El Papa Francisco.

El Papa Francisco. Reuters

La Jungla REDES SOCIALES

El surrealista 'mandamiento' del Papa Francisco que ha impuesto por Cuaresma

En La Jungla. El Papa ha pedido a los fieles que dejen de insultarse en las redes sociales durante estos 40 días previos a la Semana Santa.

29 febrero, 2020 03:12

Noticias relacionadas

El pasado miércoles fue Miércoles de Ceniza, el final de los Carnavales y el comienzo de la Cuaresma, el tiempo litúrgico en el que los católicos se preparan para la llegada de la Semana Santa. Cuarenta días exactos que terminan el Jueves Santo y no están escogidos al azar, sino inspirados en varias referencias bíblicas como los 40 días de Jesucristo en el desierto de Judea, los 40 días que duró el diluvio universal o los 40 años de éxodo del pueblo de Israel.

Los feligreses afrontan estas semanas también como un período de penitencia y reflexión en el que refuerzan su fe haciendo pequeños sacrificios, como no comer carne los viernes o practicar el ayuno. Sin embargo, en los tiempos que corren y con un Papa tan moderno como Francisco, el reto de los católicos será contenerse en las redes sociales y dejar de insultar a sus semejantes.

En la audiencia general celebrada en la plaza de San Pedro del Vaticano para celebrar el Miércoles de Ceniza, el pontífice instó a los fieles a "renunciar a palabras inútiles, chismes, rumores, apodos denigrantes" asegurando que es el momento de "hablar con Dios" y no de afanarse en ofender a los demás a través de las redes sociales.

Haters en Cuaresma no, gracias

El Papa Francisco, según el testimonio que ha recogido Reuters, precisó que "vivimos en una atmósfera contaminada por demasiada violencia verbal, demasiadas palabras ofensivas y dañinas que se amplifican por Internet" para continuar asegurando que "hoy las personas se insultan entre sí como quien dice 'buenos días'".

Lo cierto es el máximo responsable de la Iglesia tiene su propio perfil en Twitter, pero ha reconocido en múltiples ocasiones que es su equipo, y no él, quien se encarga de actualizarlo con mensajes porque el Santo Padre "no quiere saber nada":

No en vano, él tampoco se ha librado del linchamiento de los haters. La última vez que lo vivió en sus propias carnes fue con el 2020 recién estrenado, cuando se viralizó un vídeo en el que se soltaba de una mujer a manotazos y el mundo se dividió entre los que comprendían su reacción y los que la demonizaron.

No es tampoco la primera vez que habla de las redes, ni mucho menos. Es habitual que analice su papel en la sociedad de la comunicación en sus mensajes, como el que escribió con motivo de la 53ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales celebrada el pasado año. Reconociendo que Internet "constituye una ocasión para favorecer el encuentro con los demás", avisó de que "puede también potenciar nuestro autoaislamiento, como una telaraña que atrapa".

[Más información: La épica 'cobra' del Papa Francisco a los feligreses que intentan besar su mano]