Champions League

Cómo ser el mejor de Europa

Suárez, tras su doblete ante el Real Madrid, puede igualar su mejor temporada con el Liverpool (2013/14), en la que fue Bota de Oro junto a Cristiano Ronaldo.

Luis Suárez celebra el gol en el Bernabéu. / Sergio Pérez / Reuters

Luis Suárez celebra el gol en el Bernabéu. / Sergio Pérez / Reuters

  1. Champions League
  2. Luis Suárez
  3. FC Barcelona
  4. El Clásico
  5. Competiciones

Imagínese que anda en un bar, con su respectiva caña en la mano, entre el jolgorio que genera la resaca del Clásico y la cálida compañía de algún amigo futbolero. En ese caso, ya puestos, figúrese que le preguntan quién fue el mejor jugador del Barcelona el año del triplete. Naturalmente, como manda el guión, lo normal es que diga que fue Messi. ¿Y esta campaña? Neymar, obviamente, pensará usted. Pues bien, nadie le va a quitar la razón antes del partido contra la Roma de este martes (20:45 horas), pero sería de necios no incluir en el paquete a un Luis Suárez que en términos estadísticos está muy cerca de igualar su mejor temporada con el Liverpool (2013/14), aquella en la que acabó compartiendo Bota de Oro con Cristiano Ronaldo (31 goles).

Con Luis Suárez, como cantaba Anfield, es imposible tener suficiente. Al fin y al cabo, así lo quiere el propio jugador, que no ha parado de crecer desde que llegó a la Ciudad Condal. Su primera temporada la facturó con tres títulos en el bolsillo, 25 goles y 24 asistencias. Fue el segundo máximo artillero del equipo por detrás de Messi (58) y el autor del tanto del desempate contra la Juventus en la final de la Champions de Berlín. El ariete, castigado por aquel mordisco a Chiellini en el Mundial, se mantuvo al margen hasta el 28 de octubre de 2014, fecha en que se le permitió volver a los entrenamientos, y luego puso la directa como un Miura en pleno encierro de los Sanfermines.

Esta temporada, y acudiendo a las estadísticas, Luis Suárez no es el delantero puro que más goles marca en Europa –excluiríamos aquí a Neymar por ser extremo (14 dianas y 8 asistencias) y a Müller (18/4)–, pero sí el que más juego genera. A sus 15 tantos hay que sumarle siete asistencias. Es decir, Lewandowski (19/4) y Aubameyang (23/5) ven puerta con mayor frecuencia, pero no sirven tantos balones a sus compañeros. No obstante, su influencia va más allá, porque, obviamente, sería de necios no acudir a las imágenes para calibrar su relevancia en el juego. La prueba la ofreció el pasado 17 de octubre contra el Rayo Vallecano, en el quinto gol, indicándole a Munir la dirección del desmarque para que éste se llevase al defensa y le permitiera a él rematar solo en el segundo palo.

A sus 28 años, y dejando a un lado a Cristiano y a Messi, Luis Suárez es quizá el delantero más regular de los últimos cuatro años, con 101 tantos en total. Y no parece que vaya a parar esta campaña, en la que porcentualmente está casi al mismo nivel que en la 2012/13, cuando compartió la Bota de Oro con Cristiano Ronaldo (31 tantos). Entonces, finalizó la campaña con un promedio de 0’83 goles por partido (los mismos que lleva esta temporada), pero dio más asistencias (0’5 de media por las 0’3 de este año). Eso sí, anda muy lejos de su mejor curso con el Ajax (2009/10), cuando hizo 49 dianas en 48 partidos. Una bestialidad.

A este ritmo, Suárez está en condiciones de hacer lo que quiera esta temporada. El uruguayo, autor de dos tantos contra el Real Madrid en el Clásico, vive su mejor momento desde que llegó a la Ciudad Condal. Él lo sabe y a su alrededor lo aprueban. Luisito, como le llaman sus más allegados, siempre ha antepuesto los intereses grupales por encima de los particulares. Entiende que tiene al lado al mejor jugador del mundo y a su posible sustituto (Neymar) y así le va bien. Porque, al fin y al cabo, él tiene también su papel: el de aparecer los días grandes, como en la final de Berlín. Ya lo decía Cruyff, los equipos ganadores necesitan delanteros resolutivos. Y poco más hay que añadir al respecto.