Cayetano saca a hombros a Rivera Ordóñez en su despedida de los ruedos en 2018

Cayetano saca a hombros a Rivera Ordóñez en su despedida de los ruedos en 2018 Efe

Toros Feria de Pedro Romero

Ronda, contra Fran Rivera por cambiar de fecha la corrida goyesca: “Le tenía que dar vergüenza”

El matador ha adelantado "unilateralmente" la fecha del tradicional festejo, dejando a la Feria de Pedro Romero sin corrida de toros y enfadando a los vecinos.

“A Rivera le tenía que dar vergüenza. Y al Ayuntamiento, por permitirlo. Poner la goyesca una semana antes de la feria es lo peor del mundo. La goyesca siempre ha sido en septiembre”, se queja Antonio Burgos, aficionado rondeño veterano, que presidió la desaparecida peña taurina local de Pepe Luis Martín.

Ronda celebra sus fiestas anuales en septiembre. La Feria de Pedro Romero homenajea a uno de los padres fundadores de la tauromaquia, natural de Ronda. Antonio Ordóñez decidió recordarlo también con la corrida goyesca, y desde 1954 coinciden ambos eventos. Hasta este año. La goyesca es el sábado, 31 de agosto; la feria arranca el próximo 3 de septiembre.

“¿La razón del cambio? Un capricho personal de Francisco”, dice Burgos, refiriéndose al matador retirado, tertuliano y empresario de la plaza de toros de la Real Maestranza de Ronda, “ni siquiera pasa por Ronda, sólo por los toros, y ha dicho: ‘Pues voy a poner la goyesca antes’. No sabe que así va a venir poca gente”. La previsión fue lanzada a finales de julio. Cinco días antes de que hagan el paseíllo Morante de la Puebla y Pablo Aguado, que sustituye al lesionado Roca Rey, ya se habían agotado las entradas.

La goyesca de Ronda es la cita más importante de la temporada taurina, junto al domingo de Resurrección en Sevilla y la Beneficencia en Madrid. La plaza, inaugurada en el siglo XVIII, tiene leyenda, están enterradas las cenizas de Antonio Ordóñez frente a los chiqueros, y la ciudad conquistó a Orson Welles, esparcido en un lugar emblemático del pueblo, y Hemingway, que la veía como la ciudad perfecta para “ir de luna de miel o con una amiguita”.

Todos los toreros quieren torear en Ronda porque significa que las cosas funcionan, es decir, el torero está ganando dinero, traducido el lenguaje de los profesionales. Vestirse de goyesco en Ronda es un privilegio. Para el aficionado también es obligatorio. “Hay que estar”, y no lo consiguen todos, diluido el aforo de 6000 personas en el evento social de los Rivera.

Son míticas las historias de los reventas, los 3000 euros que le ofrecieron al conocido de la playa por dos entradas de sol, las noches haciendo cola en las taquillas buscando un billete libre. “No vamos a ir”, dice Antonio Burgos. “Si fuese en feria sí iríamos, pero así, no. Desde abril, más o menos, estábamos ya pendientes de conseguir entradas otros años. Es la primera vez que pasa. Siempre ha sido durante la semana de feria. Y es algo que perjudica a todo el mundo. Le va a costar caro el capricho. La feria va a seguir siendo en septiembre”.

"La gente está negra"

Fran Rivera mantiene el legado de su abuelo organizando cada año el tradicional festejo. “La verdad es que le tienen ganas a Francisco”, dice otro aficionado que prefiere no dar su nombre. La Asociación de Peñas de Ronda, agrupa a todas las entidades de la ciudad, taurinas o no, pidió al Ayuntamiento en marzo que declarara persona non grata al popular torero. "Hicieron la petición para llamar la atención. Aquello fue una merienda de negros”.

La asociación con más solera de Ronda es Tauromundo. Son los encargados de organizar la bienal taurina, el pregón y entregan unos premios anuales. “La gente está negra”, admite su presidente, Martín Vivas, aunque prefiere mostrarse prudente. “No tenemos mucho que decir. Es una cuestión de la empresa y la Maestranza, como mucho del Ayuntamiento también. Está claro que me habría gustado que la goyesca fuese durante la feria de Pedro Romero. Es lógico que siga haciéndose ahí. Los intereses económicos mueven las cosas, la Maestranza lo ha permitido... A nosotros nos gustaría que se mantuviera la fecha de siempre”.

“Francisco”, recuerdan a este diario desde el Ayuntamiento, “propuso cambiar de fecha la feria con una propuesta al anterior equipo de Gobierno, compuesto por IU, PSOE y PA. Convocaron a todos los portavoces. Se decidió que no se cambiaba porque estaba ya aprobado, legalmente no se podía hacer, y porque nadie quería cambiar la feria de fecha. Francisco cambió la fecha de la corrida unilateralmente alegando que iba a hacer el mejor cartel”.

"La feria se queda sin contenido"

“Las conversaciones no fructificaron de ninguna manera”, añade Martín Vivas. “Habría que haber llegado a algún consenso, la política está para hablar”. Él entiende que se está “menospreciando la feria”. “Todo lo que no sea la primera semana de septiembre... Sacar la goyesca de ahí es como si se quiere hacer el traslado de la Virgen del Rocío el 7 de julio en vez del 19 de agosto. No tiene sentido”, argumenta el presidente de Tauromundo, aunque insiste que su asociación se mantiene al margen de la polémica.

De forma oficial, Concha Muñoz, concejal de fiestas en el Ayuntamiento, ha explicado a EL ESPAÑOL a través de su gabinete de prensa que “no se comparte la decisión de cambiar la fecha, de sacarla de los días tradicionales. La feria siempre ha estado vinculada con la goyesca”.

Muñoz confiesa que solucionarlo ha sido un “esfuerzo” para la corporación municipal. “Hemos tenido que completar la programación, organizando una novillada gratuita. También se van a celebrar los enganches, que antes se celebraban el domingo y ahora será el sábado”. ¿Acudirán las jóvenes a la corrida vestidas de goyesca? “Sí, al final, sí. Aunque formaban parte de la Feria de Pedro Romero".

La sensación generalizada es que la decisión del matador “ha dejado sin contenido a la feria”. La fiesta “se ha quedado coja. La gente no va a venir a Ronda dos fines de semana consecutivos, si vienen para la corrida no estarán en la feria y se va a notar mucho. Ha caído fatal esa decisión. Ronda está en contra”, reflexiona el mismo aficionado anónimo.

Fran Rivera, por su parte, se defiende. “Mira, lo primero que tienen que saber es que la empresa de la plaza de toros es una empresa particular. Los dueños son los maestrantes, la Real Maestranza de Caballería de Ronda. No recibimos ninguna ayuda del Ayuntamiento ni de nadie para organizar la goyesca. Lo que me exige mi herencia y la Real Maestranza es hacer el mejor cartel, que sea un evento único y especial, casi épico, un punto de inflexión, la corrida de toros más importante del año, en cuanto a categoría. La goyesca ya cayó el año pasado el día 1, antes de lo habitual, y asumí que este año también podría ser un día antes. El 7 Roca Rey tenía un compromiso. Para mí Morante y Roca Rey eran el cartel del año. Sólo pensando en lo mejor para la goyesca pedí al Ayuntamiento que me ayudaran a cambiarlo. No lo vio oportuno. Esto es un tema especial. De gente de Ronda va un 1%, más o menos, bueno, un 1,5%”.

¿Entiende el cabreo? “¿El cabreo? ¿De la afición de Ronda? ¿Del 1% que va a la goyesca? Hombre, pues la goyesca la van a tener. Si tan importante la consideran, se podría cambiar la fecha de la feria. Entiendo que haya gente que no lo vea, pero las razones son muy facilitas y son... Mira, que se diga que es por un interés personal me duele, pero sobre todo es que está fuera de la realidad”.