España camina, paso a paso, en su ruta hacia la desescalada. Primero, han podido salir los niños con sus padres a pasear; después, todos los ciudadanos -con franjas horarias y reglas- y; desde este lunes, han abierto pequeños negocios con unas condiciones especiales. El siguiente paso para las provincias e islas que logren pasar a la fase 1 es la hostelería: las terrazas y los bares y restaurantes podrán abrir el 50% de sus terrazas desde el próximo 11 de mayo. Pero, las discotecas y los pubs, es decir, la hostelería nocturna, ha de esperar hasta la fase 3 para su reapertura. Y, como en todos los sectores, habrá un antes y un después marcado por la crisis del Covid-19. De ahí que Juanjo Gonzálvez (Murcia, 44 años) haya adaptado ya su bar de copas a la “nueva normalidad”, en palabras del propio presidente Pedro Sánchez.

Noticias relacionadas

EL ESPAÑOL ha hablado con este empleado de banco que también regenta desde hace 15 años el bar Candela, pionero en España en adaptarse a la era post coronavirus. Está situado en la localidad murciana de Archena y las infraestructuras instaladas en él servirán para proteger tanto a trabajadores y clientes de posibles contagios. “A finales de marzo, cuando el Covid-19 estaba muy fuerte, empezamos a reflexionar sobre qué iba a pasar y comencé a mirar cómo cambiar la protección a nivel de personal de mi bar. De hecho, los últimos días que abrimos, el personal trabajó con miedo. Por ello, decidí instalar las mamparas”, explica Juanjo, con amabilidad, en conversación telefónica con este periódico.

Este bar, no obstante, lleva cerrado desde el pasado 12 de marzo -dos días antes del inicio del estado de alarma- y, desde entonces, no ha generado ningún tipo de beneficio. Sin embargo, este hostelero murciano decidió invertir en la protección de su bar. “Hablé con José Carlos, cuya empresa de mamparas protectoras es pionera a nivel nacional en este sector, para que me realizara la instalación. Y he montado en la barra un poste de acero inoxidable de diez metros que sujeta la mampara. De hecho, hemos dejado distancia razonable entre la mampara y la barra del bar para que el camarero pueda pasar por ahí los vasos al cliente”, cuenta Juanjo.

El espacio que hay entre la mampara protectora y la barra de bar sirve para pasar por ahí los vasos. CEDIDA

Este cambio, aunque sea el más visible, no es el único. Juanjo también ha instalado en los baños dispensadores de soluciones hidroalcohólicas para que los clientes se laven y desinfecten las manos. Y, ahora, ya está pensando en el siguiente paso: colocar en la puerta del pub Candela un dispensador de ozono para que todo el que entre al bar de copas quede desinfectado después de ser rociado con este gas desinfectante. Pero, claro, “todo dependerá de la aceptación que haya entre los clientes de estas nuevas medidas”, razona el hostelero, expresando la “incertidumbre” que sienten en el sector de cara a la reapertura.

Miles de euros en reformas

Juanjo, pese a ser el pionero en la hostelería nocturna a la hora de readaptar su negocio, ha tenido que desembolsar una importante suma. Concretamente, el empresario cuenta a este diario que ha tenido que gastar “unos 1.800 euros sólo en las mamparas a los que habría que añadir otros 400 euros de los dispensadores de geles hidroalcohólicos en los baños. De hecho, si finalmente instalo el ozono de la puerta el gasto total sería de 4.000 euros”.

Y toda esta inversión la realiza para que cuando su provincia -en este caso la Región de Murcia entera- llegue a la fase 3 el próximo 8 de junio -como pronto- pueda reabrir el pub ocupando solamente un tercio de las 141 personas que tiene de aforo. Esto se traduce, en que sólo podrán ingresar en el bar Candela 47 clientes. Una circunstancia que evidencia la “incertidumbre” del sector a causa de este limitado aforo.

Dispensadores de soluciones hidroalcohólicas en los baños. CEDIDA

“Si tengo que abrir con el 30% del aforo, tengo que hacerlo con un 30% de la plantilla”, afirmaban a Efe fuentes de la Asociación de empresarios de ocio nocturno de la Comunidad de Madrid (Noche Madrid), que pide incorporar a los trabajadores "de forma progresiva" porque si no será "imposible" volver a la actividad económica.

No obstante, es cierto que Juanjo sí ha recibido ayudas para readaptar el bar Candela. De hecho, José Carlos, el empresario que ha montado un negocio de venta de mamparas, contaba en EL ESPAÑOL que el Ayuntamiento de Archena ha gestionado “un acuerdo para hacerles un descuento del 25% a todos aquellos establecimientos que se quieran adaptar para la reapertura”. Un beneficio al que se ha acogido Juanjo.

-¿Y el 75% restante lo ha financiado usted?

-El 75% restante lo voy a pagar mediante un ICO [los préstamos del Instituto de Crédito Oficial para empresas y emprendedores del Gobierno] y espero poder recuperar la inversión, poco a poco, para esta Navidad.

La empresa de mamparas

En todo caso, Juanjo ha podido readaptar su negocio gracias a la empresa de José Carlos, que desde el estallido de la crisis ha vendido hasta 6.000 mamparas a todo tipo de establecimientos como supermercados y farmacias. Pero, para el joven emprendedor de 25 años el reto está en los bares y restaurantes, tanto diurnos como nocturnos. “El principal problema es que cada local necesita un prototipo personalizado, con su presupuesto, con su espacio…”, confesaba a este medio el vendedor a mamparas.

José Carlos, comprobando la instalación de las mamparas del bar Candela, en Archena (Murcia). CEDIDA

Pero se puso manos a la obra para acondicionar el bar Candela, pionero -aunque pueda que no sea el último local- en readaptar su local de cara a la apertura del ocio nocturno en la fase 3 de la desescalada. De momento, José Carlos seguirá, paralelamente, con otros proyectos de adaptación de todo tipo de espacios para la era post Covid-19. “Nos han pedido para el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, desde el Gobierno. Jamás lo hubiera imaginado”, explicaba, incrédulo el joven emprendedor.

Información sobre el coronavirus: