Sí, amigos, todos nos lanzaríamos de nuevo a los videoclubes.

Sí, amigos, todos nos lanzaríamos de nuevo a los videoclubes. Dani Pozo

La Jungla

10+2 cosas que volveríamos a hacer si no existiera Internet

En la Jungla. ¿Cómo sería nuestra vida sin Internet? Es más, ¿recordáis cómo era vuestra vida antes de que Internet lo inundara todo? A nosotros nos ha costado bastante. 

Hoy en medio mundo celebramos el Día de Internet. Fue la Asociación de Usuarios de Internet y la Internet Society quienes impulsaron la efeméride en 2005, cuando se conmemoró por primera vez. Después la ONU designaría oficialmente el 17 de mayo como Día Mundial de la Sociedad de la Información. 

Aunque sus orígenes se remontan al lejano 1969, no fue hasta principios de los noventa cuando empezaron a llegar las rudimentarias conexiones a los primeros hogares. Apenas 15 años después la tercera parte de la población mundial ya estaba conectada, según los datos que recoge la Wikipedia

Ahora no podríamos vivir sin todo lo que Internet nos brinda, pero ¿somos realmente conscientes de todas esas cosas de las que antes no disfrutábamos? A nosotros nos ha costado bastante hacer el ejercicio de memoria, sin embargo ha merecido la pena solo por saber a qué nos enfrentaríamos sin estar permanentemente conectados:

1 - Llamaríamos por teléfono y usaríamos el fax

Sí, se acabó eso que decimos tanto de "¿te puedo llamar?" después de estar hablando media hora con esa misma persona por WhatsApp. Habría que reunir de nuevo el valor para marcar el teclado de un teléfono y comunicarnos a través de, ¡oh Dios mío!, nuestras voces.

Además, sin correo electrónico volvería a nuestras vidas ese aparatejo arrinconado en los primeros 2000, el fax:

2 - Tendríamos que cambiar la hora otra vez

Desde que todos miramos la hora a través del móvil las noticias sobre el cambio de hora en otoño y primavera casi se dan más por nostálgica informativa que otra cosa, pero ojo, sin Internet podríamos volver a tener excusas buenas para llegar a deshora...

3 - Nos perderíamos y tendríamos que preguntar 

Tampoco sería fácil orientarse y nos veríamos obligados a volver a ser falsamente sociables, bajar la ventanilla y entonar ese "disculpe, ¿cómo se llama esta calle?". Y, por supuesto, arriesgarnos a dar rodeos de 50 kilómetros si damos con un simpático. 

4 - Escucharíamos música en un discman

Para los millennials, un discman es un aparato como el walkman; bueno no, a ver. Como una radio portátil en la que se metían CDs. Ah, vale, que tampoco. Bueno, es esto:

Pues imagina que si en vez de cualquier soporte digital de 2 gramos, cargases con esto y soportases las rayaduras en tus canciones favoritas que podías escuchar en bucle 267 veces. 

5 - Compraríamos en El Corte Inglés

Se acabó la llamada del cartero y los paquetes de la culpabilidad por ser comprador compulsivo en la puerta de tu casa. Tendrás que quitarte el pijama y caminar, se acabó Amazon, amigo, debes hacer colas y todas esas cosas que suenan muy lejanas menos para comprarte el iPhone de primero.

6 - Pisaríamos de nuevo el videoclub y la agencia de viajes

Ojo al tema cine, porque es controvertido. En un primer momento nos dijimos: "¿Se llenarían las salas otra vez de no existir Internet?". Pero rápidamente pensamos que el IVA sobreviviría y, claro, no. Pero de repente nos acordamos de los videoclubes, esos lugares mágicos.

Tampoco podríamos comprarnos ni un triste billete de avión, así que nos tocaría relacionarnos de nuevo y cruzar los dedos para que no salir sin blanca de la agencia.

7 - No seríamos expertos en medicina ni hipocondríacos

Sin nuestro amado doctor de cabecera Google tampoco nos las daríamos de sabioncillos intrusistas y, por supuesto, no creeríamos tener la malaria cada vez que estornudáramos.

8 - Ligaríamos (o no) en vivo y en directo

Otra de las grandes revelaciones: no habría Tinder. Ojo con eso, que nos veríamos hablando con gente cara a cara. CARA A CARA. Y que nos vea tal como somos. TAL COMO SOMOS.

9 - Nos sentaríamos en un banco a cotillear

Tampoco habría Facebook, de modo que regresaríamos al mismo banco que ocupamos de adolescentes, a comer pipas de nuevo y a repasar a todo aquel que pasease por delante. O eso o, también, podríamos ocupar ya nuestro puesto como viejas del visillo.

10 - Las discusiones quedarían en tablas

Y, para finalizar, lo más controvertido de todo. Lo describimos así porque, a veces, mola y otras, cuando nos quita la razón, no. Sin Google nadie volvería a tener la verdad absoluta, viviríamos de nuevo en el limbo hasta dar con una enciclopedia (¡¡la enciclopedia!!) o recordar al fin el título de esa canción.

Bonus track: los ofendiditos estarían afónicos

Nunca sabremos si fue primero el huevo o la gallina. Si los ofendiditos ya estaban allí antes de que aparecieran las redes sociales o si se desarrollaron en este caldo primordial. La cosa es que ahora ante cualquier cosa que ocurra, se diga o se haga un ejército de ofendiditos sale a protestar a golpe de hashtag o de trending topic. Si no existiera Internet, todo este ejército de la corrección política no tendría altavoz, por lo que estarían permanentemente afónicos al verse obligados a gritar su ofensa desde la ventana.

Bonus track 2: ¡no tendríamos memes!

Internet es la mayor acumulación de saber que ha creado la humanidad. Practicamente todo conocimiento adquirido por nuestra especie en los últimos tres millones de años puede ser encontrado en algún enlace de Google. ¿Y qué hemos hecho nosotros? ¡Hemos creado memes! ¡Memes y virales! ¡El keyboard cat! ¡El niño loco alemán! ¡Los hipotecos fijos! ¡Jamás los hubieramos conocido sin Internet!

Internet, ¡no te vayas nunca!