Marta Espartero Domingo Díaz

"Las escuelas tienen que estar abiertas". Son palabras de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, el 30 de julio de 2020, cuando queda apenas un mes para que arranque el calendario escolar en algunas comunidades autónomas. Para que se cumpla esto, además, la ministra no descarta la apertura de aulas fuera de los centros "si es necesario". 

Noticias relacionadas

Celaá cree que "si algo hemos aprendido de la pandemia es que además de que la escuela es insustituible, los resultados de la presencialidad también lo son". La ministra hizo hincapié en que esto se nota, sobre todo, en Infantil y Primaria, donde las escuelas "deben permanecer abiertas". En niveles superiores, se han "podido culminar con éxito sus estudios trabajando online".

En una entrevista concedida a la cadena SER, la responsable de la cartera de Educación y Formación Profesional dice ser consciente de que la "pandemia evoluciona", pero "nuestro propósito es seguir con la actividad académica". En ese mismo sentido, había expuesto con anterioridad que los pequeños deberán relacionarse en grupos burbuja que actuarán como familias. En caso de un rebrote, hay que "identificarlo con rapidez, notificarlo, perimetrar al grupo burbuja o cerrar el nivel".

EL ESPAÑOL recopila las directrices para la reapertura de los centros en septiembre, comunidad a comunidad. Pero los colegios están reclamando claridad: es prácticamente imposible que se puedan poner en marcha las medidas con los medios actuales. Lo ejemplifica el director del IES Bahía Marbella, en la provincia de Málaga, que, en un escrito dirigido a los padres y madres al que ha accedido este periódico, apunta que “No hay condiciones que aseguren una vuelta segura a día de hoy”.

El alumnado en clase, en el IES Alameda de Osuna de Madrid. Europa Press

Andalucía: presencialidad "fundamental"

La comunidad educativa andaluza volverá a las aulas en septiembre, aunque aún sin un gran plan detallado. Sí hay una gran certeza: la presencialidad es “fundamental”, según el consejero del ramo, Javier Imbroda. La Junta de Andalucía ha delegado el peso de las decisiones en los propios centros, pero con unas pautas comunes, que se revisarán “cada dos semanas”.

Mascarilla si no se puede cumplir la distancia de seguridad -1’5 metros-, ventilación y desinfección periódica, así como un protocolo de acceso y salida de los colegios. Se contratarán 6.000 docentes más para reforzar las plantillas, dentro de una inyección de 600 millones de euros de inversión, que también favorecerán la digitalización de los centros.

Aragón: "Una quimera"

Los sindicatos piden negociar el inicio de un curso ‘seguro’. A través de una nota de prensa, CSIF, CGT, STEA y CCOO criticaron la intención del gobierno aragonés de planificar un curso "sin reducción de ratios, ni aumento de personal, ni protocolos claros frente a la COVID-19". Pedían la convocatoria de la Mesa Sectorial de Educación.

Le reclaman al Ejecutivo regional la falta de medidas claras y certezas a la hora de empezar un curso. Para este inicio resta poco más de un mes y los sindicatos consideran “una quimera” poder cumplir los protocolos establecidos por el Ministerio de Sanidad.

Asturias: fin a las excursiones

Sin consenso aprobó hace una semana el Principado de Asturias el acuerdo para establecer un protocolo anticoronavirus en sus aulas. Todos los sindicatos en contra, así que las condiciones serán impuestas. Se acabaron las excursiones y las actividades extraescolares se darán, como muy pronto, a partir del segundo trimestre.

Se ha terminado el llegar y colocarse en la fila. Habrá horarios de entrada y salida distintos para los alumnos. Asimismo, las clases en la ESO, bachillerato y los ciclos formativos pasan a tener una duración de 45 minutos, por los 55 que tenían hasta el momento. Esto significa una hora menos de clase al día, pero no menos trabajo: los profesores utilizarán el tiempo restado en preparar actividades telemáticas para los alumnos.

Cantabria: más personal y medios

Esta semana se espera que la comunidad cántabra envíe a los centros el texto definitivo para una vuelta al cole atípica. En el caso de Cantabria, la consejera de Educación, Marina Lombó, ha contado con las propuestas realizadas por los diferentes actores del sistema educativo. La mayor parte de éstas gira en torno a un incremento en la dotación de personal, medios y equipamientos.

En este caso, será un documento “de máximos” y “bastante completo”, dicen desde el estamento cántabro. Aún así, los miembros de la comunidad educativa entienden que será difícil controlar la distancia social y el uso de mascarillas fuera del aula. De momento, todo está por ver: hay que ver aún cómo queda redactado el texto definitivo.

Alumnos en clase respetando las medidas de seguridad Europa Press

Castilla-La Mancha: casi todo en el aire

Los alumnos castellanomanchegos también volverán al cole en burbujas, de hasta 25 personas. La mascarilla, obligatoria sin distancia de seguridad. La idea es desdoblar los grupos más numerosos, puesto que en la comunidad las ratios de estudiantes por aula son muy elevadas, especialmente en bachillerato. Pero aún no se sabe bien cómo.

