Los hechos se produjeron en la Playa de Poniente (Benidorm).

Los hechos se produjeron en la Playa de Poniente (Benidorm).

Sucesos

Un hombre de 70 años muere al intentar sacar a su mujer del agua en una playa de Benidorm

La mujer, que no sabía nadar, se metió al agua y tropezó. Todavía está por determinar si el hombre murió de un infarto debido a la situación o ahogado. 

Un hombre de 70 años ha muerto tras intentar sacar a su mujer del agua en la Playa de Poniente (Benidorm). Aunque los efectivos del Samu trataron de reanimarle durante más de cuarenta minutos, no han podido hacer nada por su vida y finalmente se ha certificado su defunción. Los hechos ocurrieron sobre las 18.00 horas de la tarde del pasado 27 de agosto. La mujer, que no sabía nadar, se había metido en el agua y tropezó. El marido se lanzó al mar a por ella y ha sido él quien ha acabado perdiendo la vida.

Como publica La Opinión de Murcia, las fuentes consultadas señalaron que estaba por determinar si el hombre se había ahogado o había sufrido algún ataque cardiaco por la presión del momento. Al lugar se desplazó una unidad del Samu que estuvo tratando de reanimarle durante más de cuarenta minutos en la orilla de la playa, pero finalmente nada pudieron hacer por su vida y se acabó certificando su defunción. El matrimonio procedía de Madrid y se encontraba pasando unos días de vacaciones en Benidorm, que finalmente han tenido un trágico resultado.

Asimismo, los socorristas que prestan servicio en las playas de Calpe rescataron el lunes a un bañista que estaba inconsciente en el fondo de la piscina de un edificio y a quien la Policía ya daba por muerto. Tras ser alertados junto a la Policía Local, los socorristas se tiraron al agua para sacarle y consiguieron que recuperara el pulso tras maniobras de reanimación con un desfibrilador.

Como publica el citado medio, el hombre de unos 85 años de edad fue trasladado en estado crítico al Hospital de Denia, aunque no trascendieron nuevos datos sobre su estado una vez rescatado. Los hechos ocurrieron sobre las 12 del lunes 17 cuando los socorristas, que trabajan para la empresa Eulen, se encontraban prestando servicio en la playa del Arenal de Calpe y recibieron aviso de la Policía Local. Un ciudadano les había alertado de que había una persona inmóvil en el fondo de la piscina de un edificio cercano.