Madrid

La placa del 15-M enfrenta a Carmena y Cifuentes

El Ayuntamiento dice que tiene potestad para realizar la obra y Patrimonio contesta: "No conocen la ley".

Carmena y Cifuentes siempre han hecho gala de mantener una buena relación.

Carmena y Cifuentes siempre han hecho gala de mantener una buena relación. Efe

La Puerta del Sol no homenajeará al 15-M en su quinto cumpleaños; por lo menos en forma de inscripción. El "dormíamos, despertamos" que Manuela Carmena pretendía regalar al movimiento el día de su aniversario no llegará a tiempo, tal y como adelantó EL ESPAÑOL.

La portavoz del Consistorio, Rita Maestre, entonó el mea culpa y cargó con la responsabilidad de la tardanza: "La placa no se va a inaugurar. No hemos llegado a tiempo". Estas palabras coincidirían con las de la Dirección General de Patrimonio -Comunidad de Madrid- si no fuera por lo que luego añadió Maestre: "En la plaza tenemos la capacidad como Ayuntamiento de grabar en la fuente la memoria del 15-M". Esto ha levantado ampollas en el Gobierno de la Comunidad, que a través de Paloma Sobrini, directora general de Patrimonio, explica a este periódico: "Llama la atención el desconocimiento de la ley que demuestran algunos miembros de Ahora Madrid".

La Comunidad no se refiere a la placa ni a su contenido, sino a la potestad para realizar la obra en la Puerta del Sol, entorno Bien de Interés Cultural. Según la ley, explican, toda intervención requerirá en última instancia la firma del director de Patrimonio, en este caso Sobrini, que aseguró a este diario que no permitirá el homenaje al 15-M hasta que la documentación no esté en orden. El Ayuntamiento, en cambio, se agarra a la titularidad municipal del suelo de Sol para arrogarse esta autoridad.

¿Qué dice la ley?

La legislación estatal estipula que sean las Comunidades Autónomas las que tengan la autoridad en este ámbito. La ley de Patrimonio de Madrid de 2013, en el primer punto de su 19º artículo, dice: "La consejería competente en materia de patrimonio histórico debe autorizar las intervenciones en los bienes muebles e inmuebles de interés cultural y en los entornos de protección delimitados de estos últimos".

De ahí que tenga que ser el Gobierno de Cifuentes quien permita en última instancia la inscripción en homenaje al 15-M en la Puerta del Sol. Maestre insistía en que "la falta de documentos" a la que se refiere Patrimonio no es tal y en que una cosa no tiene que ver con la otra.

"La protección es independiente de la propiedad"

"Algunos no conocen la ley y los que sí lo hacen no dicen nada. La protección es independiente de la propiedad. Da igual quién sea el propietario. Entonces, ¿por qué no han tirado el edificio España? Es exactamente lo mismo", sigue Sobrini.

Estas palabras contrastan con el mensaje de Maestre que atribuyó el retraso a una "burocracia mucho más lenta de lo que les gustaría". Un portavoz del Ayuntamiento relata a EL ESPAÑOL que la inscripción del 15-M forma parte de la primera fase de plan general que todavía tiene que presentar el Consistorio para reformar Sol, y de ahí el retraso.

La Comunidad de Madrid reitera que la inscripción del 15-M no ha llegado a tiempo porque el Ayuntamiento no presentó un proyecto lo suficientemente detallado en la Comisión Local de Patrimonio. "Cualquier cambio en Sol requiere un plano de alzado, una tipografía, el grosor, el color... No había nada de eso, tan sólo unas fotos".

Tercer enfrentamiento

El recordatorio al 15-M aprobado el 30 de noviembre en el pleno del distrito Centro supone el tercer enfrentamiento entre Carmena y Cifuentes en relación al Patrimonio.

El primero: la memoria histórica. Celia Mayer, delegada de Cultura, puso en marcha las grúas y retiró vestigios franquistas situados en entornos BIC, incurriendo en un fallo administrativo similar al que podría ocurrir en la Puerta del Sol.

Por otro lado, hace un mes el Ayuntamiento decidió retirar los pinchos que rodeaban las fuentes de esta plaza para que la gente pudiera sentarse. La obra se hizo sin el permiso de Patrimonio y, por eso, existen unas diligencias abiertas de la Comunidad contra el Consistorio.

Ahora, ambas instituciones discuten de nuevo. Esta vez, con motivo del 15-M.