Elecciones Generales 2016

El nuevo bar de Ciudadanos que fue visto y no visto en la Red

En la jungla. Villacís subió a Twitter una fotografía de sus compañeras mientras seguían el debate que borró - pero demasiado tarde.

El tuit borrado de Begoña Villacís.

El tuit borrado de Begoña Villacís. Twitter

  1. Begoña Villacís
  2. Ciudadanos
  3. Twitter
  4. Inés Arrimadas

El patinazo del debate de las mujeres lo protagonizó Margarita Robles, la candidata del PSOE; en las redes sociales, donde tuvo un amplio seguimiento, lo hizo Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid. En el calor del debate decidió tuitear una fotografía de dos de sus compañeras, Patricia Reyes y Marta Rivera de la Cruz, junto a las que seguía el programa desde un bar.

"Están escuchando a Inés Arrimadas. Explica cuentas, no cuentos" - escribía Villacís. Y ciertamente, ambas candidatas de Ciudadanos aparecen arrobadas en la imagen, siguiendo con toda su atención la intervención de su compañera catalana. Pero minutos después, el tuit era borrado. Demasiado tarde como para no dejar rastro, sin embargo. Al haber usado los hashtags oficiales para seguir el debate y apoyar a Arrimadas, más de 200 personas lo habían compartido ya.

Lo cierto es que la expresión poco favorecedora de Vázquez estaba generando bromas, así como las asociación sarcásticas hacia el ya famoso spot electoral de Ciudadano, Héroes Anónimos, que también transcurría en un bar.

El tuit borrado de Begoña Villacís.

El tuit borrado de Begoña Villacís. Twitter

De hecho la imagen ya estaba en manos de los expertos en montajes de Twitter. Proscojoncio transformaba así al parroquiano de la derecha en el protagonista del momento más emotivo del vídeo de Ciudadanos, el hombre mayor que aseguraba haber visto a España "caerse muchas veces y volverse a levantar".

Otro experto en el Photoshop relámpago, Manuel Cerdá, envidaba añadiendo a Javier Cárdenas a la composición. ¿El motivo? Servir de ejemplo del espíritu "cuñado" con el que se atacó al vídeo de Ciudadanos, el afán sentencioso y manido sin contenido real.

¿A quien más se podía invitar a la fiesta? A Pablo Iglesias, sin ir más lejos.

La cosa empezó a volverse inquietante.

 Pero habrá quien se encargue de que la foto original no caiga en el olvido.