Intento de asesinato

Paco González niega haber tenido relación con la joven acusada de intentar matar a su mujer

El periodista deportivo dice que "jamás en mi vida he estado a solas" con ella, que le había declarado su amor.

Paco González, acompañado de su esposa Mayte, a su llegada a la Audiencia de Madrid.

Paco González, acompañado de su esposa Mayte, a su llegada a la Audiencia de Madrid. Efe

  1. Paco González
  2. Justicia
  3. Audiencia Provincial de Madrid

El periodista deportivo Paco González ha asegurado esta mañana en el juicio que se celebra en la Audiencia de Madrid que "jamás en mi vida he estado a solas" con Lorena Gallego, la joven acusada de haber intentado matar a cuchilladas a la esposa del informador, María Tereda I.

Lorena Gallego y su amigo Iván Trepiana están siendo juzgados de la acusación de intento de asesinato, lesiones y proposición para el asesinato por haber agredido a la mujer y a la hija de González, que resultaron heridas. De acuerdo con informes periciales que constan en la causa, la procesada padece un trastorno erotomaniaco y ella declaró este lunes que estaba "obsesivamente" enamorada del periodista."Ahora tengo toda la enemistad del mundo", ha contestado González al comienzo de su comparecencia como testigo al ser preguntado si tenía amistad o enemistad con los acusados.

Paco González ha dicho que desde la temporada 2010-2011 Lorena iba con frecuencia al estudio de la Cope para presenciar la retransmisión del programa deportivo y que, pese a que duraba 12 horas, "nos llamaba la atención que se quedara hasta el final".

"Nos dijo que venía desde Valladolid en autobús para vernos y, como nos daba pena que se quedara sola, al final del programa se vino tres o cuatro veces a tomar copas con nosotros".

Ésa fue, según González, toda su relación personal con Lorena, que en alguna ocasión ha movido levemente la cabeza de lado a lado negando lo que decía el testigo. "Ni me he tomado un café con ella ni hemos intercambiado los teléfonos", ha señalado González, que ha añadido que en una ocasión la joven le pidió el correo electrónico y le mandó un largo mensaje en el que le declaraba su amor. "Le contesté que no era posible y les dije a los del programa que si pedía venir al estudio le dijeran que estaba lleno".

Pregunta improcedente

El presidente del tribunal ha declarado improcedente una pregunta del defensor de Lorena sobre la noche que, según ella, pasó con González en un hotel de San Sebastián con motivo de la realización del programa en esa ciudad. Sí admitió que ese día la acusada se fue de copas "junto a unas 40 personas" entre miembros del equipo y amigos. Cuando se le preguntó si habló con ella esa noche González contestó que "aparte de que iba con copas, no podría acordarme" porque habla con muchos fans frecuentemente, se fotografía con ellos y le mandan regalos.

Lorena le envió por su cumpleaños un álbum fotográfico que el periodista dejó en el estudio y que ahora forma parte de las pruebas de convicción que se manejan en el juicio. También está en la sala un cojín con la foto de González que Lorena dijo que llevaba a todos sitios ("tenía no uno, sino dos cojines con su foto", precisó la joven en su declaración). Su defensor ha afirmado que cuando la Policía registró su habitación encontró fotografías de González por todas las paredes.

Obsesiones

"¿Diría que Lorena estaba obsesionada con usted?", preguntó a Paco González el defensor, José Antonio Moreno. El periodista, que utilizó ese adjetivo en la declaración policial que consta en el sumario, ha evitado esta mañana corroborarlo. "Obsesionada, obsesionada....pensé que se había colgado conmigo como podía haberse colgado con Beckham", ha dicho.

La pregunta del letrado y la respuesta del periodista son relevantes porque la defensa pretende que el tribunal aplique a su clienta una circunstancia eximente completa de trastorno mental. En su primer escrito de calificación el propio fiscal contemplaba esa eximente, que conllevaría el internamiento de Lorena en un centro psiquiátrico en vez de la cárcel. Pero el fiscal modificó luego sus conclusiones y solicita para la acusada 55 años y cuatro meses de prisión al considerar que el trastorno que padece permite la aplicación de una atenuante, pero no la exime por completo de responsabilidad penal. A este respecto, la prueba pericial psquiátrica prevista en el juicio para los próximos será determinante .