La Jungla

La peineta amarilla que responde a los lazos indepes

En la Jungla. Los indepes llevan tiempo reclamando que en vez de retirar los lazos amarillos, los constitucionalistas inventasen el suyo propio. Aquí una propuesta que a falta de glamour, es muy contundente.

Puño cerrado y dedo corazón. Los humanos somos un collage de idiomas y culturas, algo que por bonito que sea no siempre es lo mejor de cara a tener una comunicación precisa y fluida. Sin embargo hay gestos cuyo mensaje que son fácilmente captados por seres humanos de todo tipo de origen. El corte de manga, peineta o -como es conocido habitualmente en Cataluña- butifarra es un no muy noble gesto, que hemos visto reproducido por todo tipo de celebridades, desde Aznar hasta Bárcenas. Tan universal es que tiene su propio emoji.

Se trata de un gesto antiquísimo que tiene un origen de lo más curioso, o al menos eso es lo que relata una de las teorías más populares: era una señal que realizaban los prostitutos durante el Imperio Romano para anunciar la disponibilidad de sus servicios. No tardó en extenderse su uso a modo despreciativo, dando a entender que la persona al otro extremo del dedo hacía uso de tan apreciado servicio.

En Cataluña hay una auténtica guerra con los lacitos amarillos. Unos los ponen en todos lados, otros los quitan... es una versión loca de las peleas para controlar los gimnasios de Pokémon Go. Los indepes siempre han reclamado que no se quiten sus lazos y han pedido al bando constitucionalista que busque su propio símbolo, como si quisieran convertir Cataluña en un maldito árbol de Navidad. Si el merchandising indepe te pareció fascinante, el antiindepe no se queda corto.

Un símbolo un tanto basto

Ahora un grupo ha querido recurrir a este símbolo para responder a los lazos: la lazineta. Lo han creado alegando que en la antigüedad este gesto se dedicaba a los demagogos:

Según explican en su web, su tienda incluye más de 155 artículos con el contundente símbolo, que van desde camisetas hasta chapas, y más que están por venir como fundas para el móvil.

"La respuesta simbólica y silenciosa, pacífica e ingeniosa, jocosa  y decisiva, irónica y aplastante a las ofensas y agravios de los separatistas y sus simpatizantes", explican en la web. También aseguran que es "un humor muy inglés", aunque así a primera vista no lo parece. Para justificarlo recurren al mito de que los soldados ingleses cortaron el dedo corazón a los arqueros franceses, y se mofaban de ellos enseñándoselo.

Desde luego no es el símbolo más fino, elegante y glamuroso que nos podemos imaginar. Pero una cosa queda clara: nos deja un mensaje contundente.