Sudán del Sur

La ONU investigará si sus cascos azules permitieron violaciones en Sudán del Sur

El mes pasado hombres uniformados aterrorizaron a los presentes en un complejo hotelero de la capital. 'Associated Press' afirma que la misión local de Naciones Unidas era consciente y no actuó.

La ONU tiene miles de efectivos en Sudán del Sur.

La ONU tiene miles de efectivos en Sudán del Sur. Reuters

  1. Sudán del Sur
  2. ONU
  3. Violaciones
  4. Conflictos armados
  5. Ban Ki-Moon
  6. África

Naciones Unidas ha lanzado una investigación independiente para esclarecer las acusaciones dirigidas contra sus cascos azules por no responder a las llamadas de socorro de trabajadores humanitarios en peligro en la capital de Sudán del Sur.

El mes pasado, tropas sursudanesas irrumpieron en un complejo en Yuba donde durante cerca de cuatro horas aterrorizaron a los presentes, según Associated Press. Los atacantes violaron a varias víctimas y mataron a un periodista.

La agencia de noticias asegura que múltiples altos cargos de la misión local de Naciones Unidas fueron alertadas del ataque. El organismo internacional dispone de unos 2.500 efectivos desplegados en Yuba y una de sus bases está a apenas minutos del lugar de los hechos.

Un portavoz del secretario general de Naciones Unidas ha declarado que Ban Ki-moon se encuentra “alarmado” por los resultados preliminares de una pesquisa realizada por la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur sobre el suceso y que, por tanto, cree conveniente llevar a cabo una investigación independiente.

“Dada la gravedad de estos incidentes, las acusaciones y los hallazgos preliminares de Unmiss [la misión local de la ONU], el Secretario General ha decidido iniciar una investigación especial independiente para determinar las circunstancias de dichos incidentes y evaluar la respuesta general de la Misión”, ha aseverado.

Los hechos tuvieron lugar después de un estallido de violencia en julio con enfrentamientos entre el Ejército y las fuerzas rebeldes del ex vicepresidente Riek Machar. El país más joven del mundo sufre tres años de guerra intermitente, que ha llevado a más de 800.000 personas a abandonar sus fronteras.

La representante de Estados Unidos para Naciones Unidas, Samantha Power, ha afirmado que la embajada estadounidense en Sudán del Sur “respondió a llamadas de socorro desde el complejo y contactó urgentemente con las autoridades sursudanesas, que enviaron un contingente al lugar para frenar el ataque”.

“Nos preocupa enormemente que las fuerzas de paz de Naciones Unidas, al parecer, fueron incapaces de o no se mostraron dispuestas a atender las llamadas de socorro”, ha declarado.