'Los jarabe de palo' durante su actuación en el Falla

'Los jarabe de palo' durante su actuación en el Falla Miguel Hernández

La Jungla

Los Jarabe de Palo, la chirigota que se 'burla' de la Policía antidisturbios

En La Jungla. Estos peculiares antidisturbios han llegado al Carnaval de Cádiz dando "palos" y el Sindicato Unificado de Policía ya ha mostrado su descontento.

Cádiz ha iniciado la cuenta atrás hacia su fiesta grande: los Carnavales. Las chirigotas recorren las calles y se suben al escenario del Gran Teatro Falla para llevarse los "olés" del público que llena el gallinero buscando reírse y formar parte de una tradición festiva documentada desde el siglo XVI y declarada de Interés Turístico Internacional. 

Este pasado domingo, dentro de las actuaciones que forman parte del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (COAC), subía a las tablas del mítico teatro la chirigota Los Jarabe de Palo, de La Chirigota del Bizcocho, metiéndose a los aficionados en el bolsillo con su caricatura de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Así, ataviados de policías antidisturbios, hilaron versos en los que hacían escarnio de la Policía y la conocida como Ley Mordaza

Sin embargo, no todo el mundo se ha mostrado entusiasmado con la actuación y el Sindicato Unificado de Policía de Cádiz (SUP Cádiz) ha emitido un comunicado criticando que la agrupación asocia "solamente policía a violencia" cuando, se defienden, "los policías somos profesionales altamente cualificados y que desempeñamos muchas funciones, entre ellas el control de la seguridad pública para que se respeten los derechos y las libertades de la ciudadanía, siendo una de las instituciones mejor valoradas de España y reconocida mundialmente". 

Mucho más que 'dar palos'

Para el SUP, la chirigota ha obviado que "los policías de Unidades de Intervención Policial y Unidad de Prevención y Reacción son los primeros en llegar a catástrofes naturales o grandes accidentes", pero también en "prestar ayuda a personas desamparadas", luchar contra el narcotráfico, realizar "servicios humanitarios, control de masas" o velar por la seguridad de grandes eventos. 

Son conscientes de que el colectivo policial suele estar en el punto de mira de las bromas, pero insisten en que, en otras ocasiones, los han tratado "con una visión más objetiva y amable". "No nos olvidemos de que son servidores públicos, muchos de ellos gaditanos y grandes aficionados al Carnaval". No obstante, lejos de sumarse a la moda de los ofendiditos, desde el SUP concluyen: "Viva la libertad de expresión y la fiesta grande de los gaditanos donde estos grandes profesionales prestarán un gran servicio para que todos la disfrutemos como es debido. Es un orgullo ser parte de la fiesta". 

"En Cataluña tenía agujetas hasta en las uñas"

Pero ¿qué habrá podido cantar la chirigota para tocarle tanto la moral a la Policía? Pues, la verdad, es que se han cortado poco. Porras, chalecos, escudos, cascos y poses chulescas sobre el escenario para meterse en el papel. Una veintena de hombres y una mujer -la misma cuya historia se había hecho viral en 2017 cuando le dedicaron este pasodoble, una oda a la igualdad en los Carnavales-, no escatimaron en escarnio dejando a pocos títeres con cabeza.

Con músicas del Arrebato, María Jiménez o Antonio Flores fueron hilando cuplés de los que tampoco salieron ilesos Albert Rivera, la Casa Real, el triunfito Dave o la mismísima Rosalía. Eso sí, la palma se la llevaron los policías: "De primeras soy una persona siesa, pero si te acercas y me conoces una mijita, te arranco la cabeza", comenzaban su actuación. 

Anunciando que "se acabo la libertad de expresión", explicaron que "yo me saqué la plaza entre miles y miles de personas que estaban muy preparadas, pero eran unos maricones" y que "me entrenaron varios meses ensayando, y verás tú al final si este tipo no va a acabar pegando". No se dejaron en el tintero sucesos como los ocurridos en Cataluña el 1 de octubre -"si se meten con nosotros (...) cuesta un ojo de la cara", "en Cataluña tenía agujetas hasta en las uñas" o "la que se llevó una patada en la cara"-, para exaltar al mosso que espetó hace pocas semanas a un manifestante: "La república no existe, idiota". 

Prometiendo "nunca más usar la paciencia", arrancaron las risas diciendo que "parezco de Amazon porque llego repartiendo hasta cualquier parte". Eso sí, poniendo la venda antes de la herida y anticipándose a las críticas, avisaron a "los que son de fuera y no entienden que esto es para disfrutar, no están fuera de Cádiz, sino que están fuera del Carnaval" para concluir: "Solo hay que dar por culo en la calle en Carnavales". 

"A muchos policías les gustó"

El autor de la letra de la polémica chirigota, Antonio Álvarez -más conocido como El Bizcocho-, no quiere ahondar en el tema y confiesa a EL ESPAÑOL que "no le veo motivo" a todo lo que se ha montado alrededor de una actuación satírica que, insiste, "no pretende faltarle al respeto a nadie, es el humor propio del Carnaval".

Dejando claro que no quiere "darle más vueltas al tema" y desbordado por las llamadas de la prensa desde que se hizo pública la protesta del SUP, El Bizcocho sí confiesa que le han llegado "mensajes de muchos policías a los que les había gustado y me daban las gracias". En todo caso, insiste: "son Carnavales, no buscábamos ofender, pero esto es así".

[Más información: La chirigota dedicada a los "ofendiditos" que no te puedes perder]