Declaraciones en el juicio

La mujer de Paco González: "¡Por favor, no me mates delante de mi hija!"

María Teresa I. narra entre sollozos el intento de asesinarla mientras que la acusada dice que ella también la acuchilló.

Paco González, acompañado de su esposa Mayte, a su llegada a la Audiencia de Madrid.

Paco González, acompañado de su esposa Mayte, a su llegada a la Audiencia de Madrid. Efe

  1. Paco González
  2. Justicia
  3. Audiencia Provincial de Madrid

En un relato entrecortado por las lágrimas y con un hilo de voz, la esposa del periodista deportivo Paco González ha narrado este lunes ante la Audiencia Provincial de Madrid el intento de asesinato que sufrió el 8 de febrero de 2014 y por el que están siendo juzgados una joven obsesionada con el informador, Lorena Gallego, y su amigo Iván Trepiana.

María Teresa I. ha recordado que el hombre que la atacó se subió en el coche poniéndole a la altura del costado un cuchillo "muy, muy grande" y que ella le ofreció dinero, pero él le manifestó que "tenía que matarme".

"Yo le dije '¡Por favor, por favor, no me mates, tengo marido y un hijo pequeño. Por favor, no me mates delante de mi hija!'. El me dijo: 'Lo siento' y me clavó el cuchillo".

La hija, María González, que tenía 19 años e iba en el asiento trasero, saltó entonces sobre el hombre gritando "¡No mates a mi madre!". "Me quité el cinturón y me tiré encima de mi hija para protegerla. Lo primero que se me ocurrió fue coger el cuchillo por la hoja. Pensé que, aunque me destrozara la mano, no nos podría matar".

A partir de ahí hubo un forcejeo dentro del coche, una "lucha infernal", en palabras de la esposa de Paco González . "No sé cómo se abrió la puerta del copiloto y caímos los tres a la calle, mi hija debajo y yo encima de él. Mi hija consiguió quitarle el cuchillo y entonces la mujer se bajó del coche y vino hacia mi y él le gritaba:'¡Aprovecha ahora y mátala, aprovecha! Ella se acercó a mi y me dio una cuchillada en el tórax".

María Teresa ha declarado que cuando se subió la mujer en el coche, pocos minutos después de hacerlo el hombre, y se sentó detrás "pensé que me iban a degollar". "Es un milagro que esté aquí. Si no llega a estar mi hija...luchamos como pudimos para sobrevivir", ha señalado.

Las heridas de la acusada

Cuando la defensa le ha puesto de manifiesto que la acusada, Lorena Gallego, también resultó herida en la clavícula y en la espalda, María Teresa ha dicho que "allí volaban los cuchillos" y que quizá se hirió durante el forcejeo en el coche. Gallego sostiene que fue perseguida por la madre y su hija y la apuñalaron.

Lorena Gallego, la joven acusada de intentar quitar la vida a María Teresa I., ha dicho "sólo pinchó en el muslo" a la hija del informador y que fueron ambas, madre e hija, las que la agredieron a ella clavándole un cuchillo en el pecho y en la espalda.

Lorena y su amigo Iván Trepiana están siendo juzgados por intentar quitar la vida a la mujer del periodista el 8 de febrero de 2014, después de que María Teresa y su hija María dejaran en el colegio al hijo pequeño. Según el relato del escrito de acusación del fiscal, coincidente con el testimonio de las víctimas, Iván se introdujo en el coche que conducía la esposa de González por la puerta del copiloto, colocó un cuchillo de cocina de 30 centímetros en el costado de María Teresa y le ordenó que reiniciara la marcha, exigiéndole circular muy despacio y detenerse cuando él lo dijera con el fin de que se subiera Lorena.

Con ésta ya en el coche, asegura el fiscal, Iván se dirigió a María Teresa y le manifestó: “Lo siento, te voy a matar”. Entonces le dio una primera puñalada en el costado izquierdo y cuando iba a asestarle la segunda, María se abalanzó sobre Iván desde el asiento de atrás y evitó esa nueva agresión, iniciándose un forcejeo. Lorena, con la misma intención de quitar la vida a María Teresa, dio una puñalada a ésta desde atrás y otra a María en la espalda para impedir que siguiera defendiendo a su madre.

La acusación señala que a consecuencia de la lucha se abrió la puerta del coche y cayeron a la vía pública María Teresa, su hija e Iván. Lorena intentó de nuevo acuchillar a María Teresa, que, sin embargo, consiguió hacerse con el cuchillo de Iván, que tenía una hoja de 30 centímetros. Los dos atacantes salieron corriendo.

"Me arrepiento todos los días"

La acusada ha reconocido en el juicio que estaba enamorada "obsesivamente" de Paco González, "con el que tuve relaciones". La joven ha pedido disculpas a las víctima y ha asegurado que "me arrepiento de lo ocurrido todos los días".

"No era mi intención hacerles nada. Ojalá sean muy felices y que no tengan duda de que no les va a a pasar nada", ha dicho Lorena, que está acusada de haber realizado dos proposiciones a personas del ámbito carcelario para que mataran a la esposa de González después de que ella fuera detenida e ingresada en prisión.

La procesada ha asegurado que si María Teresa y su hija resultaron heridas fue "por accidente" porque ella e Iván no querían hacerles daño. El plan, ha manifestado, era que Iván se subiera al coche y simulara que había tenido una relación amorosa con Maria Teresa, exigiéndole que le dejara en paz porque él quería terminar. La hija lo vería y González abandonaría a su esposa, ha señalado. "¿Y eso con un cuchillo Iván y otro usted?", le ha preguntado un incrédulo fiscal ante una versión tan rocambolesca (y, ademas, contradicha minutos después por el otro acusado, según el cual de lo que se trataba era de que Lorena hablara con María Teresa y le diera a conocer que González era infiel).

Gallego ha manifestado que ella también resultó herida porque María Teresa la agredió en el pecho cuando arrebató el cuchillo a Iván. "Le dije 'por favor, no me hagas nada' y ella me dijo 'una mierda' y me lo clavó".

"Entonces vi que la cosa se nos había ido de las manos y salimos corriendo. La hija salió detrás y me clavó en la espalda el cuchillo que le había cogido a la madre", ha relatado.Lorena no ha querido contestar a la acusación particular que ejercen las víctimas. De acuerdo con una pericial psicológica, padece un trastorno erotomaniaco que afectaba a su voluntad en el momento de los hechos.

Aunque en un primer escrito de conclusiones provisionales, fechado en febrero de 2015, el fiscal pedía la aplicación de una eximente completa de responsabilidad y el internamiento de Lorena en un centro psiquiátrico en vez de la cárcel, un posterior escrito ha endurecido la propuesta acusatoria del Ministerio Público, que considera que su trastorno psíquico se debe reflejar en una circunstancia atenuante, pero no eximente. De esta forma, pide para ella 55 años y cuatro meses de prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa, tres proposiciones de asesinato y un delito de lesiones causadas con instrumento peligroso.

Para Iván Trepiana, el fiscal solicita una pena de 31,6 años de cárcel por tentativa de asesinato, lesiones y proposición para el asesinato.