Tras el embargo a la compañía

El juez acepta la compra de Vitaldent por parte de Javier Botín

Acepta la propuesta del hijo del expresidente del Santander de quedarse con la compañía por 18,5 millones de euros.

Javier Botín, presidente de JB Capital.

Javier Botín, presidente de JB Capital. Efe

  1. Justicia
  2. Vitaldent
  3. Javier Botín
  4. Audiencia Nacional
  5. Eloy Velasco

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acaba de dar luz verde a la venta de Vitaldent a Javier Botín, presidente de la gestora JB Capital Markets. Según ha podido saber EL ESPAÑOL del propio grupo Vitaldent, el instructor ha decidido aceptar la adquisición por parte del hijo del fallecido expresidente del Banco Santander, Emilio Botín, por un montante de 18,5 millones de euros.

Antes de aceptar la compra, el juez ha escuchado la ratificación de los peritos que estaban a favor de la operación, aunque se han puesto ciertas condiciones, que Botín ha tenido que aceptar.

Una de ellas, es que en la propuesta presentada en el Juzgado por parte de JB Capital adelantada por este diario, de los 18,5 millones de euros, cinco millones estaban supeditados a que la compañía venda por lo menos igual que lo hacía en 2015, antes de la operación policial que acabó con su presidente, Ernesto Colman, entre rejas.

El juez, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, ha considerado que deberá ser el órgano judicial el que decida si se han cumplido los objetivos a través del análisis de las cuentas pasado un año.

Esta operación ha tenido el visto bueno de la mayoría de los franquiciados a pesar de que algunos denunciaron los contratos que Vitaldent hacía firmar a sus franquiciados eran abusivos y ahora con JB esos contratos permanecen.

Según la resolución judicial, en este caso debe primar el principio de conservación del negocio frente a propuestas como la del concurso, pues la “viabilidad del negocio garantiza los puestos de trabajo”, así como que ello no tiene coste para las arcas públicas “gracias a la propuesta de inversión privada, al préstamo que desparece con la venta, a la condonación y quita que de otra forma no se daría”.

Asumen contratos "abusivos"

Según estos franquiciados, Colman les hizo pagar unos cuotas por publicidad excesivas, les hacía comprar el material para las clínicas a la propia Vitaldent poniendo precios muy superiores al mercado, así como todo el mobiliario. Además, les hacía pagar en negro el 10% de los beneficios.

Aún así, todos los dueños de las clínicas han firmado a favor de que JB se quede con el negocio y no verse obligados así a cerrar. Esta oferta, diseñada y asesorada por Arcano, ha tenido el visto bueno de Colman, que a día de hoy sigue en prisión.

Hasta ahora, la gestión de todo el Grupo Vitaldent, con más de 200 clínicas instaladas por toda España, además del negocio implantando en Italia, está controlado por un administrador judicial.

Finalmente, lo ha vendido por 18,5 millones de euros, así como por 1 euro la marca Vitaldent, cantidad que dista mucho de los 300 millones que estuvo apunto de obtener Colman con la venta de todas sus clínicas a un fondo de capital riesgo ante las sospechas de que la Justicia podía ir contra él. Si hubiera salido la operación, el dueño de Vitaldent hubiese ingresado el dinero en Luxemburgo, lejos de la Justicia española.

En ese caso, la operación no se llegó a producir, según un informe policial que consta en la causa, por las dudas que le surgía al comprador en la contabilidad de la empresa.

Ahora, por un precio muy inferior. JB se ha quedado con todo el negocio de Grupo Vitaldent en España e Italia, "mediante la compra de activos y la asunción de pasivos (que a fecha de 31 de mayo de 2016 ascendían a 296 millones de euros), por el precio de 18,5 millones de euros", tal y como consta en el contrato de compraventa presentado ante el Juzgado y al que tuvo acceso EL ESPAÑOL.

En una nota de prensa del grupo Vitaldent se confirma esta adquisición y se anuncia la inversión por parte de JB de 40 millones de euros en el capital del Grupo.

El nuevo accionista de referencia será el presidente de JB Capital Markets, Javier Botín, que controlará el 70% de la compañía. El resto del accionariado estará compuesto por la firma de gestión de activos ICG (Intermediate Capital Group), con un 25% y el 5% restante queda en manos de otros accionistas.

La compañía está formada por 450 clínicas dentales, de las cuales 341 están situadas en España y 109 en Italia. Más de 7.000 profesionales desempeñan su labor en torno al grupo, ya sea como personal propio o de las franquicias.