Se acerca septiembre y con él, la temida vuelta a los colegios. Las familias todavía no tienen claro cómo será y es que cada comunidad autónoma ha tenido que plantear sus propias medidas. Los Ministerios de Sanidad y Educación y Formación Profesional propusieron un protocolo general al que podían atenerse, pero con las flexibilizaciones que se han ido aprobando —a causa de las solicitudes realizadas por cada comunidad— los padres ya no saben cómo procederá cada colegio.

Noticias relacionadas

El protocolo sugiere varias medidas básicas sobre las que trabajar. Como la creación de grupos de convivencia estable —también conocidos como grupos burbuja—, la aplicación de una distancia de seguridad de 1,5 metros o el uso de mascarilla dentro de las aulas. Además, plantean que se prioricen las clases en espacios abiertos y que se permita comer en las aulas. Y algo muy importante, la disposición de una sala de aislamiento por si alguno de los alumnos comenzara a desarrollar síntomas mientras estuviera en el centro. 

La realidad, sin embargo, es otra. Ya que aunque 16 comunidades autónomas hayan aprobado estas medidas, cada una se ha tomado sus propias libertades y ha terminado interpretándolas a su manera.

Es por ello, que las preguntas ahora mismo son muchas: ¿Las mascarillas serán obligatorias? ¿Cuál es la ratio por clase? ¿Serán presenciales? Desde EL ESPAÑOL queremos resolver estas y otras cuestiones acerca de cómo será la inminente vuelta a los colegios:

Grupos de convivencia estable

También conocidos como grupos burbuja, abarcan desde los niños de infantil, hasta algunos cursos de Primaria —que van variando según cada comunidad autónoma—. La Rioja incluye además en este tipo de grupos a los alumnos de Educación Especial.

El País Vasco, por ejemplo, incluye únicamente a los alumnos hasta 2º de Primaria dentro de esta categoría, mientras que Extremadura considera grupos burbuja a los niños de hasta 4º de Primaria.

En estos casos, los alumnos no se mezclan con los de otras clases, sean o no del mismo curso, y pueden prescindir de las mascarillas y de la distancia interpersonal entre ellos.

La ratio inicial comenzó estableciéndose con un total de entre 15 y 20 alumnos como máximo, pero a raíz de las peticiones de cada comunidad, el Gobierno ha optado por ampliar la capacidad de hasta 25 niños por grupo.

La Comunidad Valenciana, sin embargo, opta por mantener el máximo de 20 alumnos, ampliándolo a 25 solo en situaciones excepcionales y bajo condiciones que lo permitan. Murcia, distingue entre grupos de niños de entre 0 y 3 años —que solo podrán asistir a clases con un máximo de 20 alumnos— y el resto, que sí podrán contar con hasta 25 asistentes. 

Distancia obligatoria

Algo en lo que coinciden la mayoría de comunidades autónomas es en la distancia obligatoria de 1,5 metros entre pupitres. Se tratará de mantenerla en todas las aulas, siempre que el ratio y el espacio lo permitan. Y, de no ser así, se tomarán otra serie de medidas en consecuencia.

Por supuesto, las interacciones entre personas deben mantener esta misma distancia. No solamente entre alumnos, sino con los profesores, entre estos y con cualquier otro trabajador del centro.

Pero, curiosamente, surgen diferencias en cuanto a la distancia durante las actividades deportivas. Por lo general, las autonomías opinan que mientras sean al aire libre, la distancia de metro y medio debería de mantenerse. Sin embargo, en el caso de algunas, como Murcia, imponen una distancia interpersonal de 2 metros en estas situaciones. Mientas Cantabria, por su parte, habla de 4 metros y recalca la importancia de que se desarrolle en espacios abiertos.

Otra cuestión es la de las interacciones al aire libre. Si bien sería conveniente que se mantuvieran las mismas medidas, algunas comunidades, como La Rioja, por ejemplo, optan por ser más laxos en esta situaciones y prescinden del metro y medio de distancia establecida.

Además, de manera excepcional, los niños de infantil y algunos casos de Primaria, no tendrán que mantener la distancia de seguridad cuando formen parte de los grupos de convivencia estable.

