Caos preparado para la radioterapia.

Caos preparado para la radioterapia. Kara Heynis

La Jungla

Caos, el león que se tuvo que tratar el cáncer en un hospital oncológico de humanos

En la Jungla. Sus cuidadores tuvieron que llevar al animal de 258 kilos a una clínica para humanos al no haber centros de radioterapia veterinaria en el país.

Noticias relacionadas

El cáncer se ha convertido en una de las grandes maldiciones de nuestro tiempo, pero no es algo exclusivo de los humanos. Caos es un anciano león de 16 años: los leones en libertad suelen vivir entre 10 y 14 años, aunque en cautividad y con el debido cuidado pueden llegar hasta los 22.

El veterano felino vive en Sudáfrica, en el Santuario de Animales y Búhos Lory Park, y sufre de cáncer de piel en su nariz. Los responsables del parque no dudaron de llevarlo al hospital para su tratamiento. Y las imágenes que ha dejado el proceso son realmente peculiares.

Kara Heynis

El animal, que pesa 258 kilos, fue trasladado a Pretoria, donde fue introducido en la Muelmed Mediclinic por una puerta trasera -anestesiado y atado- a pesar de que en ese momento no había otros pacientes de la especie humana en la clínica.

Imaginad que estáis en la sala de espera y veis pasar un león en camilla. No había otra opción, ya que no hay ningún centro veterinario en el país que practique la radioterapia

Allí fue tratado -con una serie de vendas tapándole los ojos y la zona sana de la piel de la nariz- por cinco especialistas en radioterapia y un oncólogo. Su cuidadora, Kara Heynis, aseguró que el tratamiento es caro, pero que merece hasta el último céntimo. "Es nuestro niño y haremos lo que sea por él", dijo.

Kara Heynis

Uno de los especialistas en radioterapia que se encargó del animal explicó que la clínica también tiene licencia de centro zoológico, por lo que esta acción era completamente legal. Para el animal todo fue relativamente rápido. El proceso de transporte comenzó a las 10.30 de la mañana y a las 13.15 ya estaba de nuevo en la reserva.

Caos actualmente pasa sus días en un recinto cerrado acompañado de una leona para evitar que le dé el sol, y tendrá que pasar allí lo que le queda de tratamiento, que será alrededor de un mes. 

[Más información:Vídeo: la perra que reclama su sitio en el sofá pese a quien pese (aunque sea su cachorro)]