FÚTBOL

Otra Champions League con sabor español

Analizamos el sorteo de la fase de grupos de la máxima competición europea, que se celebra este jueves (18:00h) en Mónaco. Madrid, Barça y Atlético parten otro año más como favoritos, con el Sevilla también en el bombo.

Imagen de un sorteo anterior de la Champions.

Imagen de un sorteo anterior de la Champions. EFE

  1. Champions League
  2. Real Madrid
  3. Sevilla FC
  4. FC Barcelona
  5. Atlético de Madrid

El balón echará a rodar el 13 de septiembre, pero la Champions, como cada año, arranca a finales de agosto. La mejor competición de clubes del mundo empieza cuando se remueven las bolas y se conocen los grupos. Es cuando empieza a llegar el olor a fútbol de quilates, a estrellas brillantes, a jugadores excelsos. Eso es lo que se celebrará este jueves (18:00 horas) en Mónaco, donde, sin partido de por medio, la Champions abrirá sus puertas.  

Como si de una rutina se tratara, la principal competición de Europa vuelve a tener su mira en España. Aquí están los dos últimos finalistas, los tres últimos campeones, tres de los cuatro equipos con mejor coeficiente. Aquí están tres de los grandes favoritos, Real Madrid, Atlético y Barcelona. Todos parten con la idea de llegar a la final del próximo 3 de junio en Cardiff y todo lo que no sea eso será un paso atrás. El cuarto en discordia, el Sevilla, buscará los octavos. Llegar ahí es su objetivo.

España tendrá, otro año más, cuatro equipos, pero esta vez es uno menos de los que podría presentar. Al ganar el Sevilla la Europa League y por tanto tener el pase directo a la Champions, el fútbol español podría repetir el éxito de la pasada temporada, cuando por primera vez un país llevó a cinco equipos a la máxima competición de clubes. Pero el Villarreal, tras una nefasta previa ante el Mónaco, deja en cuatro conjuntos la representación española.

La eliminación de los castellonenses es la primera de un equipo español en la previa en los últimos cinco años, cuando el Sevilla se quedó también a las puertas tras perder ante el Sporting de Braga. Será también la última, ya que a partir de la próxima temporada los cuatro primeros clasificados irán directos a Champions. Solo cuatro equipos españoles cayeron antes de este sorteo en toda la historia: además de Villarreal y Sevilla, el Mallorca en 1999 (ante el Molde noruego) y Osasuna en 2006 (eliminado ante el Hamburgo alemán). 

Real Madrid, campeón de la última Champions.

Real Madrid, campeón de la última Champions.

Las bazas nacionales son las de siempre. En primer lugar, por su condición de campeón, el Madrid, que buscará romper la historia. Dos estadísticas están en su contra. La más recurrente es aquella que prohíbe al campeón revalidar su título. Con la denominación Champions nadie lo ha conseguido y ya van 24 ediciones. Hay que remontarse hasta 1990 para ver a un equipo que levantara dos veces el título: el Milan de Arrigo Sacchi. Además, el Madrid siempre ganó en año par e intercalados: 1998, 2000, 2002, 2014 y 2016. Si usted sigue la serie, ya sabe lo que saldría. 2018.

Cosas del fútbol, la estadística del Barça es contraria a la de su máximo rival. Ganó en años impares y de dos en dos: 2009, 2011 y 2015. 2017 completaría la ecuación. Solo ausentes en dos semifinales en los últimos años (2014 y 2016), el Barcelona es el equipo que más Champions tiene con el modelo actual, de fase de grupos y rondas eliminatorias desde octavos, instaurado en 2003.

La tercera opción española es el Atlético. En su enésimo intento necesitará otra vez el empeño del día a día, con un equipo renovado en nombres pero continuista en la filosofía. Su principal handicap será el cansancio psicológico que le provoca llevar sobre sus espaldas dos finales perdidas, ambas de forma agónica. Llegar a la final es un milagro para los de Simeone y repetir sería otra hazaña de los rojiblancos.

Así será el sorteo

Será el primer sorteo de fase de grupos sin la figura que más lo caracterizaba, Gianni Infantino. Actual presidente de la FIFA, el suizo se hizo famoso por ser siempre el encargado de repetir un año tras otro las sencillas normas del sorteo: no se pueden enfrentar equipos del mismo país (este año tampoco podrán ir al mismo grupo equipos rusos con ucranianos, por la situación de ambos países) ni los que están en el mismo bombo. Después los compromisos televisivos van condicionando el sorteo a medida que salen las bolas. 

