Crisis migratoria

Un campo de refugiados a las puertas del Ministerio de Asuntos Exteriores

16 organizaciones han recreado la escena para protestar por el preacuerdo de la UE con Turquía sobre control de flujos migratorios.

Chalecos y tiendas de campaña frente al Ministerio de Exteriores, en Madrid.

Chalecos y tiendas de campaña frente al Ministerio de Exteriores, en Madrid.

Los refugiados que se agolpan en Idomeni, una villa griega diminuta que marca con la frontera con Macedonia, tienen marcas en su piel; cicatrices tras recibir el impacto de pistolas eléctricas o las dentelladas de los perros policía. Allí se registran escenas que ya parecían olvidadas en Europa: bebés en el barro, abortos espontáneos y madres sin leche. Idomeni es el espejo en el que se reflejan las mayores dificultades a las que deben hacer frente las personas que huyen de la guerra. "Ayudadnos, hace frío", es uno de los mensajes que más se repite en este lugar y que, este martes, 16 organizaciones han elevado frente a la puertas del Ministerio de Asuntos Exteriores, en Madrid.

"Allí la situación es de máxima tensión", ha argumentado Paula San Pedro, portavoz de Oxfam. Bajo sus pies tenía una decena de chalecos salvavidas, similares a los que utilizan los refugiados para cruzar las aguas del Mediterráneo. Dos tiendas de campaña, incapaces de guardar el calor, han servido para simbolizar el modo en el que subsisten miles de personas en Grecia. "La gente está muriendo en el río -ha añadido San Pedro-. Las familias están divididas y se están cerrando las fronteras. Europa es un fracaso".

El motivo que ha servido para reunir a las 16 organizaciones ha sido el preacuerdo que la Unión Europea ha alcanzado con Turquía para que intermedie en el flujo de refugiados hacia Europa. De acuerdo al manifiesto firmado por estos grupos -#StopAcuerdo: No al mercadeo de personas refugiadas-, el tratado "podría suponer graves violaciones de derechos humanos (...) y el incumplimiento por parte de España de sus obligaciones internacionales si lo apoyara".

Esteban Beltrán, director general de Amnistía Internacional, ha sido el encargado de leer las preocupaciones derivadas del acuerdo con Turquía que han sido suscritas por las 16 organizaciones: el tratado no reconoce rutas legales y seguras; las devoluciones a Turquía desde Grecia propiciará que los refugiados se embarquen en el Mediterráneo y, por tanto, el tráfico de personas; cómo se efectuarán estas devoluciones; la seguridad de Turquía; el cierre de las rutas de los Balcanes; y la desprotección de las personas más vulnerables.

Para Margallo, el acuerdo es "inaceptable"

Beltrán ha insistido en que el acuerdo es "inmoral" y que "carece de fundamento jurídico": "Con este acuerdo, la Unión Europea y sus Estados miembro estarían haciendo caso omiso a la necesidad evidente de brindar protección internacional a estas personas". Una afirmación que, en cierta medida, también suscribe el representante español de Exteriores, José Manuel García-Margallo: "Desde el primer momento nos pareció inaceptable -señaló este lunes desde Bruselas-. En concreto, España condena las posibles devoluciones colectivas".

Sagrario Martín, presidenta de Médicos del Mundo, ha hablado de las situaciones que su organización se ha encontrado en Lesbos, Atenas, Idomeni y la isla de Quíos: "La ruta es terrible y cruel -ha explicado-. Los refugiados sufren muchos problemas físicos y psíquicos, por lo que dejan atrás y por lo que se encuentran en el camino. Tratamos de atenderlos y por eso, además de curar heridas, contamos con un programa de atención psicosocial. La realidad de ahí es tan dura que nuestros propios compañeros usan ese programa".

Los refugiados no provienen sólo de Siria

María Tejada, portavoz de Accem, ha recordado que el problema de los refugiados viene de largo. "Ahora está mejorando algo la situación en España y hay mayor celeridad en la tramitación de las acogidas, aunque no es el escenario ideal", ha explicado. Pero Tejada también ha apuntado que, pese a que el foco se ha puesto en Siria", "los refugiados siguen llegando de África, Irak, Afganistán, Ucrania...". 

Los firmantes del manifiesto, a las puertas del Palacio de Santa Cruz.

Los firmantes del manifiesto, a las puertas del Palacio de Santa Cruz.

*Las 16 organizaciones firmantes del manifiesto: Accem, Amnistía Internacional, Cáritas, Cear, Confer, Coordinadora de ONG para el Desarrollo, Consejo General de la Abogacía Española, Jesuitas Social, Justicia y Paz, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón, Plataforma del Tercer Sector, Red Acoge, Red Solidaria de Acogida, San Carlos Borromeo, Save the Children.