REVELACIONES DEL CASO AUSBANC

Bernad dijo al juez que trató con Fainé sobre la infanta y la Caixa lo niega

El líder de Manos Limpias: "Me dijo que si llegábamos a buen término, haría que el Rey me diera un abrazo".

Miguel Bernad, en la Fiscalía.

Miguel Bernad, en la Fiscalía. EFE

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, aseguró ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que se reunió con el presidente de La Caixa, Isidre Fainé, y el director general de la Fundación La Caixa, Jaume Giró, para negociar la retirada de la acusación de la infanta Cristina de Borbón por el 'caso Nóos'. “Estaban preocupados porque el tema de la infanta estaba perjudicando a las instituciones y estaba contribuyendo a desestabilizarlas. Querían ver si nosotros de alguna manera podíamos atemperar este tema. Nunca me ofrecieron dinero, nunca pedí dinero”, explicó la cabeza del sindicato, actualmente en prisión incondicional por colaborar con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, en extorsiones a ciertas personas y entidades.

Según narró en su interrogatorio ante el juez, y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, Fainé tenía interés en reunirse con él. “Fui a Barcelona, estuve en la planta 12, cordialmente todo, me habló de la situación delicada de Urdangarin (...)”, explicó. Esta versión contradice a la mantenida por los investigadores, que aseguran que Pineda, con la connivencia de Bernad, intentaron extorsionar al entorno de la infanta por 3 millones de euros a cambio de retirar la acusación a la hermana del rey Felipe VI.

A preguntas del fiscal Daniel Campos, Bernad aseguró de manera insistente que en ningún caso hubo un ofrecimiento de dinero. “Le dije si algún día tomamos una decisión será una decisión limpia para España”, espetó. Entonces, según Bernad, Fainé le dio el nombre de un abogado: José María Mas. “Me dijo, Miguel a ver como podemos solucionar por el bien de España este tema. No me pidieron nada ni le pedí nada”, aclaró.

"Lo único que yo pretendía, y se lo dije a Fainé, es que si se llega a esa desimputación que reconozca la culpabilidad, que abone los perjuicios causados y sobre esa base puede haber una justificación ante la opinión pública", recordó Bernad, quien insistió que el presidente de Las Caixa estaba de acuerdo con ese tipo de acuerdo.

La Caixa lo niega

Según la narración, Bernad se reunió con Giró el pasado 9 de marzo, cuando ya el secretario general de Manos Limpias tenía el teléfono intervenido. “Me dijo a ver cómo se podía dulcificar el tema a cambio de nada, de la dignidad del sindicato, a cambio de la estabilidad de España”, apuntó.

Sin embargo, un portavoz de la Caixa aseguró a EL ESPAÑOL que es falso que Miguel Bernad se haya reunido nunca con el presidente de la institución, Isidro Fainé. Reconoció, sin embargo, que el presidente de Manos Limpias mantuvo tres reuniones, a petición suya, con Jaume Giró. En estas conversaciones se trató, en efecto, de la situación procesal de la infanta Cristina, sin que se llegara a ningún trato ni acuerdo. Las conversaciones se interrumpieron cuando Bernad solicitó una contrapartida económica que debía canalizarse a través de una tercera persona. Fue entonces cuando la Caixa denunció el intento de extorsión.

El borrador

En estos encuentros, incluso se llegó a redactar un borrador de desestimiento con el letrado propuesto por Fainé. El borrador decía que Manos Limpias estaría dispuesto a pedir la desimputación de la infanta “por el bien de España”.

Hubo un principio de entendimiento. “La Caixa representaba a la Casa Real”, dijo Bernad. “¿Se lo dijeron ellos?”, preguntó el fiscal. “Sí. Primero, tienen a la infanta en la fundación. Fainé me dijo que si llegamos a buen término, haría para que el Rey te de un abrazo y te fotografías con el Rey de España”.

El investigado, señalado por varios delitos como extorsión, fraude procesal o integración en organización criminal, explicó que finalmente el borrador -redactado antes del inicio del juicio por el 'caso Nóos'- no llegó a hacer efectivo porque el abogado de la infanta, Miquel Roca, hizo una serie de maniobras, ofreciéndoles por retirar la acusación hasta 3 millones de euros. “Pretendía llegar a una coacción espuria ante nosotros, ofreciéndonos una cantidad, pensé que era una trampa, pensé que era algo repugnante”, sostuvo.

