ACB

Alegría desatada y tristeza incontenible para cerrar la liga regular de la ACB

El Barça se hizo con el liderato y Murcia y Fuenlabrada lograron las dos últimas plazas de playoffs. Además, Estudiantes descendió y Bilbao quedó fuera de la postemporada en la despedida de Raúl López por una canasta sobre la bocina.

Raúl López durante su último partido como profesional.

Raúl López durante su último partido como profesional. ACB Photo

En el baloncesto también hay jornadas de transistores. Así lo demostró un acto final de la temporada regular de la ACB en el que tocaba resolver, de forma unificada, tres cuestiones clave para la liga: el líder definitivo de la competición, los dos últimos equipos clasificados para la postemporada y el ocupante de la segunda plaza de descenso junto al Gipuzkoa Basket.

¿Quién se hizo con qué? El Barça amarró el liderato (además del factor cancha durante la totalidad de los playoffs), UCAM Murcia y Fuenlabrada consiguieron entrar en la lucha por el campeonato y Estudiantes acabó descendido de la forma más trágica: encajando un 15-0 de parcial en los últimos minutos ante Gipuzkoa Basket. Algo parecido en cuanto a crueldad a lo que le sucedió al Bilbao Basket. Los vascos se quedaron sin playoffs de la manera más increíble al caer derrotados ante el CAI Zaragoza por una canasta sobre la bocina de Joan Sastre desde su campo.

De esta manera, los ocho equipos que pelearán por el título liguero a partir del próximo jueves serán, por orden en la clasificación, Barça, Real Madrid, Valencia Basket, Laboral Kutxa Baskonia, Herbalife Gran Canaria, Unicaja, UCAM Murcia y Fuenlabrada. Los cruces de cuartos de final serán los siguientes: Barça-Fuenlabrada, Real Madrid-Murcia, Valencia-Unicaja y Baskonia-Gran Canaria.

El ganador del Barça-Fuenlabrada se medirá al vencedor del Baskonia-Gran Canaria en semifinales, mientras que la otra semifinal la protagonizarán los vencedores de las series entre Real Madrid y Murcia y Valencia-Unicaja. Los cuartos de final se decidirán a tres partidos, mientras que las semifinales y la final lo harán a cinco.

Así se resolvieron las distintas batallas pendientes de la ACB en una jornada matinal que no fue, ni mucho menos, la de un domingo cualquiera.

La pelea por el liderato

El Barça, líder desde la jornada 21, no falló y mantuvo el primer puesto y el factor cancha en las eliminatorias por el título gracias a su victoria en casa ante el Iberostar Tenerife (93-58). Salvo en algunos momentos de zozobra antes del descanso (los canarios tenían opciones de playoffs), los hombres de Xavi Pascual mantuvieron su favoritismo impoluto. Doellman fue el jugador azulgrana más destacado (15 puntos), seguido de Samuels (13) y Tomic (12).

Justin Doellman lanza ante Blagota Sekulic.

Justin Doellman lanza ante Blagota Sekulic. EFE

Por su parte, el Real Madrid sufrió hasta el final para amarrar la segunda plaza ante un Baloncesto Sevilla ya salvado (90-97). Ayón y Llull fueron los jugadores blancos más destacados en la capital andaluza (23 y 21 puntos respectivamente), sobreponiéndose a un gran encuentro de los locales Hakanson y Balvin (26 y 20). De nuevo, Trey Thompkins, con 12 puntos, desarrolló un papel fundamental para darle la victoria a los suyos en los últimos minutos.

En el último duelo caliente en la lucha por las tres primeras plazas, Valencia Basket tampoco falló ante el Morabanc Andorra (81-67). No fue un encuentro exento de igualdad durante ciertos de sus compases, pero los taronja se sobrepusieron para ser terceros. Dubljevic, con 15 puntos, fue el jugador local más sobresaliente en la Fonteta.

Los dos últimos equipos de playoffs

Sin duda, el UCAM Murcia y el Fuenlabrada fueron los dos grandes triunfadores entre los conjuntos con opciones de postemporada. Los primeros serían séptimos si ganaban y así lo hicieron, asaltando una cancha tan complicada como la del Fuenlabrada (61-73). El descaro de Facundo Campazzo, con 15 puntos, resultó capital para que los pimentoneros rompiesen el partido antes del descanso.

Sin embargo, la tristeza del Fuenlabrada, que estuvo fuera de los playoffs durante muchos minutos, se convirtió en alegría tras el bocinazo final. Entonces, los pupilos de Jota Cuspinera supieron que finalmente entraban en la postemporada como octavos. Porque el baloncesto fue muy cruel con el Bilbao Basket, muchísimo.

La canasta postrera de Joan Sastre en Miribilla supuso la derrota vasca ante el CAI Zaragoza (72-73) y, a su vez, el final de la temporada para los hombres de Sito Alonso. Doloroso porque, durante muchos minutos, Bilbao fue el último equipo clasificado para los playoffs. También por Raúl López, que se despidió del baloncesto profesional de la forma más triste e impensable.

El descenso

Si la pelota naranja castigó con dureza sin playoffs al Bilbao Basket, al Estudiantes acabó descendiéndole cuatro años después. También de forma casi inverosímil, ya que el conjunto madrileño llegó a contar con hasta 10 puntos de ventaja sobre el ya descendido Gipuzkoa Basket en los últimos minutos de su enfrentamiento.

Sin embargo, un 15-0 de parcial para los donostiarras, que jugaban en casa, acabó con los sueños de permanencia colegiales (78-73). El adiós del Estu no pudo ser más dramático tras la machada de ganar al Barça en la jornada pasada.

Provocando, a su vez, la alegría de los componentes del ICL Manresa, que perdió en Vitoria (83-80), pero acabó salvado gracias a la derrota del Estudiantes. En el resto de encuentros de la trepidante última jornada, ya sin nada en juego, Unicaja derrotó al Obradoiro (64-77) y el Joventut al Gran Canaria (96-76). Ahora llega lo bueno. Ahora es tiempo de playoffs.