El flujo de personas en pasillos y zonas comunes estará limitados, para favorecer el rastreo en el caso de que se de algún brote. Y el Gobierno autonómico dotará su plan de medidas extraordinarias con 120 millones de euros, lo que se traduce en 3.000 profesores más, programas de refuerzos y una importante compra de dispositivos informáticos.

Castilla y León: mascarillas obligatorias

A partir de segundo de Primaria (niños de 7 y 8 años), cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad, será obligatorio llevar la mascarilla. Así lo anunció hace un mes el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Asimismo, afirmó que se cumplirían los ratios por aula, teniendo que guardarse la distancia mínima de 1,5 metros y reduciéndose el número de alumnos en caso de que no fuera posible mantenerlo.

Por el momento, Mañueco ha dicho: “Vamos a establecer protocolos con directrices claras y medidas concretas, siguiendo en todo momento las instrucciones que establezcan las autoridades sanitarias".

Cataluña: lluvia de millones

La vuelta al cole en Cataluña será el próximo 14 de septiembre, con la contratación de más de 8.000 personas. El departamento de contratación de la Generalitat dará trabajo a docentes, auxiliares, técnicos de educación especial y personal de administración. No se escatimará en gastos. El Govern prometió invertir un plan de 370 millones de euros en las escuelas de toda la comunidad autónoma.

Las plazas que se abrirán serán 5.417 de personal docente, 1.265 de personal de atención educativa, 1.239 de personal de monitorización y 337 de personal de administración y servicios.

Comunidad Valenciana: todos a clase

Nada de educación telemática: los alumnos valencianos irán presencialmente a clase. Así lo ha establecido la Conselleria de Educación. Hasta cuarto de Primaria, como en la mayoría de comunidades, habrá grupos estables -o burbujas- en cada aula, con un tutor específico. Será el único docente que interactúe con los estudiantes. De quinto a primero de la ESO habrá que acudir al centro, pero siempre con mascarilla. De ahí en adelante, se tratará de favorecer el método telemático.

Todos ellos, sin embargo, tendrán que cumplir con el flujo de entrada y salida del colegio y en el patio a la hora del recreo, para evitar aglomeraciones, y con el horario escalonado del servicio de comedor, en caso de utilizarlo.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, anunció una movilización extraordinaria de 207 millones de euros para contratar docentes -4.374 más-, material de protección y diversos gastos de funcionamiento.

Extremadura: tardes con clases

El refuerzo de plantilla también se da en Extremadura: un aumento de hasta 614 profesores y maestros. Principalmente, porque esta comunidad desdoblará las clases en Bachillerato y FP, con docencia vespertina, para garantizar que los estudiantes puedan mantener la distancia mínima entre ellos.

Así lo harán todos los centros sostenidos con fondos públicos, adujo la consejera de Educación extremeña, Esther Gutiérrez. También habrá burbujas para minimizar contactos, que se potenciarán en Infantil y Primaria. Todo ello está enmarcado dentro de las directrices autonómicas, que contemplan tres escenarios para poder enfrentarse a la evolución del virus. De momento, se utiliza el escenario 2: con medidas de seguridad pero sin confinamiento.

Galicia: tienen un plan

Galicia tiene un plan. Se recomienda la menor rotación posible de personal y profesorado, que deberá evaluar a diario si el alumnado presenta algunos de los síntomas. Se deberán ventilar las aulas frecuentemente. En Primaria e Infantil: aulas burbuja, máximo de 25 pequeños por aula y fuera del aula mascarilla y distancia social. En Secundaria tendrán que mantenerse las mascarillas puestas hasta que se sienten en los pupitres.

El protocolo establece que se mantendrán las distancias de seguridad en los centros, siempre y cuando sea posible. Se retirará mobiliario y se hará lo posible. En caso de no poderse hacer nada: mascarilla obligatoriamente. Se propone que cada centro cuente con un espacio de uso individual para aislar al alumnado que presente síntomas mientras se gestiona el traslado. Igualmente, habrán de hacerse test serológicos a todo el personal de los centros. En los comedores, los alumnos deben estar separados por 1,5 metros o 1, en caso de que no estén unos frente a otros.

Islas Baleares: nada de juguetes

Baleares incorporará un total de 458 docentes en la escuela pública y la privada. El proyecto trata de que haya un profesor más por cada aula con más de 25 alumnos. Además, la Consellería de Educación espera repartir más becas comedor para los alumnos.

Entre las normas educativas más llamativas en Baleares a la hora de volver al cole: nada de juguetes traídos de casa y no está permitido sentarse frente a los compañeros. Además, los niños de 0-6 a seis años y su profesorado deberá utilizar un calzado diferente dentro del aula. Tendrán que dejar unos zapatos en el interior de las clases y cambiarse al llegar.

