Melissa Thomson y Harvey Weinstein en un encuentro en 2011.

Melissa Thomson y Harvey Weinstein en un encuentro en 2011.

La Jungla

Un vídeo muestra a Weinstein acosando a una mujer que le acusa de violación

En la Jungla. Melissa Thomson se reunió con el productor para mostrarle un software de análisis, que grabó el encuentro. Aquella noche, presuntamente la violó.

Harvey Weinstein se ha convertido en el símbolo del acoso sexual. El que fuera uno de los hombres más poderosos del mundo se ha convertido en un apestado de la industria y de la sociedad, y solo ha sido el primero de una lista de hombres demasiado poderosos que 

El vídeo, que no ha sido mostrado completo, forma parte de las pruebas incluidas en la demanda contra Weinstein. 

Lo peor de todo es que esta actitud de Weinstein era sabida, como demuestra el chiste de Seth Macfarlane, creador de Padre de Familia, en las candidaturas de los Oscar de 2013, cuando felicitó a las nominadas por "no tener que seguir fingiendo que les atrae Harvey Weinstein".

El vídeo muestra un encuentro que tuvo Weinstein en 2011 con Melissa Thomson -una de las mujeres que le denunció por violación-, en la oficina de Nueva York del productor, en la que ella representaba una start-up tecnológica que desarrollaba un software de análisis. La grabación del encuentro formaba parte de la demostración de este software.

"Vengo de un mundo de hombres, pero a Weinstein no lo podía manejar"

El vídeo muestra que Weinstein empieza por todo lo alto, rechazando la mano que le extiende Thomson para darle un abrazo en el que aprovecha para toquetearle toda la espalda. Antes solo se habían encontrado una vez y de forma breve. "Entonces, ¿puedo flirtear contigo?", le suelta el productor "Quizá un poco" responde ella.

"Vengo de Wall Street, un mundo dominado de hombres", explica Thomson en una entrevista para Sky News, quienes han emitido el vídeo -aclarando que Thomson ni cobró por el vídeo ni lo pidió-. "Pensaba que podría manejarlo, pero es la primera vez que me encontré con alguien a quien no podía manejar". "Viendo el vídeo, veo lo que intenta, llevarme a una zona de confort, luego a una incómoda y confusa, y vulnerable, para reconozca que él es poderoso y yo no, que necesito este acuerdo con él, que él tiene el poder de dármelo".

Momento en el que Weinstein rechaza la mano de Thomson para darle un abrazo.

Momento en el que Weinstein rechaza la mano de Thomson para darle un abrazo.

"Déjame tener un poco de ti", le dice el, mientras le toca el brazo de una forma descarada. "Era un juego del ratón y el gato para ver cómo reaccionaba. Creo que fue una mezcla de exceso de confianza e ingenuidad la que me llevó a esa dinámica".

La llevó a su habitación a base de engaños

Después del encuentro, Weinstein le dijo que se encontrasen más tarde en el Tribeca Grand Hotel, en la recepción del restaurante. Thomson pensó que se trataba de un encuentro para cerrar el acuerdo, "me sentía mucho más segura en un hotel que en la oficina sola con él". Cuando llegó al hotel, él le dijo que la siguiera, pensando que la llevaría hasta una sala de conferencias, pero la llevó hasta una habitación.

Allí, dice, la violó. "Si me intentaba apartar, él se movía para ponerse en un sitio donde me pudiera bloquear. Me sentía constantemente atrapada, no importa a donde me moviera, él me acorralaba, una y otra vez".

Skynews

"Si la gente no hubiera sido más abierta y no hubiera dicho 'oh, así es Harvey, tienes que acostumbrarte a eso'... no tienes que vivir con miedo a que te violen si vas a una reunión de trabajo".

Por su parte, los abogados de Weinstein aseguran que el vídeo ha sido editado de forma que parece lo que no es. "Cuando se ve entero, en contexto y no extractos seleccionados, se demuestra que no hay nada forzado, que es todo casual -quizá un poco raro- y que ambas partes flirtean". Son muchas las mujeres las que han acusado a Weinsten de episodios similares.