El Español
Vivir
|
GastroGalicia

Yemayá: un concepto culinario para todos los gustos y abierto a la cultura en Vigo

Desayunos, meriendas y otras comidas con opciones veganas, sin gluten e incluso para dietas específicas. Acaban de abrir su segundo local en el Centro Comercial A Laxe y a nivel cultural han puesto en marcha una iniciativa llamada "guardería de libros"
Equipo de Yemayá en A Laxe, Vigo.
Thalia García
Equipo de Yemayá en A Laxe, Vigo.
Ofrecido por:

En febrero de 2020, el primer local de Yemayá, food & coffe abría sus puertas en la Rúa Cuba dispuesto a revolucionar la escena hostelera de Vigo. Abanderando una filosofía human friendly ―concepto acuñado por su propietaria― en la que todos los públicos tienen cabida (también las mascotas), este acogedor establecimiento se desmarcó gracias a sus desayunos y meriendas con opciones veganas, sin gluten e incluso para dietas; también por su cocina desenfadada (que incluye pizzas, entrantes o wraps), así como por una ambiciosa apuesta por convertir Yemayá en un lugar abierto a la cultura. 

A la cabeza de este "proyecto de vida", según lo definen sus impulsores, se encuentra el tándem formado por Gloria Avelar y Marcelo Leva. Desde la primera apertura, ambos emprendedores han tenido que remar a contracorriente de la pandemia y sus consecuencias. "Queremos que Yemayá sea un reflejo de cómo quisiéramos que el mundo fuera. Que haya opciones para todos y que no haya diferencias ni barreras de ningún tipo", afirma Gloria. Tan sólo dos años después de la puesta en marcha, tras mucho esfuerzo y dedicación, acaban de abrir el segundo Yemayá en el interior del Centro Comercial de A Laxe, manteniendo la filosofía y esencia del negocio matriz.

Un concepto culinario en el que caben todos

La oferta culinaria de Yemayá es un ente en constante cambio. Toda la carta del local se puede preparar en sus versiones vegetariana, vegana o sin gluten. Tal y como aseguran sus propietarios, incluso las personas con dietas basales, o de otras características, pueden escribirles durante el día anterior para preparar un desayuno, merienda o comida específica a sus necesidades. "Nosotros tratamos de manejar todos los friendly que existen", comenta Gloria. "Queremos pensar que también hacemos un poquito de activismo (...) Los platos en estas versiones varían solo en euros, el resto del costo lo absorbemos nosotros", agrega. 

En cuanto a los desayunos y meriendas se refiere, la oferta de ambos locales vigueses cuenta con tostas, como la de crema de queso, mermelada casera y nueces o la clásica cacahuete plátano; tazones de fruta con muesli o avena canela; tortitas especiales, savory (huevo, queso, champis y cebolla frita) o de fresas con nata, entre otros; y otras variedades como el croissant o la tortilla francesa. Y a todo ello se suma la extensa lista de bebidas como cafés, tés, infusiones, zumos naturales, refrescos, frappes y smoothies de diferentes sabores. Además disponen de dos menús diferentes, uno dulce y otro salado, a partir de 12,50 euros. "Aquí todo lo hacemos nosotros. No tenemos congelados y las mezclas de las tortitas las hacemos nosotros. Incluso si alguien viene y hay cosas que no están en la carta, si nos lo dices, tenemos esa posibilidad de prepararlo en el momento y traerlo", explica Gloria, siempre partidaria de que el cliente sea una parte activa de esa evolución de la carta de Yemayá

"La carta termina siendo un poco sugerencia y la comida que tenemos es desenfadada. Aunque somos más conocidos por el brunch, los desayunos y las tortitas… también tenemos pizzas, wraps, bowls, entrantes, patatas", relata la propietaria. En definitiva, una diversidad que es al mismo tiempo el reflejo de la clientela tan heterogénea que visita ambos locales en la Rúa Cuba y A Laxe. Con esta faceta más gastronómica, el espacio pretende ser un lugar de encuentro para todos esos visitantes que comparten una filosofía común a pesar de tener los gustos más dispares. "Lo queremos ver como una experiencia a veces desconexión, o a veces de esparcimiento o salud… Al final depende de cada persona que viene, pero tratamos de tener las condiciones para que tengan el tipo de experiencia que ellos quieren", resume Gloria sobre el proyecto.

Esa manera de entender el espacio la trasladan no sólo al negocio y los clientes, sino también a sus trabajadoras. Ambos propietarios reconocer que desde la puesta en marcha del negocio tratan de ofrecer las condiciones más óptimas a cada camarera o cocinera de Yemayá, independientemente de su situación personal. "Si vamos a tener un empleado queremos ayudarle también en su vida para que pueda seguir estudiando, creciendo, conciliando o simplemente para que pueda compatibilizar. Es la misma filosofía que tenemos hacia los clientes", aclara Gloria, que terminar la entrevista con una reflexión: "Es nuestro proyecto de vida. Proyecto al que se han unido las chicas del equipo y del que los clientes son también parte de la familia".

Una agenda cultural a la orden del día

"Yo no soy de Galicia pero estoy enamoradísima de la cultura gallega", afirma Gloria. Cuando puso en marcha Yemayá, la idea de esta emprendedora era la ofrecer su espacio de trabajo como escenario para todo tipo de disciplinas artísticas. "Nosotros ya tenemos el espacio así que por qué no íbamos a llenarlo de cosas que le diesen significado", prosigue la dueña. La pandemia puso el freno a muchas de estas iniciativas, aunque en su día incluso consiguieron llegar a sacar adelante un pequeño flashmob de la mano de la escuela de bailes Little Savoy

Hace apenas unas semanas, el proyecto "Guardería de libros" vio la luz en ambos espacios de Yemayá en Vigo. Un proyecto que pretende sacar del olvido a obras de la literatura sentenciadas al abandono en algún rincón del hogar o contenedor de la ciudad. "Nos encantan los libros y aunque sabemos que esos abandonos tienen sus motivos… Lo que os quiero proponer es que los traigas a Yemayá y nosotros los pondremos bonitos para quien quiera darle un hogar se los lleve gratis", escribían en sus redes. La lectura es el primer punto de encuentro con la cultura en ambos locales vigueses, aunque seguro que no será el único, pues sus dueños aseguran que "habrá tiempo para todo". Sólo queda seguir de cerca las redes sociales de Yemayá para descubrir cuál será la siguiente sorpresa. 

¡Síguenos en Facebook!
Vivir