Una alumna desinfecta una mesa en el IES Alameda de Osuna de Madrid. Europa Press

Islas Canarias: el 'Responsable Covid'

La figura del ‘Responsable COVID’ será obligatoria en los centros canarios este próximo curso. Será el encargado de entenderse con su homólogo en el centro de salud de la zona. Le comunicará todo lo que ocurra relacionado con el virus en el centro. El inicio de las clases en Canarias se ha retrasado al 15 de septiembre.

Dejan en manos de los centros los turnos de entrada. Deberán ser los propios colegios los que establezcan unos horarios para que el alumnado no confluya en los pasillos. No obstante, desde la Consejería de Educación canaria estiman que lo fundamental es que no haya aglomeraciones.

La Rioja: no a los equipos

Ya se ha comunicado que el curso escolar en La Rioja empezará con 15 días de retraso. Hasta el 15 de septiembre no regresará la comunidad educativa. Lo hará con cambios, entre ellos, la prohibición de los deportes de equipo. Aunque se priorizará la utilización de los espacios al aire libre, no se permitirá que los alumnos participen en actividades que promuevan el contacto físico. Las medidas son similares a los protocolos que están tomando el resto de comunidades.

Cabe destacar que los grupos de convivencia serán estables. En caso de que un profesor que no forme parte de estos ‘grupos estables’ tenga que estar con los alumnos, deberá permanecer en el aula con mascarilla.

Madrid: cuatro escenarios

Cuatro estadios posibles se plantea la Comunidad de Madrid en la vuelta a los centros educativos. El deseable sería el cuarto, pero es cierto que es el más irreal. Supone una vuelta a la normalidad. En principio, se partirá del primero: medidas extraordinarias de higiene, grupos ‘burbuja’ en infantil y primaria, institutos donde todo el mundo debe llevar mascarilla si se encuentra a menos de 1,5 metros de otra persona y algunas clases online para los alumnos de secundaria.

En el escenario llegaría la semipresencialidad. No habría recreos ni comedores y se incrementarían las líneas de autobuses escolares. En los institutos las clases serían semipresenciales, mientras que los colegios tendrían que utilizar grupos burbuja en todos los niveles educativos, siempre con un ratio menor de 20 alumnos por aula o distancias de 1,5 metros. El tercero de los estadios sería el peor: confinamiento. Llegado este caso, se obligaría al sistema educativo, como es lógico, a realizar una docencia telemática con clases virtuales.

Murcia: calzado nuevo en el aula

En la Región de Murcia también se establecerán burbujas -de 20 a 25 criaturas- para Infantil, pero con una novedad: los niños dispondrán de un calzado para uso exclusivo en el aula. Tampoco compartirán juguetes o materiales fuera de esos grupos estables. De seis años en adelante, mascarilla obligatoria si no hay distancia de seguridad.

Se limita el uso de documentos en papel: cada alumno ha de contar con sus materiales. Las sillas y mesas serán de uso exclusivo, y todas las instalaciones de los colegios se desinfectarán al menos una vez al día. En el caso de los baños, tres.

La asistencia será prioritaria para los menores de 14 años, y, a partir de ese curso, se favorece la educación telemática. En el patio de recreo, no se podrán mezclar los grupos de alumnos de diferentes aulas.

Navarra: "Imprevisible"

Hasta cuatro escenarios distintos tienen planteados en Navarra para volver a las aulas: desde un sistema presencial casi normal hasta uno con el sistema educativo cerrado, en el peor de los casos. Carlos Gimeno, consejero de Educación del gobierno foral, cree que el curso será “imprevisible”, por lo que todo dependerá de cómo se desarrolle la situación epidemiológica.

Por el momento, desde el ejecutivo navarro se han establecido unas pautas a seguir que variarán dependiendo de cómo se encuentre la situación sanitaria en septiembre. Por ejemplo, sólo en el primero de los estadios se permitirá que haya servicio de comedor. En los escenarios 3 y 4 se suprimirán las clases de educación física.

País Vasco: ¿Clases telemáticas?

La comunidad educativa vasca tiene hace un mes los protocolos para el inicio del curso. Se tomarán medidas alternativas en caso de que Sanidad así lo exija. Por el momento, lo estipulado: salidas progresivas, distancias de seguridad, evitar aglomeraciones… Y no se contempla la contratación de más personal en los centros.

El gobierno vasco tiene planteados hasta tres escenarios distintos en los que actuar. Todo dependerá de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos en el ámbito sanitario. El tercero, el más complicado de todos, entiende que habrá que establecer un horario de clases telemáticas.

Ceuta y Melilla: hay que bajar ratios

La situación no está nada clara en las ciudades autónomas, por la rebelión de la comunidad educativa al Plan de Contingencia Nacional. En ambos territorios es el propio Ministerio de Educación quien está al cargo de la gestión de las aulas. Las altas ratios por clase dificultan que, con los medios disponibles, se pueda garantizar la seguridad.