El LP Hostel situado en Fuencaliente, en la isla canaria de la Palma.

El LP Hostel situado en Fuencaliente, en la isla canaria de la Palma. Booking

La Jungla Opiniones

Las rencorosas respuestas del dueño de un hotel en Booking: "El lavado de cara lo necesitas tú"

En La Jungla. El hombre no se anda con chiquitas a la hora de enfrentarse a sus críticos en Booking y sus agresivas contestaciones se han hecho virales.

Noticias relacionadas

Marco es el propietario de LP Hostel y está para pocas bromas. Su establecimiento, una pensión situada en Fuencaliente (La Palma), tiene una puntuación global más que aceptable de un 7,9 en Booking y cuenta con una "ubicación ideal". Sin embargo, nunca sabremos si estas notazas se deben realmente al servicio que presta su alojamiento o al miedo de los clientes a hacer una valoración negativa.

Y es que Marco no se anda con chascarrillos a la hora de contestar a los comentarios que dejan sus huéspedes después de pasar por su pensión y va con todo en Booking. Al hombre le parece indignante que se quejen cuando están pagando unos 30 euros por estancia y no duda en ponerlos de vuelta y media. Eso sí, invitándoles de nuevo para que puedan enmendar su error.

Al bueno de Marco lo hemos conocido gracias a The Gary, un tuitero que había pasado por el hostal en pleno mes de agosto. Cuando fue a dejar su comentario, echó una ojeada a las contestaciones del dueño y supo que Twitter tenía que verlas:

Para empezar, Marco deja bien claro que a él no le gustan "los tiquismiquis":

No puede llegar a entender cómo alguien a quien ha dado "un apartamento con cocina privada y salón", mejorando su reserva, pueda poner algún pero:

Protesta también por la evaluación del café, que no sirven, y acusa al cliente de hacerlo mal él mismo:

Obviamente, se va calentando a medida que contesta: "Lo que te parezca de buen gusto me importa un rábano".

Pide sin temor a sus clientes que formulen "opiniones más sensatas":

Y admite que no es "psicólogo", abriendo la puerta a un sinfín de lecturas:

Le chirría sobremanera los que no revisan antes la información: "Los clientes que no leen las indicaciones son una decepción".

Y no tolera que se metan con su precio: "Si te quedas en tu casita, te ahorras un dinerillo".

Tampoco duda en rozar el delirio bromeando con el uso de prácticas camorristas: "Le hemos dado una paliza".

Y es tremendamente categórico: "El lavado de cara lo necesitas tú".

Marco aterriza en Twitter

En cuanto el hilo del tuitero empieza a hacerse viral, este admite que también dejó su propia reseña de su paso por el hotel, pero Marco no le contestó:

Y propuso una encuesta para saber con quién iban sus seguidores:

Pues bien, al poco tiempo... ¡bombazo!

Y, por su puesto, lo primero que ha hecho al llegar es cantarle las cuarenta:

Aunque finalmente Twitter logró ablandarle su corazón de hierro:

Además, antes de anunciar desde su perfil que se iba de vacaciones, el gran Marco nos ha dejado de regalo un testimonio gráfico fundamental:

Con todo, hay que decir que le ha quedado una publicidad gratuita estupenda. ¿A quién no le gustaría dejar su valoración para que Marco lo insulte después?

[Más información: "Cutre, cateto y con poca clase": las peores críticas a los 10 mejores restaurantes de España]