La Jungla

Cocinar con la boca: ¿guarrada máxima o genialidad? Tienes que verlo

La Jungla. La nueva propuesta de la vida moderna pasa por masticar los alimentos crudos, escupirlos, mezclarlos y presentar un plato ¿exquisito? 

Seguro que no son pocos los que recuerdan una de las cochinadas favoritas de la infancia: meterse varios snacks diferentes en la boca, masticarlos hasta que se hicieran una pasta y escupirlos encima de una patata, como si se tratara de un canapé sofisticado con los grandes métodos culinarios de los que solo un niño de 7 años es capaz. 

Pues bien, parece que no estábamos tan desencaminados en nuestras artes gastronómicas y el futuro ha vuelto a jugárnosla. O, por lo menos, ha hecho que volvamos a replantearnos cosas: ¿esa mujer y yo somos de la misma especie? Pedimos perdón de antemano por lo que podría ser uno de los vídeos más vomitivos de cuantos hayas visto este año, pero merece la pena contener la respiración. 

Fue a finales de 2017 cuando se publicaba el primer tutorial de cocina con la boca y no tardó en volverse viral y arruinarle la cena navideña a todos aquellos que lo recibían sentados a la mesa. Casi seis minutos en los que una mujer prepara el relleno de un pavo con sus dientes, explicando paso por paso todo lo que hace: calentar mantequilla, picar cebolla y zanahora, triturar un huevo cocido o partir pan.

"Me encanta cocinar"

La protagonista, que se presenta como Riva Godfree pero en realidad es una actriz que se llama Iska Lupton, alterna la narración con comentarios surrealistas mientras ejerce de picadora humana: "me encanta cocinar".

El vídeo lo ha gestado el artista australiano Nathan Ceddia, que vive a caballo entre Berlín y Londres. Al conocerse su procedencia la credibilidad de las imágenes disminuyó para verlas como un experimento e incluso una performance artística, pero él asegura que es "100 % real" y que se ocurrió después de haber escuchado testimonios de amigos y familiares que se habían cortado mientras cocinaban, confesó a Munchies

"La cocina debe ser una ambiente seguro donde las personas puedan expresar cómodamente su creatividad", dijo añadiendo que a él le encanta cocinar "pero no me gustan tanto los cuchillos y la idea de cortarme un dedo me asusta muchísimo". A raíz de ese miedo surgió la creación de esta nueva tendencia que mira, en realidad, hacia el pasado: "la época en la que éramos cazadores y recolectores que usábamos la boca para realizar las tareas". 

"Es una forma de canalizar mi cavernícola interior. He creado un concepto infalible que minimiza los riesgos de la cocina reemplazando los utensilios peligrosos con la seguridad de nuestras propias bocas", sostiene. En su canal comparte los tutoriales y este último sobre cómo preparar un suculento guacamole, es también espectacular...

Para no perderles la pista a estos innovadores... Quizás algún día los chefs salgan de la cocina a escupirnos en los platos y nosotros pagaremos 200 euros por eso. Cuando esto ocurra sabremos que la humanidad no alberga ninguna esperanza.