COPA AMÉRICA

Favoritos y perlas de la Copa América Centenario

Analizamos a los participantes y grandes nombres del otro gran torneo estival de selecciones del verano, en el que Argentina parte como gran favorita al título y Messi es la principal estrella a seguir.

Messi disputa un balón con Figueroa ante Honduras.

Messi disputa un balón con Figueroa ante Honduras. EFE

  1. Copa América de fútbol
  2. Lionel Messi
  3. Casemiro
  4. Alexis Sánchez
  5. James Rodríguez

Ya está aquí la romántica Copa América Centenario –Estados Unidos, del 3 al 26 de junio–, su edición más desafiante, con las selecciones nacionales de la Conmebol y de la Concacaf mano a mano, por fin. Un reto inmenso con un amplio ramillete de favoritos, la mayoría un paso por detrás de Argentina.

La coincidencia en el tiempo con la Eurocopa de Francia va a generar, además, el choque frontal de las dos orillas futbolísticas, compartiendo espacio en los medios de comunicación, en las redes sociales y en los arduos debates por el barrio. Es la hora de sacar pecho como competición de selecciones más antigua del mundo.

Grupo A: USA, Colombia, Costa Rica y Paraguay

Todas las selecciones del grupo prometen una lucha sin cuartel. Colombia y Estados Unidos, con más opciones, disputan el partido de la jornada de apertura en el Levi’s Stadium de Santa Clara (California) el viernes 3 de junio.

Hay ganas de ver a Colombia tras un estupendo Mundial de Brasil y un relevo generacional promovido por Pekerman en plenas Eliminatorias Conmebol. Con James Rodríguez y Carlos Bacca a la cabeza, los colombianos presentan a sus nuevos valores, entre los que destacan los quiebros eléctricos de Marlos Moreno –la perla de Atlético Nacional–, el pulmón de Sebastián Pérez –Atlético Nacional– y el alma de Guillermo Celis –Atlético Júnior–.

La hinchada espera también un buen rendimiento de 'La Roca' Sánchez, Juan Guillermo Cuadrado y Edwin Cardona. Roger Martínez, de Racing de Avellaneda, llega como recambio arriba. Él fue el que clasificó a la selección olímpica para los Juegos de Río en una repesca sin aire, precisamente en Estados Unidos.

James Rodríguez en un partido con Colombia.

James Rodríguez en un partido con Colombia. EFE

La selección anfitriona, tras un Mundial de Brasil muy digno –cayó en octavos ante Bélgica en la prórroga– y una decepcionante derrota en semifinales de la Copa Oro 2015 ante Jamaica, tiene otra nueva oportunidad para seguir encumbrando al soccer en el país del béisbol y el fútbol americano. Jürgen Klinsmann, cinco años ya al frente de la selección estadounidense, confía plenamente en Gyasi Zardes (LA Galaxy), Alejandro Bedoya (Nantes), Michael Bradley (Toronto), Bobby Wood (Hamburg SV), Clint Dempsey (Seattle Sounders) y un nuevo rayo de esperanza: Christian Pulisic (Borussia Dortmund), que ya sabe lo que es marcar en la Bundesliga y con la selección absoluta de su país.

Costa Rica y Paraguay completan el grupo. Los ticos, tras un inolvidable Mundial de Brasil y una Copa Oro 2015 donde cayeron en cuartos ante México, llegan sin su máxima estrella, Keylor Navas, pero aún con unos cuantos miembros del bloque que hizo feliz a todo el país. Destacan Joel Campbell (Arsenal), Bryan Ruiz (Sporting Portugal), Celso Borges (Deportivo La Coruña), Óscar Duarte (Espanyol) y Cristian Gamboa (West Bromwich).

La selección paraguaya de Ramón Díaz, semifinalistas en 2015 y con unos cuantos buenos resultados en las eliminatorias Conmebol que les hacen seguir en la pomada, alcanza su mejor nivel en el centro del campo. Allí huele todo a liga argentina: sigue mandando Néstor Ortigoza (San Lorenzo), ya corretea a sus anchas Óscar Romero (perla de Racing de Avellaneda) y tendrá minutos Miguel Almirón, que viene de hacer historia con Lanús.

Grupo B: Brasil, Ecuador, Perú y Haití

Brasil, en su actual estado de forma, sufrirá ante Ecuador y Perú, con Haití como cuarto en discordia. El grupo arranca el 4 de junio con el Brasil-Ecuador.

