La Jungla

Los catalanes también inventaron Halloween

En la Jungla. En una de las secciones de "Preguntes Freqüents", un programa de actualidad y entrevistas de TV3, uno de los colaboradores aseguró que la costumbre de vaciar calabazas en Halloween se copió de Cataluña. 

El geocentrismo pone a la Tierra en el centro del universo y el catalanismo hace lo propio con Cataluña. Vistas con perspectiva resulta sencillo encontrar los agujeros en ambas teorías, pero no ocurre lo mismo para quienes se encuentran inmersos en el movimiento. Porque, si alguien puede creerse que España cometa "crímenes contra la humanidad" en Cataluña, ¿por qué no creerse que la costumbre de vaciar calabazas por Halloween sea catalana?

Es hablar de Halloween para que pensemos en calabazas vacías con una vela ardiendo dentro. Esta costumbre, que podríamos calificar como importada, no lo es en absoluto en Cataluña, más bien al contrario: fueron los irlandeses que emigraron a Estados Unidos los que se llevaron de Cataluña la tradición de los faroles de calabaza. Así lo aseguró Quico Sallés en el programa "Preguntes Freqüents" de TV3. El programa corresponde con el número 50, el emitido ayer sábado 27 de octubre.

Como se encargó de compartir Pedro Otamendi, el corte del programa no tiene desperdicio. Puedes verlo justo a continuación.

"Eso de la calabaza es un modelo copiado de cómo se celebraba Todos los Santos en Solsona y el Ripollés", decía Quico en el programa. "Alguien de Gurb debió trasladar esta costumbre a Irlanda o a Escocia y de aquí pasó a los Estados Unidos". Vamos, que Halloween es catalán, los celtas copiaron lo de vaciar las calabazas para ponerles una vela dentro. 

Echando mano de la verdadera historia, el término "Jack-o'-lantern", con el que actualmente se definen a las calabazas vacías con una vela ardiendo en su interior, hacía referencia a personas, no a vegetales. El término trataba de explicar la presencia de los fuegos fatuos, un fenómeno natural por el que se inflama metano procedente de material en descomposición; iluminándose una luz en la noche sin que se vea una procedencia clara. Ya en el año 1500 en Irlanda se conocía el fenómeno como la linterna de Jack, de ahí el nombre. La costumbre evolucionó hasta que comenzaron a vaciarse vegetales para crear las famosas linternas, por lo general nabos y remolachas. Cuando los irlandeses emigraron a Estados Unidos, y dado que no tenían plantaciones de nabos o remolachas, adoptaron el vaciado de calabazas estableciendo de esta manera la tradición.

Pese a que no existe ninguna evidencia de que la tradición actual de vaciar calabazas por Halloween sea catalana, sí es cierto que en Cataluña también se vaciaban vegetales para crear faroles, como ocurría en la Carbassada de Ripoll. Esta tradición data de principios del siglo XX.