Guerra Civil en el PSOE

Del artículo 36 al 68: las dos interpretaciones de los estatutos del PSOE

¿A quién da la razón el reglamento que rige el partido? ¿A los defensores o a los detractores de Sánchez?

César Luena, en su comparecencia en Ferraz.

César Luena, en su comparecencia en Ferraz. EFE

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. César Luena
  4. Antonio Pradas

El terremoto político que han generado las 17 dimisiones en la Ejecutiva Federal del PSOE se juega también entre papeles, estatutos y normas. Sobre los mismos artículos que rigen el partido, ambos bandos -los críticos y los que apoyan al secretario general del partido, Pedro Sánchez- tienen distintas interpretaciones. Son dos los artículos sobre los que centra el debate interno: el artículo 36 de los Estatutos Federales y el 68 de la Normativa Reguladora del partido.

Según los 17 críticos que han presentado su dimisión, es el artículo 36 de los Estatutos Federales el que les legitima para tomar la decisión de que el partido quede en manos de una gestora. El artículo reza literalmente en el último de sus apartados: "Es competencia del Comité Federal: Cubrir las vacantes que se produzcan en la Comisión Ejecutiva Federal y Comisión Federal de Ética y Garantías. Cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Federal afecten a la Secretaría General, o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar Congreso extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva Federal". 

En ese artículo no se recoge la creación directamente de una gestora, pero los críticos apelan a un caso que ocurrió hace dos años en Ávila. Allí Tomás Blanco, el secretario general del partido en la región, fue cesado en circunstancias similares. Óscar López -entonces secretario de organización del PSOE- movió ficha y acordó el cese de Blanco y la creación de una gestora.

¿Se alcanza una mayoría?

Detractores y defensores de Pedro Sánchez tampoco se ponen de acuerdo en si las dimisiones alcanzan una mayoría absoluta o no. Los 17 que han abandonado el cargo consideran que sí, al contar la Ejecutiva con 35 miembros y sumar a ellos los tres miembros que ya no se encuentran en la directiva. 

Pero quienes apoyan a Sánchez se remiten a 2014, momento en el que se constituyó esta Ejecutiva: por entonces contaba con 38 miembros (los 35 actuales más los dimitidos Javier Abreu y José Ramón Gómez Besteiro, y el fallecido Pedro Zerolo). De acuerdo a esa interpretación, los 17 no alcanzan la mayoría necesaria.

El artículo 68 de la Normativa Reguladora

Hay otro reglamento jurídico del partido que apunta el modo de regular esta situación. Se trata de la Normativa Reguladora de la Estructura y Funcionamiento General del Partido. El secretario de organización socialista, César Luena, lo ha esgrimido para deslegitimar una posible gestora que sustituya a Sánchez. El artículo reza: "El único competente para disolver cualquier órgano del PSOE es la Comisión Ejecutiva Federal. La comisión ejecutiva federal convocará el Comité Federal para que a su vez convoque el Congreso Extraordinario del partido".

El artículo 68 reza: "El único competente para disolver cualquier órgano del PSOE es la Comisión Ejecutiva Federal. La comisión ejecutiva federal convocará el Comité Federal para que a su vez convoque el Congreso Extraordinario del partido".

César Luena, en su comparecencia, ha afirmado que la Comisión Ejecutiva Federal se reunirá este jueves a las 10.30. Según ha afirmado, tan sólo asistirán los 16 pretorianos que se han mantenido firmes en su apoyo a Sánchez: los otros 17, al haber presentado su dimisión, ya no forman parte de ella.

Los dimisionarios creen que esta convocatoria anunciada por Luena no tiene validez. Se apoyan en el artículo 5 del reglamento de la Ejecutiva Federal: "El Pleno [...] se entiende debidamente constituido cuando estén presentes la mitad más uno de sus miembros". 

Unos y otros utilizan diferentes ejemplos del pasado del PSOE para justificar sus posturas. Por ejemplo, entre los fieles a Sánchez recuerdan que en el año 2000 hubo una gestora en el PSOE presidida por Manuel Chaves, tras la renuncia de Joaquín Almunia. Pero en ese caso, explican, dicha gestora se creó gracias a un "acuerdo político extra-estatutario".

La solución, según Antonio Pradas

A las ocho de la tarde, desde la puerta de Ferraz, Antonio Pradas -uno de los 17 miembros que presentaron su dimisión y próximo a Susana Díaz- apuntaba a una posible resolución de este conflicto: pedía que la Comisión Federal de Ética y Garantías desatasque la situación. Este órgano interpreta y aplica los Estatutos y Reglamentos del Partido, así como el Código Ético.

Pradas, acogiéndose a esta interpretación, pedía que este organismo decida quién tiene razón en la guerra interna del PSOE: si los 17 miembros que han dimitido o los defensores de Sánchez.