Masacre en Orlando

Florida niega que haya permitido a los gais donar sangre para las víctimas del tiroteo

En la jungla. En Orlando se necesita urgentemente sangre, pero la ley impide que proceda de ciudadanos homosexuales.

Decenas de personas hacían cola para donar sangre tras el tiroteo

Decenas de personas hacían cola para donar sangre tras el tiroteo Reuters

  1. Homofobia
  2. Terrorismo islamista
  3. Orlando
  4. Tiroteos
  5. Donaciones
  6. Matanza en Orlando

En estos trágicos días en los que la comunidad internacional se solidariza con los afectados por la brutal matanza en la discoteca Pulse en Orlando, en la que han muerto alrededor de 50 personas, el colectivo gay se ha movilizado a toda velocidad para prestar ayuda a las victimas. Pero hay algo que ni podían hacer antes de la tragedia ni podrán hacer ahora: donar sangre. 

Ante la llamada de auxilio -"Hay una necesidad urgente de sangre de tipo 0 negativo, 0 positivo y AB tras un tiroteo masivo en Orlando, Florida"-, decenas de personas han acudido a los puntos de donación de sangre para ayudar a las más de 53 personas que aún siguen hospitalizadas.

Sin embargo, y pese a las diferentes informaciones publicadas que decían lo contrario, la ley no permitirá al colectivo gay donar sangre para las victimas.

Desde el año 1983, cuando el miedo al contagio de sida vía transferencia sanguínea estaba en su apogeo, se instauró una ley federal en Florida que restringía a los hombres homosexuales donar sangre.

Pese a que en los últimos años esta normativa se ha modificado ligeramente, se ha retirado la prohibición de por vida y actualmente se les permite ser donantes si demuestran no haber mantenido relaciones sexuales con otro hombre al menos durante los últimos 12 meses, no es cierto que la FDA haya levantado el veto a los homosexuales.

Quizás las ansias de mostrar el lado más humano de la catástrofe o el deseo de que se hubiese erradicado la prohibición ante la extrema necesidad de sangre para las víctimas que continúan hospitalizadas, hizo que diferentes medios de comunicación hiciesen circular la noticia de que ante la catástrofe los gais podrían donar. Pero la realidad es que siguen siendo considerados donantes de riesgo.

Así lo alertaban desde los perfiles sociales de OneBlood, la organización sin ánimo de lucro responsable de proporcionar sangre segura a sus más de 200 hospitales asociados, para evitar la llegada masiva de ciudadanos homosexuales a sus centros y autobuses de donación en Florida y tener que decirles que, en pleno siglo XXI, su sangre no valía.

Al parecer, tal y como aseguran desde Vox, OneBlood podría estar aceptando sangre de hombres y mujeres homosexuales, bisexuales y transexuales sin excluirles de la donación y haciendo después criba para analizar si la sangre es o no válida.  

El pasado domingo OneBlood tuiteó que la prohibición de la sangre de la FDA sigue en vigor, pero no aclaró si el centro está aceptando sangre independientemente de la orientación sexual o identidad de género del donante.