Artes marciales

El luchador amenazado por el Estado Islámico

Tim Kennedy, peleador de artes marciales mixtas, también militar, es objetivo del terrorismo islámico. "Dejen que vengan a buscarme", comentó al FBI.

Tim Kennedy.

Tim Kennedy. Twitter

  1. Artes marciales
  2. Competiciones
  3. Deportes
  4. Terrorismo islamista
  5. Estado Islámico
  6. Grupos terroristas
  7. Amenaza terrorista

"¿Por qué iba a ocultarme de un montón de cobardes? Dejen que vengan a buscarme". Es la contestación de Tim Kennedy, luchador profesional de UFC (principal organización de artes marciales mixtas) al FBI, cuando éstos le avisaron de que existía una amenaza real sobre él por parte del ISIS.

"No se emocionaron mucho con mi respuesta", bromeaba Kennedy en una entrevista al medio que destapó el asunto: 'Army Times', periódico norteamericano que trata asuntos de defensa nacional, dirigido principalmente a militares y combatientes retirados. "Se han equivocado de objetivo esta vez", añadía.

El FBI investiga desde hace semanas las que consideran "amenazas creíbles recientes" sobre Tim Kennedy por parte de seguidores del ISIS, algo que el propio luchador compartió en sus redes sociales. El luchador llegó a recibir diez amenazas diarias y sin darle importancia, creyó que se trataba de 'military trolls' (troleos militares) por parte de ex compañeros.

Más de diez años en el Ejército estadounidense

Kennedy no es un simple luchador de artes marciales. Fue miembro de las Fuerzas Especiales del ejército de Estados Unidos, así como sargento de primera clase de la Guardia Nacional de Texas. Se unió a las Fuerzas Armadas en 2004, y en 2008 cumplió misiones en Afganistán e Irak, donde participó en operaciones del destacamento Alfa, una unidad de fuerzas especiales. Es desde entonces cuando se convirtió en objetivo del terrorismo islámico.

"Prefiero ser un guerrero que vive en una época de paz que un pacifista tratando de vivir en una época de guerra", escribió el estadounidense en Facebook, donde continuamente comparte imágenes suyas probando rifles con indumentaria militar.

"El terrorismo es lograr un objetivo a través de la fuerza del uso y el miedo. Son seres humanos desagradables, asquerosos, que no respetan la vida humana", comentaba Kennedy, que añadía que él "enseña a la gente a vivir con amenazas de este tipo. ¿Quién sería yo si me ocultara ante un montón de cobardes?, se preguntaba.

Su otra pasión: el octógono

Segundo de tres hermanos, sus dos pasiones le vienen desde bien pequeño, cuando su padre le inscribió en una escuela de tiro, por un lado, y a clases de boxeo por otro. A medida que fue creciendo, se decantó por las MMA, artes marciales mixtas, donde debutó como profesional en 2001, ganando su primer torneo dos años más tarde. Antes, como amateur, había obtenido 30 victorias en 31 peleas.

Con motivo de su inclusión en el Ejército en 2004, desde ese año hasta 2009 apenas luchó, solo apareciendo de forma destacada en 2007, cuando ganó la International Fight League. Kennedy volvió en 2009 y no fue hasta 2013 cuando debutó en la UFC, máxima empresa de las artes marciales mixtas.

Su última aparición sobre el ring se remonta a septiembre de 2014, fecha en la que el cubano Yoel Romero le venció en un polémico combate por nocaut técnico, situación que se produce cuando un árbitro decide que un luchador (en este caso Kennedy) no puede seguir.

Entonces era número 7 del ranking mundial y tras esa derrota no volvió a luchar más, alegando que "no encontraba oponente". Saliendo de su inactividad en el octágono, acaba de retar al brasileño Vitor Belfort, argumentando que le indigna que "se le trate como una leyenda".

"Ha estado engañando toda su carrera", comentó Kennedy sobre su rival. "No se merece otra cosa que una buena coz y ser golpeado por los libros de historia", añadió el peculiar luchador estadounidense, al que si no le da miedo el ISIS como para que se lo dé el octógono.