Mascarillas

Las mascarillas serán obligatorias en gran parte de las comunidades autónomas, sin importar las condiciones de ventilación o si se pueden mantener la distancia de metro y medio o no. Castilla La-Mancha repartirá hasta un millón de mascarillas de cara al comienzo de curso, además de otras medidas de higiene; Cataluña señala que "como en toda la vida ciudadana y comunitaria" tendrán que llevarla a excepción de los grupos estables; Cantabria hace su uso obligatorio; y La Rioja igual, a excepción de infantil.

Otras, sin embargo, prescinden de la obligatoriedad de la mascarilla, siempre que se pueda mantener la distancia de seguridad establecida y las ratios por clase —como es el caso de Castilla y León, Murcia o Ceuta y Melilla—.

Del mismo modo en que, por lo general, coinciden en que no tengan que utilizarla los grupos burbuja o de convivencia estable.

Aunque, en este último caso, surgen diferencias al no haberse establecido un curso máximo hasta el que abarcar. Así, para el País Vasco la mascarilla pasaría a ser obligatoria a partir de 3º de Primaria, mientras que para Extremadura, sería a partir de 5º. 

Ratios 

Las ratios por aula es posiblemente uno de los temas más polémicos de todas estas medidas. Desde el Gobierno solamente se han establecido unos máximos para el caso de los grupos de convivencia estable —que ahora alcanza los 25— pero, para el resto de cursos, no existe ninguna guía más allá de las medidas que deben cumplirse. 

La base es que debe mantenerse, siempre que sea posible, la distancia de seguridad de 1,5 metros. Por ello, es competencia de las escuelas la adaptación que realicen sobre las propias aulas. Algunas han optado por invertir en material y mobiliario, con pupitres individuales y mamparas de separación. Mientras que otras se están planteando que los alumnos puedan dar las clases en alguno de los centros adscritos al colegio.

Los padres y madres, por su parte, se encuentran muy preocupados por el hecho de que sus hijos compartan aula con más de 20 niños alrededor, como mínimo. Y se preguntan por qué se recomienda que las reuniones sociales no superen las más de 10 personas, pero los niños tengan que asistir en estas condiciones.

Desinfección zonas comunes

El protocolo general deja a los centros la capacidad de decidir sus propios métodos de limpieza. Aunque sí deberán basarse en unas indicaciones establecidas que son la desinfección obligatoria de al menos una vez al día, y de mínimo tres en el caso de zonas como los aseos.

Además, en caso de que se produjeran cambios de turno se tendrán que realizar limpiezas antes y después de cada uno, así como una correcta ventilación de los espacios.

Algunas, como Castilla y León o la Comunidad Valenciana, ya han anunciado que centrarán sus objetivos en realizar periódicamente una profunda desinfección de los centros. De hecho, la última ya ha comenzado estas tareas con el fin de prepararse para la llegada de los alumnos el 7 de septiembre.

Y en otros sitios, como Andalucía, todavía no tienen claro si la limpieza pertenece a la Junta o si son los ayuntamientos los que tienen que hacerse cargo en cada municipio. Por lo general, las tareas de limpieza en centros de infantil y Primaria son competencia de cada municipio. Sin embargo, consideran que a raíz de la pandemia la responsabilidad habría pasado a depender del Gobierno de Andalucía.

Comedores, aseos y otros

Estos espacios, junto a las salas de profesores, aulas de informática, bibliotecas o escaleras, son considerados espacios delicados y, por tanto, se precisa una mayor higienización de los mismos. Además, tendrán que mantenerse cerrados siempre que no estén siento utilizados.

Estos, al igual que pulsadores de luz, pomos, manivelas y cualquier otro elemento que esté en contacto directo con las personas, deberán limpiarse con una mayor regularidad. Entre estos, se incluyen los cubiertos que, aunque no hayan sido utilizados, hayan podido ser manipulados.

Cataluña, Asturias y Andalucía, por ejemplo, aseguran que se garantizarán servicios como el comedor o los autobuses escolares. Siempre teniendo en cuenta la distancia de seguridad y, en el caso de Andalucía, llegando a plantear poner varios turnos de comidas.

Madrid, por su parte, plantea que de darse un escenario negativo, que supondría una semipresencialidad por parte de los alumnos, se eliminarían los comedores y el recreo.