Roca y su maniobra “rocambolesca”

Según explicó, lo puso en conocimiento de Fainé, Giró y Mas. “Les dije que Roca estaba intrigando a espaldas de Fainé para tratar de que quitaron la acusación a cambio de dinero”, añadió. Bernad apuntó que el ofrecimiento de Roca le llegó a través de un intermediario, que nunca habló directamente con él. “Era una historia rocambolesca. Así que lo puse en conocimiento de un notario”, destacó.

El fiscal que llevó a cabo el interrogatorio insistió en la razón por la que justo poco antes de iniciar el juicio estaba dispuesto a retirar la acusación de la infanta “a cambio de nada”. A su juicio, Roca, “que es un intrigante, que trataba de confundir el procedimiento”, hizo ese movimiento sin el conocimiento del presidente de La Caixa. “Yo estaba dispuesto a retirar la acusación por el bien de España, por ningún duro”.

Sin embargo, todo se rompió con la intervención de Roca. “Se lo advertí a Fainé. Roca se acababa de cargar la posibilidad que había de solucionar este tema por el bien de España. Yo denuncié ante Fainé la maniobra torticera de Roca”, insistió.

“¿Por qué el bien de España le preocupa en marzo y no unos meses antes?”, le preguntó Campos. “El bien de España me preocupó desde el principio”. Así, narró que al inicio de la causa, Manos Limpias mantuvo contacto con el asesor del Rey Juan Carlos I José Manuel Romero, conde de Fontao, para intentar para el asunto, “por el bien de España y por la dignidad del sindicato”. Pero a Fontao “no le dio la gana, nos despreció de una manera total y absoluta, pensaba era eramos unos mindundis”.

¿Contactos con el Gobierno?

Durante la declaración, su abogado le preguntó si en referencia al 'caso Nóos', por el que Cristina de Borbón está siendo enjuiciada por dos delitos fiscales, recibió alguna llamada de alguien relacionado con el Gobierno. "Me vino el chisgarabís ese, el pequeño Nicolás, que vino a venderme la moto que venia de parte del secretario de las infantas", espetó, antes de que el juez Pedraz le cortarse al no ser objeto de la investigación.

Bernad aseguró ser el máximo y único responsables de Manos Limpias y negó recibir financiación de Ausbanc, de la cual únicamente recibió pequeñas aportaciones para pagar alguna fianza en causas judiciales. De la causa, sin embargo, se desprende que Bernad apoyó económicamente a Manos Limpias a cambio de poder utilizar el sindicato para actuar judicialmente contra ciertas personas para utilizarlo como moneda de cambio para obtener réditos económicos a través de a extorsión.

"Pineda me vendió la moto”

Durante el interrogatorio, Miguel Bernad intentó desvincularse todo lo posible del presidente de Ausbanc, Luis Pineda. De la investigación se desprende que este último quiso llegar a un acuerdo para que el Banco Sabadell les pagara tres millones de euros a cambio de retirar la acusación de Cristina de Borbón. Según la versión del jefe de Manos Limpias, Pineda intentó ponerse en contacto con La Caixa aprovechando sus conversaciones con Fainé. “Le dije a Giró que bajo ningún concepto hablaran con Pineda. Y me dijo, no te preocupes que no le vamos a atender”.

Según su versión, “me vendió la moto de que era muy amigo del presidente pero yo no quería que fuera en mi nombre fuera haciendo ninguna gestión”. Pineda quería aprovechar sus conversaciones con la entidad para acercarse él, y también hablar de la infanta. Sin embargo, durante el interrogatorio pusieron al investigado una grabación entre ambos en las que se veía como se ponían de acuerdo para que el presidente de Ausbanc fuera en su nombre a hablar con la gente de La Caixa. “Lo hice para seguirle la corriente. Pero lo que importa que es a Giró le dije que no se reuniera con él. Lo aborté porque veía algo raro, porque igual quería sacar algún beneficio y por eso llamé a Giró”, añadió.