En el sorteo entran en liza 32 equipos, separados en cuatro bombos de ocho equipos cada uno. En el primero de ellos estarán los campeones de las principales ligas y el campeón de Europa. Son el Barcelona (España), Leicester (Inglaterra), Bayern de Múnich (Alemania), PSG (Francia), Juventus (Italia), Benfica (Portugal), CSKA de Moscú (Rusia) y Real Madrid (campeón de la pasada edición).

A partir del segundo bombo se empieza a contar el coeficiente UEFA, que es el que cuenta la participación de los equipos en las competiciones europeas en los cinco últimos años. Esto lleva a Atlético de Madrid y Sevilla a este segundo bombo, junto a Borussia Dortmund (Alemania), Arsenal (Inglaterra), Nápoles (Italia), Oporto (Portugal), Bayer Leverkusen (Alemania) y Manchester City (Inglaterra).

Bale ante Gabi y Filipe Luis en la última final de Champions.

Bale ante Gabi y Filipe Luis en la última final de Champions.

El tercer bombo estará compuesto por el Tottenham (Inglaterra), Dinamo de Kiev (Ucrania), Olympique de Lyon (Francia), Sporting de Lisboa (Portugal), PSV Eindhoven (Holanda) y Brujas (Bélgica), Basilea (Suiza) y Borussia Monchengladbach (Alemania). Por último, en el cuarto bombo estarán los considerados, según el coeficiente, equipos más flojos. Son el Ludogorets (Bulgaria), Besiktas (Turquía), Mónaco (Francia), Legia de Varsovia (Polonia), Copenhague (Dinamarca), Rostov (Rusia), Celtic de Glasgow (Escocia) y Dinamo de Zagreb (Croacia). 

La composición del sorteo da opción a varios morbos. Por ejemplo, se puede producir la vuelta de Casillas al Bernabéu. El portero de Móstoles, tras la clasificación del Oporto, disputará su 18ª Champions consecutiva, algo que no consiguió nadie, y podría pisar por primera vez su antiguo campo desde que se fue en el verano de 2015. También puede regresar Guardiola al Camp Nou o enfrentarse contra el Bayern, su último equipo. Emery podría volver a Sevilla con el PSG.

O incluso podría recuperarse una de las imágenes que han acompañado a Cristiano en los últimos años, aquél "soy guapo, rico y buen jugador". Fue en Zagreb, donde el portugués salió con el tobillo ensangrentado debido a la dureza del partido. Puede volver el Real Madrid allí. Además, estará el primer equipo polaco en veinte años, habrá que ir a la inestable Turquía y el King Power Stadium de Leicester se estrenará en Champions, en uno de los momentos más esperados por los aficionados.

Cristiano, Bale o Griezmann se irán con premio

No solo habrá en Mónaco el tradicional sorteo. Una vez acabado, se dará a conocer al mejor jugador en Europa, un trofeo que la UEFA instauró en 2011 y que da anualmente. Al ganador lo elegirán 53 periodistas, uno por cada Federación miembro del organismo europeo, que votarán en ese mismo instante. Cristiano, Bale y Griezmann son los candidatos este año, con el portugués, único jugador que ya ha sido nominado todos los años, como claro favorito.

La nominación de los tres finalistas de la pasada edición estuvo rodeada de polémica por la ausencia, por primera vez desde que se creó, de Leo Messi, ganador en 2011 y 2015. El argumento es sencillo. La UEFA concede este premio por lo realizado en sus competiciones. Messi se quedó en cuartos en Champions y no jugó la Eurocopa, mientras que Cristiano y Griezmann llegaron a las dos finales y Bale, además de la final de Milán, a semifinales en Francia.

El trofeo, si se cumple lo de los últimos años, lo entregará el presidente de la UEFA... que no hay. A falta de Platini, ya olvidado, le llega otra foto a Ángel María Villar, presidente en funciones y candidato a las elecciones del organismo que se celebrarán el 14 de septiembre. El acto, pues, le servirá también de campaña al dirigente español pero, sobre todo, de pistoletazo de salida para la competición más esperada de todas. Ya suena el himno, ya están aquí los campeones.