La pandemia del coronavirus lo ha cambiado todo, incluida la educación. Los universitarios podrán recibir su beca con sólo un cinco de nota media, la selectividad se retrasa por el Covid-19, las clases online se han desarrollado... todo. Pero, también, el verano jugará un nuevo papel en la vida de los más pequeños, ya que algunos centros abrirán sus puertas para ayudar a los alumnos con necesidades educativas. Así, la Junta de Andalucía ha aprobado un programa de refuerzo estival que pretende acabar con la brecha educativa y, además, desarrollar los conocimientos que los estudiantes hayan adquirido peor a causa del confinamiento. 

Noticias relacionadas

Y, quizá, uno de los sectores que puede salir más favorecido de la aplicación de este programa educativo es el docente, ya que cada profesor que participe en él recibirá una "gratificación de 30 euros por hora de docencia directa", que le será paga de manera íntegra al finalizar el periodo. Estos docentes, en general, deben ser los propios funcionarios que enseñen en los centros públicos andaluces. También deben solicitar la plaza para trabajar todo el mes de julio o bien la primera o la segunda quincena. Pese a ello, si un centro público que solicite abrir no tiene personal suficiente, podrá contar con profesores voluntarios para desempeñar la labor.

De hecho, para la selección de estos profesores se tendrá en cuenta sus capacidades para enseñar el temario básico de los cursos de Primaria y de 1º y 2º de la ESO, ya que el programa de refuerzo estival andaluz va dirigido a estos alumnos, cuyas edades oscilan entre los 6 y los 14 años. Particularmente, las materias que impartirán durante las mañanas de julio de 9 a 14:00 horas son Lengua, Matemáticas e Inglés, combinadas con otros tipos de talleres y con actividades lúdicas y deportivas.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

Y es que la Junta pretende con la aplicación de este programa ahondar en un "sistema educativo inclusivo", cuyo objetivo es "potenciar la consecución del máximo nivel de aprendizaje y desarrollo de las competencias clave de todo el alumnado". Es más, la Resolución andaluza pone especialmente el foco en aquellos estudiantes que hayan tenido más problemas parar acceder a su educación por el confinamiento. Por ello, busca dirigir el programa a los niños y jóvenes  de "las familias de zonas desfavorecidas o con escasos recursos" para afianzar conocimientos y evitar el fracaso escolar.

Centros voluntarios

Pese a que la resolución está dirigida a todos los centros públicos de Andalucía y, también, a los que se mantienen mediante financiación pública, no todos los colegios e institutos participarán en el programa. Es más, los que lo hagan deberán presentarse de manera voluntaria y siempre garantizando unos estándares de limpieza y seguridad. La propia Junta, asimismo, resuelve que los grupos tendrán mínimo 5 alumnos y máximo 15 para garantizar la distancia entre los estudiantes y evitar posibles transmisiones del Covid-19.

Otro requisito que han de cumplir los centros que se presenten voluntariamente el programa es que deben haber desarrollado un acompañamiento escolar del alumno durante este curso 2019/2020, ya que deben diagnosticar las posibles deficiencias en el aprendizaje de conocimientos del estudiante que se deben reforzar de cara al siguiente curso. Y, también, el colegio o instituto andaluz deberá contar con el apoyo del claustro de profesores para presentarse al programa.

La solicitud de los padres

Aun así, el primer paso para que un alumno participe en este programa estival lo deben dar lo padres o tutores legales. Son ellos los que deben solicitar al centro de sus hijos la admisión de los mismos en la actividades de julio de manera telemática. Pero, si el centro en el que está matriculado el alumno no ofrece este refuerzo de verano, los padres podrán solicitarlo en otros de la misma localidad -o municipios cercanos- que sí que lo vayan a aplicar.

Un grupo de niños en un colegio.

No todos los alumnos, sin embargo, podrán ser beneficiarios del refuerzo veraniego. De hecho, si "el número de solicitudes sea superior al número de plazas autorizadas, se seleccionará en primer lugar al alumnado del propio centro". Y dentro de este alumnado tendrán prioridad aquellos estudiantes que, durante este curso, hayan participado en el programa de acompañamiento escolar PROA y los que hayan visto afectado su aprendizaje por falta de recursos para haber estudiado de manera online desde casa.

Por último, la comisión de selección del alumnado partícipe en el programa estival andaluz estará compuesta por personal y funcionarios de la Dirección General de Atención a la Diversidad, Participación y Convivencia Escolar, que deberá publicar una lista provisional de alumnos admitidos en los centros el próximo 22 de junio.