Raquel Sanz, en el medio, acompañada de Enrique Ponce, Victorino Martín y la periodista Elena Salamanca

Raquel Sanz, en el medio, acompañada de Enrique Ponce, Victorino Martín y la periodista Elena Salamanca FTL

Toros

La Fundación Toro de Lidia presenta el programa 'Victor Barrio' que acerca la tauromaquia a los niños

Lo coordinará su viuda, Raquel Sanz, con el objetivo de continuar el legado del matador, involucrado en vida con este tipo de actividades.

Noticias relacionadas

“La tauromaquia, más que defenderla, hay que enseñarla”, era el lema de Víctor Barrio, el matador de toros que falleció en la plaza de toros de Teruel hace casi un año. En su móvil, en las notas, la familia encontró apuntes para desarrollar la idea de explicar el toreo. "Se defiende por sí sola, pero es necesario explicarla", aparecía en aquel esbozo.

Víctor Barrio estaba obsesionado con acercar el toreo a los más jóvenes. En Sepúlveda, su pueblo, regaló capotes, organizó jornadas de toreo de salón, sorteó trastos entre los niños. El pasado 9 de julio un toro acabó con su vida, le atravesó el pecho de lado a lado, y con él murió un proyecto.

Ahora, la familia, apoyada por la Fundación Toro de Lidia, ha querido recuperar todas sus ideas con el objetivo de enseñar a la sociedad el toreo, cristalizando en el programa Víctor Barrio, que se ha presentado este miércoles en la terraza del hotel Vincci Capitol de Madrid.

"Es un orgullo poder empezar a hacer realidad su objetivo", ha señalado Raquel Sanz, la viuda del matador de toros. "Este programa se lo debemos a una única persona: Víctor Barrio". Raquel ha estado acompañada de los matadores de toros Enrique Ponce y López Simón y el ganadero Victorino Martín, patrono de la FTL.

"Sin la colaboración de la Fundación Toro de Lidia, que nos ofreció su estructura, no hubiéramos podido seguir adelante", ha explicado. La familia de Barrio quiso crear una fundación con el nombre del matador pero no tenían los medios suficientes. "Una vez que lo conseguimos gracias a la Fundación, necesitábamos dinero para continuar". Ponce se puso en contacto con ellos para donar los honorarios de una de sus tardes, a él se sumaron el torero de Barajas y David Mora. La Asociación Toro Mundial de Guadalajara ha colaborado con los beneficios de su ganual anual.

Objetivo: niños de tres a 13 años

Raquel Sanz será la coordinadora del programa, diseñado con un objetivo: llegar a los niños de entre tres y 13 años. "Tienen que conocer el toreo", ha insistido. El plan, dirigido a los chavales que acudan a una corrida de toros, donde se desarrollarán las actividades, contiene un curso infantil de aficionados taurinos prácticos, dividido en un parte teórica y otra práctica, concurso de dibujos taurinos y la explicación de una corrida de toros por parte de profesionales en el "palco infantil".

También este proyecto llegará a los colegios. "Los propios toreros que se adhieran al programa organizarán la explicación en su colegio y el mismo día varios profesionales impartirán clase desde sus aulas". Se ha planteado la posibilidad de crear un club infantil taurino, ayudar con becas "sus primeros pasos como novilleros" y la construcción de un monumento que recuerde la figura de Víctor Barrio en Sepúlveda.

"Estas son las actividades que fomentarán la tauromaquia, es muy importante estar aquí para anunciarlas", ha intervenido Victorino. "Vamos a enseñar lo que es", ha dicho Ponce, "luego cada uno decidirá, pero que se sepa por qué nos jugamos la vida". "Esta obligación es de la administración", ha continuado el maestro de Chiva, "como patrimonio cultural que es la tauromaquia, que no lo digo yo, que lo dicen las leyes".

 

Para la Fundación del Toro de Lidia "el objetivo es enseñar a la sociedad de este siglo qué es la tauromaquia y continuar el legado de Víctor Barrio". Con este proyecto, han dicho, comienza la etapa de "comunicación" después de haber dedicado "año y medio a la defensa jurídica". "No se puede odiar ni querer algo que no se conoce", han aclarado.