OPERACIÓN TOPOLINO

Los odontólogos de Vitaldent se desmarcan de la polémica y se reivindican

Los profesionales de las clínicas se han puesto en pie de guerra para defender sus derechos y denunciar la persecución a la que están siendo sometidos.

Los odontólogos de Vitaldent  leen el manifiesto de protesta.

Los odontólogos de Vitaldent leen el manifiesto de protesta.

El pasado martes  se desarrolló una operación policial que se saldó con una decena de detenidos por supuestos delitos económicos relacionados con las clínicas Vitaldent. El dueño de la cadena, el uruguayo Ernesto Colman, fue arrestado junto al vicepresidente de la compañía, Bartolo Conte.

A pesar del revuelo levantado por esta acción de la Justicia contra la mayor cadena de clínicas odontológicas del mundo, los establecimientos siguen funcionando y atendiendo a sus clientes. Por eso los profesionales que trabajan en Vitaldent se han puesto en pie de guerra para defender sus derechos y denunciar la persecución a la que están siendo sometidos. En una concentración convocada en una de las sedes de la compañía en Madrid los odontólogos han defendido su "profesionalidad" y la "excelente calidad" del servicio.

Así lo han señalado en el manifiesto leído tras la protesta en la sede de la calle Albalá de Madrid, a la que ha asistido una representación de 15 odontólogos de Vitaldent de diversos puntos de España, según han informado a Efe fuentes de la cadena.

En el texto manifiestan su sorpresa por la "campaña de desprestigio" que aseguran que hace tiempo iniciaron otros profesionales de la odontología contra los trabajadores de Vitaldent a través de medios de comunicación y redes sociales.

"Cada uno de los odontólogos que trabajamos en las clínicas Vitaldent somos colegiados de la misma forma que el resto de compañeros. Tenemos, como mínimo, la misma formación en las técnicas odontológicas, hemos estudiado en las mismas Universidades y cursado los mismos posgrados y cursos de especialización", sostienen.

Profesionalidad y estándares de calidad

Por ello, defienden su "profesionalidad" así como su "compromiso ético" y piden el "máximo respeto hacia todas aquellas personas con una relación laboral con la compañía Vitaldent que han podido verse afectadas por lo sucedido".

Según explican, en los años de crisis económica muchos de los odontólogos que actualmente trabajan en Vitaldent vieron peligrar la continuidad de su carrera profesional, y nunca tuvieron la posibilidad de montar sus propias clínicas.

"Vitaldent nos otorgó y sigue otorgando el espacio odontológico de alta tecnología donde poder continuar recibiendo a nuestros pacientes en las mejores condiciones", aseguran.

Asimismo, han afirmado que siempre han exigido de Vitaldent y de cualquier otra clínica con la que han trabajado "los máximos estándares de calidad en los materiales y equipos" que utilizan a diario.

Operación policial

El pasado miércoles, la juez de Instrucción número 2 de Majadahonda envió a prisión incondicional sin fianza a los cuatro principales implicados en la red de fraude de la cadena de Vitaldent, entre ellos su propietario, Ernesto Colman.

En total, la Policía Nacional arrestó a trece personas por supuestos delitos de fraude a la Hacienda Pública y blanqueo de capitales, entre los que está el propietario de la cadena; su vicepresidente, Bartolomé Cosme, el abogado y otro directivo.

La empresa ha garantizado a los pacientes la continuidad de los tratamientos.