Encuentra un Lamborghini y un Ferrari abandonados en el garaje de su abuela

Encuentra un Lamborghini y un Ferrari abandonados en el garaje de su abuela

La Jungla

La abuela que tenía dos superdeportivos olvidados en el garaje y nadie lo sabía

En la Jungla. En la casa de los abuelos se puede encontrar todo tipo de tesoros, pero pocas veces abres la puerta del garaje y te encuentras un Lamborghini y un Ferrari de los años 80.

Todos hemos encontrado tesoros misteriosos en la casa de nuestros abuelos, en el fondo de un cajón o armario, esperando a que algún nieto haga arqueología. Normalmente lo que se encuentran no deja de ser baratijas vintage sin mayor valor más allá de la simple curiosidad. Pero a veces la historia es distinta, como el de este usuario de Reddit que encontró un tesoro de cerca de 480.000€.

Y es que no encontró un viejo disco de la primera tirada de los Beatles o un reloj de los años 50. Al entrar en el garaje encontró dos coches que harían brillar los ojos de emoción al Lobo de Wall Street: un Lamborghini Countach y un Ferrari 308, valorados en unos 390.000€ y 90.000€ cada uno.

¿De dónde salieron esos coches?

La pregunta obvia que aparece a continuación es ¿por qué carajos han estado esos dos cochazos encerrados durante más de 20 años en un garaje sin que nadie les hiciera caso y casi sin saber que estaban allí?

Su abuelo los compró en 1989 para el negocio de alquiler de coches de lujo que tenía en aquella época. Sin embargo, los costes del seguro se elevaron demasiado por lo que tuvo que echar el cierre. Sin embargo, por alguna razón decidió guardar algunos de los coches en el garaje en vez de venderlos. "No me preguntéis por qué", dijo el autor del post, "No tengo ni idea".

También reveló que su abuela sí conocía la presencia de los coches, aunque por alguna razón nunca lo comentó. Eso sí, tenía intención de sacarlos de ahí "pronto", aunque no se sabe qué pretendía hacer con ellos. En principio, no tiene interés en venderlos.

Algunos elementos de los coches han sido robados

Tras 20 años en un garaje, el estado de conservación de los vehículos es bastante pobre, especialmente el del Ferrari, cuyas ruedas fueron robadas y hay algunos componentes que han sido extraídos y están en mal estado, por lo que cualquier restaurador interesado en el coche necesitará comprarlas nuevas, y eso para un coche de los años 80 puede no ser tarea fácil.