Balonmano

Brutal agresión a un árbitro de balonmano en Alicante

Un jugador del Vinaroz pegó un puñetazo al colegiado Daniel Orts tras protestarle una exclusión de un compañero. La Federación acusa también al entrenador del equipo castellonense.

Momento en el que un jugador del Vinaroz agrede al árbitro.

Momento en el que un jugador del Vinaroz agrede al árbitro.

  1. Balonmano
  2. Federación Española de Balonmano
  3. Alicante (Ciudad)
  4. Agresiones

El balonmano español asistió este domingo a uno de los espiosidos más lamentables que se recuerdan en los últimos años. El árbitro Daniel Orts fue agredido por un jugador del CBM Vinaroz en el partido que enfrentó a este equipo equipo castellonense con el Benetusser.

En el encuentro, de fase de ascenso a segunda nacional, disputado en el pabellón del Colegio Agustinos de la ciudad de Alicante, el jugador del Vinaroz pegó un puñetazo por detrás al colegiado, tras haberle reprochado segundos antes una exclusión de un compañero y cuando un jugador rival se preparaba para efectuar un lanzamiento de siete metros.

Horas después de la agresión, Daniel Orts declaró a EFE que "en 16 años en el arbitraje no me había pasado nada igual, el golpe me ha dejado en estado de shock, ha sido entre la oreja y la mandíbula y además yo llevaba pinganillo".

"No lo he visto venir porque en ese momento ya estaba de espaldas al jugador y dirigiéndome hacia la línea de fondo tras haber señalizado un siete metros. Tras la agresión me he caído al suelo, me he quedado atontado. Es incomprensible lo sucedido, además no se jugaban nada", añadió el árbitro agredido.Esta agresión provocó el final del encuentro y al colegiado tuvieron que llevarle a urgencias. Orts también confirmó que presentará una denuncia porque "esto no se puede consentir, ni se disculparon. El preparador del Vinaroz parecía que justificaba a su jugador y nos recriminaba a nosotros".

Condena de la Federación

En un comunicado, la Federación Española de Balonmano (RFEBM), mostró "su total repulsa y condena a la agresión sufrida por el colegiado, acción lamentable para el deporte, y especialmente en el balonmano español", a la vez que instó al Comité de Competición de la Comunidad Valenciana para que actúe contra el agresor.

La RFEBM también quiso condenar la actitud del entrenador del Vinaroz, equipo del agresor, el Vinaroz, "el cual intentó justificar la acción de su jugador, algo injustificable en el deporte y en la sociedad, de una forma ensalzada, agresiva y violenta", rezaba el comunicado.