Leyenda del boxeo

El fin del baile de Muhammad Ali, el "más grande" de todos los tiempos

El boxeador falleció esta madrugada en una clínica de Phoenix (Arizona), en la que había ingresado aquejado de problemas respiratorios.

Mohamed Alí posando en el Foro Económico de Davos

Mohamed Alí posando en el Foro Económico de Davos Thomson Reuters

  1. Mohamed Alí
  2. Boxeo
  3. Deportes
  4. Phoenix (Arizona)
  5. Estados Unidos

Ali bailó como sólo lo sabían hacer los más grandes, entre un mar de golpes, con el réquiem que amenaza a los combatientes y que sólo salva a los héroes. Pero como todos, o simplemente como “los hombres” -eso gustaba de decir-, también fue mortal en sus últimos días. Tanto es así que el eexpúgil estadounidense no pudo retar a la inmortalidad. Falleció a los 74 años, pero su leyenda trascendió (y trascenderá) más allá del deporte como ningún otro. Él seguirá presente más que nunca. Será, por siempre, el campeón eterno. 

Su frase será recordada siempre: "No quiero ser líder, sino libre". Y así era, cuando veía enloquecer a los aficionados con ese baile de puntillas que anticipaba su golpe en perfecta armonía, controlando su cuerpo y sacando el puño cuando el combate lo pedía.

El legendario boxeador se retiró en 1981 con un récord de 56 victorias y cinco derrotas, conquistó el título mundial de los pesos pesados y fue sin discusión el mejor de todos los tiempos.

Sus golpes, su atrevimiento y su show recorrieron además todos los rincones del planeta. Todos lo querían verlo, hasta los presidentes africanos, y el promotor Don King cobró más de 10 millones de dólares cuando llevo la pelea de los pesos pesados entre el campeón George Foreman y el retador Ali, el 30 de octubre de 1974, a Kinshasa, con Mobutu de espectador especial.

Fue la mayor bolsa de la historia hasta aquel entonces. Llevar a 100.000 mil aficionados al estadio de fútbol para ver el combate, fue la prueba inequívoca de que Ali era el más grande.

De Cassius Marcellus Clay a Ali

Ali sabía como cautivar y atraer al gran público, además de generar siempre el enfrentamiento con el blanco opresor, como demostró al cambiarse el nombre de nacimiento de Cassius Marcellus Clay -porque era nombre de esclavo- y siempre defendía que representaba al pueblo, al pueblo negro.

Frente a Foreman, a pesar que sabía que estaba abajo en las apuestas, 1-4, Ali declaró en rueda de prensa en Zaire de manera tajante: "Yo soy un sabio del boxeo, un científico del boxeo. Esa es una realidad científicamente demostrada. Allá ustedes si olvidan, por su cuenta y riesgo, que soy maestro del baile, un gran artista".

La "Batalla de la jungla" no vio al Ali de siempre, sino todo lo contrario, recostado en las cuerdas esperó y allí fue donde destrozó a Foreman, al que noqueó en el octavo asalto y conquistó por segunda vez el cinturón.

Ali elevó, aún más, su nombre. Y se convirtió, tras ganar un tercer campeonato en 1978, en el Deportista del siglo XX.

King fue el que mejor supo explotar la figura de Ali, al percatarse del deportista que tenía delante desde 1960, tras ganar la medalla de oro del peso semipesado en los Juegos Olímpicos de Roma, era la figura más importante de Estados Unidos y del mundo, dentro y fuera del cuadrilátero.

El muchacho que comenzó a boxear a los 12 años, bajo la supervisión del policía Joe Martin en Louisville, luego lanzó la medalla olímpica al río Ohio porque no lo quisieron atender en un restaurante por discriminación racial.

Más tarde también fue el joven que retó al rudo campeón mundial Liston, al verlo con el cinturón, con un par de preguntas: "¿Para qué quieres eso? ¿Para sujetarte los pantalones?". Y al destronarlo en 1964, a los 22 años, pregonó ser "'el mejor boxeador de la historia", promocionó los combates como ninguno, anticipando y acertando sobre el asalto en que caerían los rivales, mostrando en acción cualidades difíciles de igualar por peleador de 200 o más libras: agilidad, finura, inteligencia y fuerza, simplemente excepcional.

El campeón que en pleno esplendor, cuando 'flotaba como mariposa y picaba como abeja', en 1967, fue despojado por negarse a prestar el servicio militar e ir a la guerra del Vietnam, lo cual dividió a Estados Unidos y el mundo.

Quienes lo apoyaban y seguían sus charlas en universidades de la nación (no podía salir del país, al serle retirado el pasaporte) con el discurso de la paz y quienes lo consideraban antipatriota por no defender la bandera estadounidense en el conflicto armado.

El hombre que aun así atraía a uno como a otro bando, porque regresó, al ganar la lucha judicial, y triunfó de nuevo sobre el cuadrilátero, aunque encajando golpes que antes no le daban, luego de inactividad de tres años, siete meses y cuatro días, en 1970. Y obtuvo la oportunidad mundial el 8 de marzo de 1971, ante Joe Frazier, en el Madison Square Garden, de Nueva York, en "El combate del Siglo".

Aunque perdió por puntos, luego de caer en el decimoquinto y último asalto al recibir el gancho de izquierda más famoso del universo, fue capaz de lograr por dos horas detener la guerra del Vietnam, cuando los soldados abandonaron las armas y se sentaron frente al televisor a ver a 'El bocazas', como lo llamaban de manera despectiva sus detractores, entre ellos familiares y amigos de esos soldados.

Ali se convertido en musulmán, luchando más fuerte fuera del ring que dentro por la desigualdad social, aseguró que "... Tomé la decisión de ser un negro de los que no se dejan atrapar por los blancos".

Al final Ali lo que consiguió fue que todos blancos y negros lo aceptasen como una leyenda única dentro del mundo del deporte y sobre todo dentro de la sociedad estadounidense al ganar la batalla de la igualdad de derechos para todos sin importar el color de la piel, ni su creencia ni religión.