Cada vez más incompresibles, las decisiones de Dunga han colocado a la selección brasileña muy lejos del modelo conocido hasta la fecha. Sin contar con Marcelo –problemas personales de Dunga con el mundo– y habiendo negociado con el Barça la presencia de Neymar en los Juegos Olímpicos, cualquiera diría que el seleccionador renuncia a pelear el torneo.

Las lesiones de última hora han hecho el resto. Brasil llega herida de muerte tras la debacle del Mundial en su casa, una mala Copa América 2015 y unos resultados en las Eliminatorias Conmebol que, de momento –en la jornada 6 de 18– le dejarían fuera de Rusia 2018. La canarinha va a necesitar buenos minutos de Lucas Moura, Hulk, Coutinho y William; a Lucas Lima y a Elías en su buen nivel de Brasil, y al presente rabioso de Casemiro y Gabriel Barbosa –Gabigol, del Santos, como Lima– en su máximo esplendor.

Casemiro con Brasil.

Casemiro con Brasil. EFE

Ecuador, que decepcionó tanto en el Mundial de Brasil como en la Copa América 2015, llega haciendo buen fútbol durante las Eliminatorias Conmebol. El seleccionador Gustavo Quinteros parece haber dado con la tecla, y cuenta con armas suficientes para sorprender a Brasil y a cualquiera.

No podrá contar con Felipe Caicedo, pero la nómina encabezada por Antonio Valencia (Manchester United), Jefferson Montero (Swansea), Michael Arroyo (América), Fidel Martínez (Pumas), Miller Bolaños (Gremio) y Enner Valencia (West Ham) asusta y mucho a todos los rivales. Juan Cazares –de 24 años, antes en Banfield y ahora en Atlético Mineiro– dejará los minutos de mayor calidad, marcando la diferencia en este grupo B.

Ricardo Gareca, al frente de Perú, confía en una cuadrilla joven que está haciendo bien las cosas en el torneo local y también gente joven que está jugando en el exterior, probando un equipo nuevo de cara al futuro inmediato, para los próximos partidos de las Eliminatorias.

Guerrero, ahora en Flamengo y ya con 32 años, sigue siendo la principal opción de cara al gol. Con un par de lustros menos de experiencia, y toda la sangre del mundo, subrayados con fosforito están los nombres de Cristian Benavente –canterano del Castilla, actualmente jugando en Bélgica– y Beto da Silva (perla que fichó el PSV desde el Sporting Cristal).

Haití sobrevolará la Copa América Centenario buscando una buena base para crecer. Su convocatoria incluye ocho jugadores nacidos en Francia; entre ellos el defensa Stéphane Lambese (Paris Saint-Germain) y el guardameta Johny Placide (Stade Reims), que, junto al también defensa Reginal Goreux (Standard Lieja), representan a los clubes de mayor nivel entre todos los de la lista haitiana.

Grupo C: México, Uruguay, Jamaica y Venezuela

México y Uruguay se juegan en el primer partido, el 5 de junio, el liderato del grupo, con bastante superioridad ante los otros dos equipos.

Uruguay vuelve a estar atenazada por un amago de depresión, tras la lesión de Luis Suárez en la Copa del Rey que el F.C. Barcelona le ganó al Sevilla F.C. Óscar Tabárez sabe que sin uno de los mejores nueves del mundo su selección está condenada al sufrimiento, a la estrategia y la neblina. Suárez trabaja para estar listo lo antes posible, en el tercer partido del grupo o ya en cuartos de final.

Nico Lodeiro, fundamental en los buenos ratos de Boca Juniors, llega tocado y es otro dolor de cabeza más para su técnico. La defensa es su seguro de vida, con José María Giménez y Diego Godín; en el centro del campo tiene que romper los partidos el Negro Sánchez –ex de River, ahora en Monterrey– y arriba Cavani debe ser el fiel escudero de Suárez, cuando esté, o el auténtico salvador de la patria.

México llega en tromba a la Copa América, como pocas veces se le ha visto –su papel, igual que los equipos mexicanos en Copa Libertadores, sigue siendo de invitado; la competición que le da plaza para la Copa Confederaciones y el lugar del globo donde se juega los cuartos es la Concacaf–. El nuevo seleccionador, el colombiano Juan Carlos Osorio –mítico de Atlético Nacional–, llegó con claridad y repuestos para amplificar al Chicharito, Guardado, Oribe Peralta y el interminable Rafa Márquez.

