La Jungla

Feministas tumban la versión sexy de 'El cuento de la criada'

En la Jungla. Una empresa ha tenido que retirar uno de sus disfraces después de recibir un aluvión de críticas feministas por convertir en sexy un símbolo de protesta contra el machismo. 

Así de primeras coger un vestido que se ha convertido en un símbolo feminista y convertirlo en un disfraz sexy para Halloween no parece la mejor de las ideas. Más bien, resulta algo torpe; pero bueno, no debió de parecérselo a los responsables de la tienda online Yandy. La empresa le ha dado una vuelta al icónico uniforme de El cuento de la criada y se ha topado de frente con una legión que le ha obligado a retirarlo. 

En su catálogo se podía comprar el uniforme de las criadas de la República de Gilead por 64,95 dólares, algo más de 55 euros. Pero lejos de ser una réplica fiel del atuendo, este modelo enseñaba muchísima más carne: escotazo y minifalda con una especie de capa sin mangas y con varias aberturas. 

El uniforme original se ha popularizado en los últimos meses gracias, sobre todo, a que ha sido el elegido por las feministas argentinas para mostrar su apoyo a la ley a favor del aborto que finalmente no salió adelante en el país. De modo que intentar hacer negocio cosificando a las mujeres con la adaptación de este símbolo ha sentado más bien mal. 

"Di lo que piensas"

Para echar más leña al fuego, en la reseña del producto se podía leer, tal y como recoge Buzzfeed, que "un futuro distópico perturbador ha surgido donde las mujeres ya no tienen voz. Sin embargo, decimos sé audaz y di lo que piensas con este exclusivo disfraz de Brave Red Maiden". Y, claro, les han dicho lo que piensan:

Tras el aluvión de críticas, Yandy ha decidido eliminar de su catálogo el disfraz y emitir un comunicado al respecto lamentando lo ocurrido y asegurando que se ha malinterpretado su intención: "nuestro disfraz se ve como un símbolo de la opresión de las mujeres en lugar de una expresión del empoderamiento de las mujeres", han escrito. 

"Nuestra inspiración inicial para crear la pieza fue al presenciar su uso en los últimos meses como una poderosa imagen de protesta", aclaran, añadiendo que "dada la respuesta sincera, respaldada por numerosas historias personales que hemos recibido, estamos eliminando el disfraz de nuestro sitio".