamos y a los que no necesitamos los dejamos en stand by porque obviamente esto cuesta dinero. Los ERTEs no son gratis porque asumimos el 30% de los seguros salarios, lo que representa 700 y 800 euros al mes de los salarios más altos y es un daño que haces a la caja del hotel cuando hemos tenido meses con unos ingresos que han bajado un 72%. El objetivo, si responde la demanda, es recuperar a toda nuestra plantilla este verano.

¿Qué mejoraría del entorno del puerto?

La zona del puerto tiene mucho potencial; somos una ciudad que vive en el mar, lo tenemos todo y es cuestión de explotarlo. Me lo dijo un cliente que venía de Barcelona y se iba a Marbella: le dimos la suit presidencial por 700 euros y me explicó que a Alicante venían de rebote y que para él esta ciudad no es muy sofistica. Le dije que sabía a que se refería porque esto no es Barcelona o Marbella, pero podría serlo. Esta semana he entrado en la junta directiva de la asociación de Alicante por el Turismo de Cruceros porque quiero conseguir que seamos puerto base para que los turistas no solo hagan escala, tomen cuatro bocadillos y se marchen, sino que duerman aquí.