Rafa Márquez en una rueda de prensa con México.

Rafa Márquez en una rueda de prensa con México. Reuters

El optimismo se llama Jürgen Damm, 23 años, uno de los mejores extremos de Latinoamérica, que ha alcanzado su mejor nivel en un muy potente Tigres. La ilusión se llama Hirving, el Chucky Lozano, que a punto de cumplir 21 acaba de hacer campeón en México a Pachuca.

Jamaica presenta sus credenciales como finalista de la Copa Oro Concacaf 2015, y viene de vencer a Chile, actual campeón de la Copa América, en uno de los amistosos previos. En sus filas, ocho jugadores nacidos en el Reino Unido, entre ellos tres de sus máximas figuras: Giles Barnes (Houston Dynamo), Garath McCleary (Reading) y Clayton Donaldson (Birmingham City).

Por su parte, todos los ojos en los partidos de Venezuela estarán puestos en Juanpi Añor (Málaga), el Lobo Guerra (Atlético Nacional), Salomón Rondón (West Brom), Adalberto Peñaranda (Granada) y el flamante fichaje de Internacional de Porto Alegre, Luis Manuel Seijas –campeón de la Copa Sudamericana con Independiente Santa Fe–. Aunque suena bien, Venezuela ocupa el último lugar en las Eliminatorias Conmebol.

Grupo D: Argentina, Chile, Panamá y Bolivia

Intentando superar los contratiempos físicos de Messi y las polémicas con la AFA (Asociación el Fútbol Argentino), y con plantilla de sobra para desdoblarse y afrontar también como favorita los Juegos Olímpicos, Argentina lidiará con Chile, rememorando la final del año pasado, y arrancando con su tremendo duelo el 6 de junio.

La lista del Tata Martino, ya sin la raza del Apache Tévez, es lo más parecido a un Dream Team. Por eso siempre es una selección favorita y por eso cada vez están más cerca de ser inmortales. Acompañando a Messi vienen Agüero, Higuaín y Di María –hay que elegir, claro–; y el centro del campo está igual de poblado: Mascherano, Augusto, Kranevitter, Banega, Lamela y Pastore. Quizá los problemas le puedan surgir atrás. Quizá se den cuenta de que es una perfecta última oportunidad –siendo la próxima Copa del Mundo en Rusia, a la que además Messi ya llegaría con 31 años y vaya usted a saber–.

Juan Antonio Pizzi ha recogido el testigo de Sampaoli con la sección chilena en lo más alto, y el desafío es supremo, por no decir que está envenenado. La convocatoria se definió sin grandes novedades, presumiendo de bloque potente, y con Claudio Bravo, Alexis y Arturo Vidal como estrellas polares.

La mejor noticia para Chile es que Charles Aránguiz –fichado el año pasado por el Bayer Leverkusen– pueda volver a sentirse futbolista tras su rotura del tendón de Aquiles. Ese futbolista que maravilló al mundo en el campeonato que facturó Chile en Santiago. Desde Liga de Quito llega Edson Puch, que tuvo grandes intervenciones en Huracán y, sin duda, puede cambiar el rumbo de cualquier partido sorprendiendo en ataque.

Alexis Sánchez en un amistoso ante Jamaica.

Alexis Sánchez en un amistoso ante Jamaica. Reuters

Panamá protagonizó otra de las grandes sorpresas de la Copa Oro 2015. Y sufrió uno de los grandes escándalos que favoreció a México cuando, en el último minuto de la semifinal, y ganando los panameños 1-0 con diez hombres, un penalti riguroso les llevó a la prórroga –donde otro penalti les remató–. Bolivia, por su parte, tras una Copa América decente el año pasado, en las Eliminatorias Conmebol está dejando mucho que desear. Sólo ha conseguido ganar a Venezuela. Lejos de su altiplano no suelen presentar batalla.

Cuatro grupos, 16 selecciones, 10 de Sudamérica, seis de Norteamérica, Centroamérica y Caribe. Cuartos de final, semifinales, y un sofocante objetivo: la final del 26 de junio en el MetLife Stadium –East Rutherford, New Jersey–, la casa de los Giants y los Jets en la NFL. La bola empieza a soñar.