Medidas de higiene personal

Respecto a las medidas de higiene, las recomendaciones generales son las mismas que las seguidas por la población a lo largo de los últimos meses: lavado de manos —durante 40 segundos—, uso de geles hidroalcohólicos —durante 20 segundos—, evitar tocarse los ojos, boca o fosas nasales y cubrirse con el codo a la hora de estornudar.

En cuanto a las comunidades, Cantabria invertirá más de 700.000 euros en material sanitario y de higiene preventiva; Extremadura repartirá gel entre los alumnos y el profesorado; la Comunidad Valenciana ha presupuestado más de 207 millones de euros, que irán destinados, en parte, para adquirir 86.000 litros de gel y Andalucía se compromete a repartir 3 millones de mascarillas mensuales y 300.000 litros de hidrogel para los centros.

Entrada escalonada

Desde los ministerios han recomendado la entrada y salida escalonada de los centros educativos, así como el acceso al recinto a través de puertas o espacios diferenciados, con el fin de evitar las típicas aglomeraciones producidas en estos momentos.

Andalucía ha anunciado ya que se habilitarán entradas y salidas con itinerarios y horarios y Canarias también ha establecido esta medida como obligatoria. Aragón se suma a la medida para favorecer los turnos y Cataluña, además de escalonar apertura y cierre, lo harán también durante los recreos.

La Comunidad de Madrid también opta por la escalada de horarios y además, apoyan la medida del Gobierno de reducir al máximo los desplazamientos de los alumnos dentro del centro.

El País Vasco, por ejemplo, ha comunicado que más del 95% de los centros de Educación Secundaria iniciarán el curso solo en horario de mañana, con el fin de tener disponibles las tardes en caso de que fuera necesario utilizar las aulas. 

Docentes y personal

Los docentes y el resto de personal deberán de seguir las mismas medidas que se hayan impuesto para los alumnos. Pero, con el fin de facilitar las tareas, se realizarán contrataciones de personal adicional.

Andalucía es posiblemente una de las comunidades más preparadas en este aspecto. Contratará a 8.000 profesores extra y todo el personal docente y no docente deberá someterse a pruebas PCR antes del comienzo de las clases, que se deberán repetir cada tres meses.

Cantabria también reforzará el ratio de profesores, con lo que ha llamado un "cupo extraordinario Covid-19" y la Comunidad Valenciana contratará a 4.374 personas. Castilla La-Mancha hace optativa la realización de pruebas PCR para personal docente y no, mientras que Cataluña llevará a cabo un refuerzo de 8.258 profesores, de los que 6.982 corresponderán a un desembolso especial por la pandemia.

Entre todas, Extremadura ha optado por la publicación de un protocolo para los profesores, en el que priorizan la organización telemática de algunas tareas y con el que establecen turnos de trabajo para reducir el número de personas en las instalaciones.

Asistencia presencial

La mayoría de las comunidades autónomas han planteado varios escenarios en base a los cuales se iría determinando la modalidad de asistencia a las clases. Madrid o Navarra han pensado en cuatro estadios en los que evaluar si serían presenciales, telemáticas bo mixtas, mientras que el resto han optado solo por tres.

En el caso de los tres estadios, se plantean, a modo general: un primero, en el que es totalmente presencial; un segundo, intermedio, en el que se prioriza la asistencia en distintas etapas y se favorece la modalidad online; y un tercero, en el que toda la docencia se realizaría a distancia.

Entre estas se encuentran Asturias, Cantabria, Murcia —que ha incluido recientemente esta opción y que consistiría en la asistencia cuatro días a la semana para infantil y Primaria—, País Vasco, entre otras.

Cantabria, por ejemplo, ve muy lejana la modalidad semipresencial y opta principalmente por la asistencia a las escuelas. Pero considera que, de recurrir a ellas, tendrán prioridad las etapas en orden inverso a la edad.

Y La Rioja garantiza la presencialidad al 100% para el primer ciclo de Secundaria y propone el desdoblamiento de turnos de forma total o parcial. Mientras que para el segundo ciclo, Bachillerato y FP optaría por una presencialidad mínimo del 50%.

Sin embargo, son cada vez más las comunidades que ponen en duda la posibilidad de llevar a cabo un curso completo presencial, aunque todas apuestan por llevarla a cabo, en un principio, al menos de cara a las semanas establecidas para el comienzo de curso.