FÚTBOL

¿Debe convocar Del Bosque a Diego Costa para la Eurocopa?

Tras cometer otra agresión, y con otros delanteros en mejor forma, Del Bosque debe elegir si lleva al del Chelsea a Francia.

Diego Costa se lleva la mano a la cabeza junto a Courtois

Diego Costa se lleva la mano a la cabeza junto a Courtois REUTERS

  1. Selección Española de Fútbol
  2. Diego Costa
  3. Vicente del Bosque
  4. Agresiones

Cuando Del Bosque llamó por primera vez a Diego Costa era marzo de 2014. Entonces el delantero brasileño elegía España porque, como reconocía más tarde él, no podía esperar más la llamada de Scolari. 'La Roja' le hizo un hueco cuando arrasaba en el Atlético que acabó ganando la Liga y murió en la orilla en Lisboa.

Exactamente dos años después de su debut, Diego Costa ha jugado 728 minutos con la selección, repartidos en diez partidos. Sólo ha marcado un gol, a la débil Luxemburgo en octubre de 2014, en la que fue la mayor goleada de España desde el Mundial de Brasil (0-4).

Tras otra 'ida de olla' en el partido ante el Everton, en el que escupió al árbitro y mordió a un rival, la eterna pregunta de los últimos años en la selección se rescata. ¿Merece la pena llevar a Diego Costa a la Eurocopa? ¿Sigue Del Bosque con su idea de que el delantero del Chelsea lidera la delantera de España? ¿Le conviene al combinado nacional tener a un delantero que deja tantas feas imágenes?

Incondicional apoyo de Del Bosque

Fue en el Mundial de Brasil cuando se demostró lo poco que pintaba Costa en esta selección. El brasileño apenas hizo algo en su país natal, como toda la selección, tan sólo provocando el penalti en el partido inicial ante Holanda que sirvió para poner el 1-0 que de nada sirvió después. Con unos Villa y Torres en el peor momento de su carrera como competidores, Costa era el titular indiscutible.

Del Bosque confió y confió en él, a pesar de su inoperancia en la selección y de sus continuas conductas poco aseables o agresiones, algo que concordaba poco con la imagen de una selección a priori idílica, que abandera los valores deportivos del fútbol. Su estilo tampoco es que se asemejara mucho con el de Del Bosque: un delantero tosco, aguerrido y duro, todo lo contrario al fútbol preciso y de toque. El resultado fue una selección que, con Costa de delantero, se quedó sin gol.

Pero Diego Costa no está en la selección porque él se autoconvoque. En el seleccionador tiene a su principal valedor. Del Bosque siempre ha defendido al brasileño, incluso cuando la defensa se hacía difícil. "Tiene una maravillosa actitud, con unas ganas enormes. No creo que sea un problema. Tenemos que tener confianza en él", repitió en varias ocasiones.

Sus rivales en el ataque

Tanto en el Mundial como en la clasificación a la Eurocopa, Diego Costa se ha podido aprovechar del mal momento de sus rivales en el ataque. En Brasil, fueron unos Villa y Torres en horas bajas, y en esta fase de clasificación no terminaron de explotar los Negredo o Soldado de turno, una vez que Llorente está 'vetado' por Del Bosque.

Pero ahora las cosas son distintas. Aduriz está sobresaliente y se hace difícil aceptar que el vasco se pueda quedar fuera y Diego Costa siga yendo. Alcácer y Morata, en una temporada más floja que las anteriores, siguen al acecho e incluso delanteros como Rubén Castro, Borja Bastón o Lucas Pérez llevan más goles que Costa.

Estos últimos parecen tener pocas opciones, y más conociendo el perfil de Del Bosque, que prefiere optar por delanteros ya más reconocidos. El próximo viernes el técnico salmantino anunciará su lista para los amistosos ante Italia y Rumanía, que se presenta como decisiva, teniendo en cuenta que es la previa a la definitiva de mayo para la Eurocopa.

Parece claro que Aritz Aduriz debe ir a Francia. Sus 30 goles en lo que va de temporada le ponen como el delantero más enchufado y el que, si se contaran los méritos deportivos, sería titular. Paco Alcácer, con once goles en el convulso Valencia, o Morata, con siete en la Juventus, también pueden ser llamados por Del Bosque.

La nueva hornada liderada por Bastón y Lucas Pérez, con 16 y 15 goles respectivamente, también se merecería ir a la Eurocopa, aunque a ambos les puede pasar factura su rápida irrupción, algo que, de nuevo, no es del estilo del seleccionador. El siempre fiable Rubén Castro, estandarte del Betis y que lleva 14 tantos, también más que Costa, pone su nombre al servicio de España.

Un largo historial de juego sucio

L'Equipe, quizá el medio más acertado en su descripción, catalogó a Diego Costa como el jugador "que agrede, provoca y muestra su agresividad para ser odiado". Su largo historial de choques, conductas antideportivas y jugadas poco limpias es ya largo. 

En el partido ante el Everton, en el que el Chelsea acabó eliminado en cuartos de FA Cup, volvió a salir el Diego Costa más gamberro y, a falta de una locura, hizo dos. Primero escupió a los pies del árbitro, sin que éste se diera cuenta, y después imitó a Luis Suárez, con un mordisco en el cuello de Gareth Barry.

En la Premier ya le tienen tomada la medida, porque una fea acción de Costa empieza a ser el pan nuestro de cada día. En septiembre la tuvo con Paulista y Koscielny en el partido ante el Arsenal. Costa logró salir indemne a pesar de dar un manotazo a Koscielny y de que expulsaran a Paulista, pero como en Inglaterra sí tienen en cuenta el vídeo, días después el hispanobrasileño fue sancionado.

Emre Can también sufrió la ira del internacional español. Fue nada más llegar a la Premier. El árbitro no vio nada, pero la Federación le sancionó después por tres partidos.

El defensa eslovaco del Liverpool, Martin Skrtel, también se llevó un recado de Diego Costa, que soltó la pierna a la altura del abdomen de su rival.

Además, no sólo hace entradas. También se burló de Ryan Shawcross, defensa del Stoke City, insinuando que olía mal. Ese mismo día, un agente de seguridad del estadio le denunció por agresión, tras pisarle cuando Costa fue a sacar un córner.

Estas son algunas de las acciones graves de Diego Costa. No están todas. Su historial no sólo se queda en su etapa en la Premier. Ya en el Atlético de Madrid, repitió lo que anteriormente había hecho en Vallecas, Valladolid o Albacete. Ha sido su estilo de juego siempre.

Ahora es Del Bosque el que debe decidir. Motivos hay para que la que fue su gran apuesta se quede fuera de la Eurocopa. Por su juego, que no encaja con el estilo de la selección, y por sus continuas actuaciones en el campo, dejando una imagen poco deseable para la selección. ¿Acabará esta vez el seleccionador con Costa? La respuesta se sabrá este viernes. Entonces, el brasileño sabrá si Del Bosque también le abandona.