Juegos Olímpicos 2016

Suspenden a la mejor portera de la historia por llamar "cobardes" a las futbolistas suecas

La polémica Hope Solo, meta de la selección estadounidense en más de 200 ocasiones, perdió los nervios cuando su equipo cayó eliminado ante las nórdicas en cuartos de final en Río.

Hope Solo, tras perder en los penaltis contra Suecia.

Hope Solo, tras perder en los penaltis contra Suecia. REUTERS

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Fútbol femenino

La portera internacional de Estados Unidos Hope Solo ha sido suspendida durante seis meses con el equipo nacional femenino por los comentarios antideportivos que hizo después del partido de cuartos de final que perdieron ante Suecia en los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El anuncio de la suspensión fue dado a conocer hoy por la federación de fútbol de Estados unidos, que se reunió en persona con Solo para informarle antes de la decisión que habían tomado.

Solo, tras perder frente a Suecia en la tanda de penaltis (3-4) tras el empate (1-1) en los 90 minutos reglamentarios, llamó "cobardes" al equipo europeo por el estilo defensivo que utilizó en el partido.

Los comentarios de Solo recibieron la crítica generalizada, incluida la de su compañera de selección Megan Rapinoe y la del presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Sunil Gulati. Pero la polémica jugadora no quiso nunca pedir perdón y mucho menos retractarse de los mismos.

"Los comentarios manifestados por Hope Solo después del partido ante Suecia durante los Juegos Olímpicos del 2016 no son aceptables bajo ningún concepto y se alejan de las normas de conducta que rigen para las jugadoras dentro del equipo nacional", destacó Gulati en un comunicado de prensa. "Por encima de la competición, y los resultados debe estar un comportamiento deportivo exquisito que se requiere en los Juegos Olímpicos, donde imperan los ideales de la deportividad y el respeto".

Solo, la portera más dominante en la historia del fútbol femenino, ha ganado un Mundial y dos medallas de oro olímpicas con Estados Unidos, además de haber disputado 202 partidos con la selección de Estados Unidos y en 102 no ha permitido que le marcasen gol. Ambas marcas son las mejores dentro de la competición del fútbol internacional tanto en la categoría masculina como femenina.

Las polémicas de Hope Solo

Sin embargo, la brillante trayectoria profesional de Solo también se ha visto envuelta siempre en la polémica y la controversia desde que en la Copa Mundial deol 2007, el exentrenador Greg Ryan la sentó en el banquillo en la semifinal contra Brasil a pesar que había jugado todos los partidos anteriores. Solo no aceptó la suplencia y públicamente criticó a Ryan tras la goleada de 4-0 que sufrió Estados Unidos, acción que fue criticada por todas las compañeras del equipo.

Después de la salida de Ryan al frente de la selección nacional, Solo volvió con el combinado estadounidense bajo la dirección de Pia Sundhage, con la que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Irónicamente, los polémicos comentarios de Solo en Río de Janeiro se los dedicó hacia el equipo que actualmente dirige su exentrenadora Sundhage.

"No tengo ningún problema con que Solo nos llame corbardes, lo que cuenta es que les ganamos el partido", declaró Sundhage. "Lo que cuenta en el deporte es el resultado final, que se da en base a la estrategia que presentes en el campo, lo que significa que la nuestra fue la buena".

Después de otra gran actuación de Solo en la Copa del Mundo del 2011, cuando Estados Unidos quedó segunda, la portera internacional se convirtió en una celebridad al participar en el popular programa de televisión Dancing With The Stars (Bailando Con las Estrellas).

Pero en el 2014 volvió a tener problemas, esta vez con la ley, al ser acusada de violencia doméstica en cuarto grado al participar en un incidente familiar con un sobrino de su media hermana. El caso todavía sigue abierto y no está resuelto.

Además, a principios del 2015, Solo fue suspendida 30 días por la federación de fútbol después de ser detenida junto a su marido, Jerramy Stevens, en Los Ángeles por la policía cuando viajaban en un vehículo oficial del equipo nacional. Stevens, que conducía el vehículo, fue acusado de hacerlo en estado de embriaguez y permaneció tres días en la cárcel, mientras que Solo tuvo un comportamiento agresivo con los oficiales de policía, que no pusieron ningún cargo contra ella.