Sobre la mesa hay siete platos nuevos —de nueve— que el supermercado de origen alemán Aldi ha lanzado esta semana para ampliar su oferta de precocinados bajo su sello La Cocina de Aldi. Somos cuatro comensales los que nos disponemos a probarlos todos. A ver qué tal funciona este experimento tras haber degustado —y valorado— los que la cadena germana puso en el mercado este año. Es, por tanto, el momento de ver cómo avanza esta sección de preparados a la que se ha sumado esta superficie para competir con las de otros supermercados de España como Mercadona, Lidl o Dia.

Noticias relacionadas

Pero, vayamos poco a poco. Tras ver este lanzamiento de Aldi destinado para los más 320 supermercados que la compañía tiene abiertos en este país, decidimos acudir a uno de ellos para comprarlos, comerlos y valorarlos. Concretamente, este redactor se traslada al Aldi del número 39 de la Avenida de las Nieves de Villaviciosa de Odón, un municipio situado en el suroeste de Madrid. La mañana ha sido fresca y lluviosa —muy otoñal—, por lo que había que abrigarse y coger el paraguas. Después de eso y sin más dilación, a la tienda.

Al acceder al lugar con la mascarilla puesta, me higienizo las manos gracias al gel hidroalcohólico que Aldi ha dispuesto en la entrada para sus clientes. Esta sede de la cadena es grande, por lo que me dispongo a recorrer los pasillos en busca de la sección de Frescos, en donde está la estantería con la oferta de platos preparados. Y comienzo a echar en el carrito los nuevos, que vienen envasados en platos de plástico: uno de 250 gramos de pollo al curry (2,49 euros); un plato de 280 gramos de filete de pollo con patatas y verduras (2,99 euros); uno de 250 gramos de lomo con salsa de almendras (2,49 euros); uno de 250 gramos de lomo con cebolla caramelizada y champiñones (2,99 euros); y otro de 300 gramos de macarrones boloñesa que me costará 2,79 euros.

Dos clientes de Aldi seleccionando platos precocinados situados en la sección de Frescos. E.E.

De momento, llevo cinco, pero siguen faltando otros cuatro para poder degustar los nueve platos nuevos que ha lanzado Aldi. Y me llevo una grata sorpresa: dos de ellos son platos precocinados veganos, por lo que compruebo que el supermercado alemán ha puesto a la venta algunas comidas, cuyos ingredientes no tienen origen animal. Se trata de un Bowl Mexicano (320 gramos) que cuesta 2,99 euros y otro de pasta con boloñesa vegana que pesa y vale lo mismo. Pero me siguen faltando dos para llegar a los nueve, así que me dirijo a preguntarle a una trabajadora del lugar, perfectamente protegida con su mascarilla y sus guantes para ayudar a frenar los contagios de coronavirus.

—Buenos días, he visto que en la estantería de preparados que hay anunciados un risotto de setas y una ensaladilla rusa gourmet (ambos con precios inferiores a los tres euros), pero no los veo. ¿Me podría decir dónde están?

—Si no los ha visto junto a los demás platos preparados es que se han agotado, responde con amabilidad la empleada de Aldi mientras termina de colocar unas verduras en su caja.

“Bueno, tengo siete platos y con eso será suficiente para comer”, pienso, con un hambre creciente, ya que son ya las 14:30. Me dirijo a la caja donde pago 19,73 euros por los siete platos. Y, después, empieza a chispear. Por eso y porque hay que comer me marcho rápidamente de este Aldi.

Listos en 2 minutos

Aunque son ya las 14:45 no me preocupa demasiado que se nos pase la hora de comer —pese al hambre—. Y es que los siete platos nuevos que vamos a probar de La Cocina de Aldi sólo tardan 2 minutos en servirse. Lo único que hay que hacer es calentarlos en el microondas ese breve periodo de tiempo. O, si prefiere, también se puede saltear la comida durante un par de minutos en la sartén. Por cuestiones prácticas, calentamos los platos en el micro y los ponemos en la mesa. Por fin llegó el momento… ¡A comer!

Arriba, dos de los platos precocinados aptos para personas veganas. Abajo, otros que no. E.E.

Uno de los comensales es mi padre, José Antonio, que es cocinero de profesión y los demás, evidentemente, estaremos atentos a las opiniones que desprendan de su paladar experto. “El pollo al curry está muy bien. Para ser precocinado está jugoso y la salsa no es excesivamente picante por lo que se puede adaptar a cualquier comensal”, esgrime el cocinero. Los demás comensales, de hecho, tras finalizar la comida opinamos que es el plato que más nos ha gustado. Pero, ¿y los demás?

El Bowl Mexicano, por ejemplo, que lleva quinoa cocida, tomate, alubias rojas cocidas, cebolla y guindilla —de ahí que sea apto para personas veganas— también tiene bastante éxito. “Si a este plato hubiera que sacarle alguna pega es que quizá las alubias están un pelín duras”, dice otro comensal. Los platos cuya base es la cinta de lomo —con salsa de almendras o con cebolla caramelizada y champiñones— “están muy buenos”. “Las salsas que llevan ambos están muy ricas, pero aunque el envase diga que las cintas de lomo son a la plancha, parece que están cocidas”, opina el cocinero. Lo cierto es que están muy blancas, como si no hubiesen pasado nunca por una sartén. Si los compra, es recomendable que lo caliente a la plancha y no en el micro.

Los platos de Aldi, listos para comer tras dos minutos en el microondas. E.E.

Otro plato con buena acogida entre los presentes es el de los macarrones, cuya boloñesa es bastante abundante. “Algo de tomate sí que le falta para estar más ricos”, cuenta otro comensal mientras que este redactor también come y apunta las diversas opiniones de los allí congregados para esta particular cata.

Platos más saludables

Recordemos que, entre los platos comprados, también hay uno que es bastante sano: el filete de pollo con patatas —cocidas— y verduras. En este caso la ración es de 280 gramos y está destinada a una persona. Aunque no está muy bueno porque la pechuga está seca, lo cierto es que es saludable, según lo que había explicado el nutricionista Ángel Nogueira en la anterior cata de los precocinados de Aldi: “Si una persona come muchos precocinados, es de vital importancia que los acompañe con verduras ensaladas, ya que si no lo hace puede empezar a carecer de vitaminas y tener falta de energía”. En este caso, de hecho, la verdura estaba integrada en el propio plato preparado de La Cocina de Aldi.

Por último, el que menos éxito tuvo en la cata de los nuevos platos de Aldi fue la pasta con boloñesa vegana, que lleva tomate, setas, cebolla y lentejas rojas. “Tanto los espaguetis como la salsa están excesivamente secos”, explica el cocinero José Antonio. Eso y que quizá nuestros paladares no están muy acostumbrados a este tipo de comidas fue la razón por la que este plato fue el que menos gustó.

El supermercado Aldi de Villaviciosa de Odón, una de las 320 tiendas que la cadena alemana tiene en España. E.E.

Pese a todo, en líneas generales los platos que hemos probado de La Cocina de Aldi han gustado bastante y por su módico precio —todos cuestan menos de 3 euros— le resuelven una comida a la perfección. Pero, como siempre, EL ESPAÑOL recomienda no abusar en exceso de esta clase de comidas basándose en las opiniones de expertos. “Hay que comer de todo, pero de vez en cuando podemos permitirnos comer platos precocinados, porque para eso están. Pero dentro de estos, hay que comprar los que lleven menos ingredientes y añadidos artificiales”, le decía el nutricionista Nogueira a este diario.