El cazador cazado

Ausbanc y Urdangarin, idéntico guión para desviar fondos 'sin ánimo de lucro'

Manos Limpias pide 26 años de cárcel para el cuñado del rey por hacer lo mismo que Luis Pineda.

Luis Pineda, presidente de Ausbanc, tras el registro.

Luis Pineda, presidente de Ausbanc, tras el registro. EFE

  1. Ausbanc
  2. Luis Pineda
  3. Manos Limpias
  4. Miguel Bernad Remón
  5. Iñaki Urdangarín
  6. Caso Nóos
  7. Audiencia Nacional
  8. Santiago Pedraz
  9. Extorsión

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, era un especialista en la extorsión. Según se desprende de diversos testimonios y conversaciones intervenidas por la Policía, su lema era "o me pagas o te hago una campaña de desprestigio". Sin embargo, el jefe de la trama desmantelada no sólo se dedicaba a extorsionar sino que creó un auténtico entramado societario para desviar fondos. Como base de esa trama utilizó Ausbanc como un conjunto de asociaciones sin ánimo de lucro.

Llevó a cabo una mecánica muy similar a la utilizada por el cuñado del rey Felipe VI, Iñaki Urdangarin, con el Instituto Nóos. Pineda utilizó el sindicato Manos Limpias para presentar querellas y una vez que conseguía dinero de los querellados, retiraba las acusaciones. Y Manos Limpias pide 26 años de cárcel para el yerno de Juan Carlos I por precisamente montar un entramado societario en torno a Nóos para lucrarse de manera indebida.

Se trata del cazador cazado. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, con el apoyo de la Fiscalía y de la UDEF, han descubierto que la organización criminal dirigida por Pineda actuaba igual que aquellos a los que ha sentado en el banquillo de los acusados por graves casos de corrupción.

La investigación ha constado la existencia de grandes flujos de dinero entre las sociedades del grupo y la asociaciones Ausbanc, supuestamente sin ánimo de lucro. Pineda y su entorno justificaban esos trasvases como prestación de servicios aunque estos pagos realmente suponía un perjuicio para los intereses de las asociaciones vinculadas a Ausbanc.

Facturas falsas para el desvío a sus empresas

"Dichos movimientos buscan dotar una aparente actividad comercial entre las sociedades del grupo, pero también buscan el poder cuadrar los balances o efectuar el trasvase de dinero entre sociedades del grupo según necesidades, operaciones que se justificarían bajo facturas emitidas entre sociedades vinculadas a Ausbanc por servicios no practicados que se amparar en diversos conceptos", explica Pedraz de manera detallada en el auto que acuerda enviar a prisión tanto a Pineda como al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad.

Paralelamente, a Urdangarin y su ex socio, Diego Torres, se les está enjuiciando actualmente en la Audiencia Provincial de Baleares por utilizar el Instituto Nóos para conseguir contratos tanto públicos como privados y justificar los gastos con trabajos que, según la Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones, no eran reales. Después emitían facturas a través de empresas creadas por los socios por trabajos que tampoco habían realizado y así desviar el dinero a éstas. Una vez el capital en sus sociedades, lo utilizaban para su propio beneficio.

En el caso de Pineda, parte de esos traspasos desde Ausbanc al entramado societario se hicieron a través de préstamos. La matriz de esta trama, el motor que nutre de capital a dichas sociedades, es teóricamente una asociación sin ánimo de lucro, "la cual, llevando a cabo esos préstamos, estaría consiguiendo que sociedades privadas se estén beneficiando". Además, estas mismas sociedades están controladas por personas que a su vez dirigen la asociación sin ánimo de lucro.

"Todo ello conlleva al desvío de fondos de asociaciones sin ánimo de lucro a sociedades privadas, tras las cuales están detrás los principales miembros de la Junta Directiva de Ausbanc", explica el magistrado en su resolución.

Casas en sus pueblos natales

Pineda tenía su entramado perfectamente estructurado. El dinero obtenido por la asociación, bien por subvenciones públicas o bien por convenios de publicidad pagados por empresas y entidades bancarias -muchos de ellos a cambio de evitar noticias negativas sobre ellos-, lo desviaba a sus empresas y una vez ahí invertía el dinero para comprar bienes inmuebles a través de las sociedades patrimoniales, como Estructuras y Servicios Inmobiliarios SL y Ausprom SL, de las que consta Pineda como "titular real".

Estas sociedades son propietarias de los locales donde están ubicadas las asociaciones Ausbanc, a las que les cobra el alquiler. Incluso, la trama de Pineda llegó a comprar un inmueble en Estados Unidos.

De la investigación también se desprende que el jefe de la trama se compró una propiedad en Villamayor de Campos (Zamora), de donde es natural su mujer, María Teresa Cuadrado, también detenida en la 'Operación Nelson', y otra en Estepona (Málaga), provincia donde nació el propio Pineda, "las cuales disfrutan de manera privada".

Ambos se autoalquilaban

Esta mecánica también es similar a la llevada a cabo por Urdangarin, quien alquiló el Palacete de Pedralbes, donde vivía con su mujer, Cristina de Borbón, y sus hijos, a la sociedad creada por él y la infanta, Aizoon, y que la Fiscalía sospecha que era una empresa pantalla. Se le acusa de firmar un contrato de alquiler ficticio, pagándose a sí mismo 12.000 euros al año, con el objetivo de pagar menos impuestos.

También hay otra coincidencia. En el caso de Ausbanc, gran parte de las sociedades vinculadas tienen como principal cliente a la propia Ausbanc, y todas ellas han recibido importantes transferencias de ésta. Es decir, que Ausbanc es quien sustenta y nutre de capital a las distintas empresas vinculadas, puesto que apenas tienen actividad comercial fuera del círculo de Ausbanc. La Policía ha localizado 18 empresas utilizadas por Pineda para mover su dinero.

En el 'caso Nóos', también se acusa a Urdangarin y Torres de crear empresas que su única actividad era hacer supuestos trabajos para el Instituto Nóos, como Aizoon, Nóos Consultoría o Intuit, entre otras, cuyo único fin era desviar el dinero del instituto.